CÓMIC PARA TODOS

‘Harley Quinn. Preludios y chistes malos’, de Karl Kessel y Terry Dodson

harley_quinn_preludios_chistes_malosEditorial: ECC.

Guión: Karl Kessel.

Dibujo: Terry Dodson.

Páginas: 192.

Precio: 19,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2016.

La inmensa popularidad de Harley Quinn contrasta con la dificultad que tiene el mundo del cómic para hacer que funcione una serie protagonizada por la alocada compañera, y a veces ex compañera del Joker. A Amanda Conner y Jimmy Palmiotti, que dominan el lado más humorístico del cómic de superhéroes, les costó mucho encontrar el tono adecuado para Harley, y lo mismo se puede decir de Karl Kessel en la primera serie de que dispuso el personaje, allá por el comienzo de la pasada década. Sin que lleguemos ni mucho menos a un nivel que permita hacer bromas con el chiste de este primer volumen, Preludios y chistes malos, sí que es verdad que lo mejor que ofrece este arranque es precisamente lo que más despista: su caos. Se agradece que la serie se centre en la búsqueda de Harley de una identidad propia lejos del Joker, y que en ese camino vayan apareciendo bastantes personajes secundarios, la mayoría de ellos del universo de Batman aunque con alguna notable y divertida excepción. Pero al mismo tiempo a Harley Quinn le falta un hilo conductor. Al final de cada número es difícil saber si la locura ha divertido o simplemente intrigado, si Harley es un personaje al que querer o sólo admirar en sus piruetas físicas. Y eso que Terry Dodson ofrece un buen trabajo en estas páginas.

Sorprende, por ejemplo, que Kessel arranque la serie reciclando una premisa que ya se había tratado en Batman: The Animated Series, la de un empresario que crea un lugar de ocio a imagen y semejanza del Joker, aunque los motivos y el desarrollo de la historia sean diferentes. Y en cambio, se disfruta con la forma en la que Harley se asocia con personajes tan diversos como Dos Caras o el Acertijo. Causa cierta perplejidad la forma en la que Kessel utiliza personajes que tendrían que ser mucho más serios como la Abuelita Granny y sus Furias o Barda, pero al mismo tiempo hay que felicitarse por la forma en la que maneja a su banda de esbirros, los Quinnitos, una idea que Conner y Palmiotti precisamente supieron reciclar en la serie más contemporánea de Harley. Catwoman entra muy bien en la historia, en esa fiesta de chicas en la que, por el contrario, sorprenden algunos personajes utilizados desde un punto de vista que casi roza lo chabacano Y al final, entre estos altibajos, la sensación que dejan las ideas de Kessel son algo contradictorias. Es difícil no querer a Harley, y eso quizá es lo que ayuda a que la lectura sea entretenida, porque a Harley sí sabe cogerle el punto el escritor. Pero la mayoría de los argumentos no se alejan de lo más previsible, como el uso de personajes fácilmente asociables a Harley o el inevitable asalto a la mansión Wayne.

En lo visual, Terry Dodson es una garantía. Su forma de dibujar mujeres es ya razón suficiente para divertirse con Harley Quinn. Y tiene mucha gracia la forma en la que arranca el cómic homenajeando el estilo de la serie animada en la que nació el personaje (estilo al que también se acercan las páginas con las que Craig Rousseau completa el trabajo de Dodson en algunos números) para, con una explosión, llevar a Harley hasta su terreno más personal, que es por supuesto el que explota en esta serie. El hecho de moverse en un mundo de mujeres enmascaradas hace que se difumine el principal defecto de Dodson cuando se ocupa de números completos y no sólo de portadas, que no es otro que realizar rostros demasiado parecidos. Aquí eso no se nota y, de hecho, el repaso a la galería de villanos de Batman para acompañar a Harley es tremendamente divertido, más incluso en lo visual que en lo argumental, porque, como ya se ha dicho, Kessel cae en algunos momentos en terrenos algo facilones. Pero Dodson hace que la serie merezca la pena incluso en esos momentos menos logrados por parte del escritor. Y, al fin y al cabo, es Harley Quinn. Lo que no se entienda, forma parte de la deliciosa locura que siempre acompaña al personaje, con lo que, incluso con altibajos, esta es una lectura entretenida.

El volumen incluye los siete primeros números de Harley Quinn, publicados originalmente por DC Comics entre diciembre de 2000 y junio de 2001. El único contenido extra son las cubiertas originales de Terry Dodson.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 diciembre, 2016 por en Cómic, DC, ECC, Karl Kessel, Terry Dodson y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: