CÓMIC PARA TODOS

‘The League of Extraordinary Gentlemen’ 2, de Alan Moore y Kevin O’Neill

218055_portada___201605031618Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Alan Moore.

Dibujo: Kevin O’Neill.

Páginas: 228.

Precio: 22 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Diciembre 2016.

El mismo concepto de The League of Extraordinary Gentlemen es una de las muchas genialidades con las que Alan Moore ha trufado su carrera, en teoría ya finalizada, como autor de cómics. Reunir a grandes figuras de la literatura fantástica ambientada en la época victoriana para formar una especie de grupo de superhéroes en un mundo completamente diferente al que está acostumbrado el género es una gran idea. Su primer volumen (aquí, su reseña) fue uno de esos golpes de frescura y categoría que llevan al cómic a territorios desconocidos. Y por eso, por el simple hecho de lo mucho que gustó el debut de este grupo formado por Mina Harker, Alan Quatermain, el doctor Jekyl y Mr. Hyde, el Capitán Nemo y el hombre invisible, en este segundo volumen se depositaron muchas expectativas. Y las cumple. De sobra. Moore, de nuevo con el genial dibujo de Kevin O’Neill, basa en esta ocasión su relato en La guerra de los mundos, la novela de H. G. Wells. Ese, al menos, es su centro. Porque lo que añade, tanto de otras obras como de su propia cosecha, es fascinante. Sigue siendo The League of Extraordinary Gentlemen pero, al mismo tiempo, es la confirmación de que Moore puede ser muchas cosas pero en absoluto un autor complaciente. Pasan tantas cosas y a tantos niveles que, como es costumbre en este universo, hacen falta relecturas para asimilarlo.

Moore es un gran escritor. Pero también un provocador sin par. La forma en la que hace que los personajes se desarrollen es bestial. Hyde se lleva el protagonismo, porque lleva hasta cotas inauditas tipología de la bella y la bestia y protagonizo una de las secuencias más salvajes que se han visto en el cómic contemporáneo… sin que en realidad se llegue a ver gran cosa. Pero no hay que olvidar la relación entre Mina y Quatermain, sexualmente explícita y con el toque subversivo que siempre denota una diferencia de edad tan grande, al menos en lo aparente, entre los dos miembros de la pareja. Nemo es, quizá, el que peor parado sale de los esfuerzos de Moore por colocar a sus personajes entre la invasión marciana de La guerra de los mundos y la delirante experimentación genética de La isla del doctor Moreau, el otro gran referente del escritor para este segundo volumen de The League of the Extraordinary Gentlemen. Y aunque contener este volumen sobre todo en los acontecimientos de la primera novela puede parecer un límite, ya desde su mismo prólogo en las áridas tierras de Marte, casi un homenaje al John Carter de Edrwad Rice Burroughs, se convierte en una oportunidad para que sus atribulados héroes literarios rompan los elementos más previsibles que podría tener esta secuela, algo que Moore controla con su habitual exquisitez opuesta al cliché.

Y Kevin O’Neill contribuye a que todas las locuras, algunas de ellas francamente insanas, que se le ocurren a Moore se plasmen con una facilidad increíble. The League of Extraordinary Gentlemen es muy salvaje. Es explícita. Y es compleja. Y el extravagante dibujo de O’Neill es increíblemente adecuado para lo que plantea Moore. Buena parte del diseño ya procede del primer volumen, porque el aspecto de los personajes se mantiene y es tan fascinante como en aquellas páginas inaugurales, pero al mismo tiempo es imposible no destacar el brutal trabajo añadido que supone dar forma a las máquinas marcianas o los híbridos animales de surgidos de la imaginación de H. G. Wells, bastante diferentes a lo que otras revisiones de La isla del doctor Moreau. Y si Hyde es la estrella para Moore, la forma en la que O’Neill dibuja sus grandes escenas en este volumen, no menos de cuatro, es absolutamente brillante porque entiende las formas de cada uno de los momentos, tan diferentes entre sí como la ternura con la que habla con Mina o el salvajismo que desata cuando se lanza contra las hordas marcianas con sus manos desnudas como única arma. The League of Extraordinary Gentlemen, también en su segundo volumen, tiene un aura de clásico que no se puede desdeñar. Brillante desde su lectura más aventurera, pero, como siempre, también en sus ambiciones narrativas.

El volumen incluye los seis números del segundo volumen de The League of Extraordinary Gentlemen, publicados originalmente por DC a través del sello Wildstorm entre septiembre de 2002 y noviembre de 2003. El contenido extra lo forman las portadas originales de Kevin O’Neill, un relato de prosa de Alan Moore y algunas ilustraciones.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: