Cómic para todos

Entrevista con David Braña sobre ‘Evil War’ y ‘Los ocultos’

david-branaDesde hace ya algunos años, David Braña está alimentando el cómic de género en España. Hemos querido hablar con él de los dos trabajos más importantes que ha publicado en 2016, Evil War (aquí, su reseña) y Los ocultos (aquí, su reseña), para ver cómo se gestaron, cuáles son sus influencias y cómo se mueve el autor entre las diferentes editoriales (la primera es de Drakul, la segunda de Nowevolution).

Dado que tus trabajos suelen estar en ese cajón de sastre tan grande que son las obras de género, y tanto Evil War como Los ocultos lo son, ¿crees que este tipo de cómics está todavía poco valorado en el cómic español?

Sí, las obras de género parecen estar consideradas un escalón por debajo de historias más de corte social, autobiográfico, experimentales en algunos casos… No sé si el público se puede sentir igualmente atraído, pero en el ámbito profesional, entre críticos y demás, a veces parece que una obra, al ser de género, está peor considerada. Yo soy de la opinión de que toda historia tiene sus grandes dificultades a la hora de narrar y estructurar. Historias de fantasía, sci-fi, noir… hay muchas, pero no todas son igual de buenas. Por lo tanto, la clave está en saber contar algo, no en qué grupo entre ese algo. A mí me divierte mucho escribir historias de género, así que seguiré haciéndolo mientras me siga divirtiendo y mientras haya gente a la que le interese leerlas. Pero bueno, también estoy preparando alguna historia nueva alejada del género, a ver si así se me respeta algo más… (risas).

A mi modo de ver, dentro de un mundo digamos comercial que te gusta imprimir a tus historias, veo en Evil War un lado más palomitero y en Los ocultos unas pretensiones algo más elevadas, como también las había en DOS. ¿Es así o para ti no existe esa diferencia cuando escribes?

Para mí no hay diferencia. Escribo lo que en ese momento me apetece e intento, como decía antes, hacer una buena historia, ya haya demonios, policías o guerreros medievales. Sí que es verdad que Evil War tiene un ritmo en el que me solté un poco, mi idea era liarla buena en una guerra entre demonios y humanos, dotando siempre a la narración de una base sólida y de un buen ritmo, pero sí que puede compararse con lo que ahora denominan, en términos cinéfilos, blockbusters. Otra etiqueta que parece encasillar un cine sin grandes pretensiones, salvo entretener. Algo con lo que discrepo a medias, pues sí que la misión de una película es entretener, pero para ello se han de hacer bien, y en la actualidad nos perdemos con grandes superproducciones casi vacías de contenido, arropadas por los grandes efectos especiales con los que cuentan. ¿Qué pasaría si ahora etiquetásemos a películas como Aliens, el regreso, Depredador, Jungla de Cristal, Arma Letal, el Superman de Donner… de blockbusters? Pues nada, pero se demostraría que se pueden hacer muy buenas películas de entretenimiento, no como ahora. Lo cual me lleva a la primera pregunta que me hacías sobre la etiqueta de género. En cuanto a Los ocultos, la idea es muy distinta a Evil War, obviamente, un ritmo más pausado, una historia mucho menos directa, que se cocina a fuego lento para finalmente sorprender al lector. Me gustan ese tipo de historias en el que se mantiene la tensión, que despista al lector o espectador, y que obliga a seguir disfrutando de lo que ofrece. Me interesa bastante el tema de las reacciones, sensaciones, sentimientos… En definitiva, analizar el comportamiento humano en según qué situaciones.

Vamos a centrarnos en Evil War. ¿De dónde nace la idea y qué referentes tenías a la hora de construir este mundo de ciencia ficción?

Me gusta la imagen que se da del demonio. Ese ser escurridizo, mentiroso, oscuro, vengativo… Con todas sus variaciones e interpretaciones visuales, es un personaje muy potente. Pero en la mayoría de las versiones tanto de cine como de literatura es un ser solitario, que a veces parece obrar sabiendo que tiene las de perder, como diciendo “os acojono a todos pero mi destino es ser un perdedor”. Bueno, pues partiendo de ahí, quería enviar refuerzos al demonio, así que se me ocurrió que podrían ser una horda, un ejército, una familia, y que podrían enfrentarse a los humanos abiertamente, en un campo de batalla. Tenía la idea, ahora necesitaba un entorno, y decidí que no podía ser en un nuestro planeta, demasiadas distracciones para centrarme en lo que quería, que era esa historia de una guerra sin piedad. Así que me los llevé a todos a otro planeta, conocido como Iahoon, donde los humanos tendrían la oportunidad de comenzar de nuevo mientras luchaban por sobrevivir. Además en un hipotético futuro, donde podía mezclar ese género de terror, con un toque superheroico, con la sci-fi y moverme entre personajes de lo más excéntricos. No te imaginas, o sí, lo divertido que es manejar todos esos elementos. No pensé en referentes concretos, la verdad, aunque ahora, viendo el cómic, sí que puedo decir que Dorton puede recordar a Deathlok, Nimbroth al demonio de la película Legend, o Satirya a Witchblade, pero en ningún momento fue intención nuestra que así fuese, supongo que el subconsciente es muy inconsciente y es difícil, imposible diría, ser original al cien por cien. También es verdad que a la gente le suele gustar ese juego de parecidos razonables, lo cual es totalmente legítimo. Lo de que el entorno recuerde a Mad Max sí que es un aspecto más buscado, me encanta esa película y creo que encaja perfectamente con lo que queríamos hacer. Con la paleta de colores que seleccionó Manoli el resultado final me parece espectacular.

Tengo la impresión de que en Evil War te interesan mucho más los héroes que los villanos, los veo más desarrollados… ¿Es así?

No es por interés, es sencillamente porque es lo que pensaba en ese momento, y lo mantengo, que le iba bien a la historia. La clave está en si la historia funcionaría mejor si añadiésemos un desarrollo más amplio a personajes como Nimbroth o Satirya, y yo creo que no. Aunque es una historia de muchos, centrar el foco en un personaje principal y desarrollarla a través de él, me parecía un buen recurso. De hecho hay personajes considerados héroes de los que apenas sabemos nada, pero tampoco es necesario, conocemos de lo que son capaces y encajan muy bien en los acontecimientos que se narran. Podría decirse que es una obra donde lo más importante son los hechos, no los personajes, aunque ellos son imprescindibles para que la historia funcione.

La historia se cierra para que el volumen se pueda leer sin problemas, pero hay un inevitable final abierto… ¿Tienes intención o al menos ideas para continuar contando relatos centrados en este mundo?

Intención e ideas siempre tengo, pero lo difícil es que te permitan llevarlas a cabo. Si publicar en España es complicado, hacer una serie ya ni te cuento. Volviendo a la anterior pregunta, me gustaría seguir contando cosas de Mayorick, Dorton, Sun… Contar más de todos ellos, sobre los demonios y compañía, etc. Este era un proyecto también pensado para probar suerte en el mercado USA, donde allí es más fácil hacer una serie, pero, aunque hubo algún que otro contacto, no cuajó nada. Ahora tenemos este cómic estupendamente editado por Likantro, y no sé qué le deparará el futuro, pero si veo una oportunidad de hacer algo nuevo, no la desaprovecharé.

Pasemos a Los ocultos. ¿La consideras tu obra más ambiciosa hasta la fecha? Lo digo por el escenario, por la narración doble, por la presencia de muchos personajes secundarios importantes…

Recuerdo escribir Los ocultos con una agilidad sorprendente. Y no lo digo por alardear, ni mucho menos, sino porque hasta a mí mismo me asombra lo enmarañado de la historia, la especial estructura de la misma, y lo clara que estaba en mi mente. No sabría decirte si es la más ambiciosa, yo ambiciono lo mismo con todas mis obras: que llegue al lector y guste.

Cuando se busca un giro final, y eso por ejemplo le ha pasado mucho al cine de Shyamalan por citar un ejemplo, siempre se corre el peligro de que todo se supedite a esa idea y que, por eso mismo, la obra no resista una segunda lectura. ¿Crees que has esquivado ese peligro?

A mí el cine de Shyamalan me gusta especialmente por ese detalle final y he sido capaz de ver varias veces una misma película, las estupendas El sexto sentido y El Protegido, Señales o la última, La visita, con la que parece que el realizador ha vuelto a la senda que le dio la fama. En el caso que nos ocupa, Los ocultos, diría que necesita esa segunda o tercera lectura, pues es una historia cargada de elementos y detalles que pueden dar distintas perspectivas de la misma. Así que creo que sí, que he esquivado ese peligro.

El protagonista, Daniel, tiene una doble vida, además en sentido literal. Cuando escribes escenas de una y otra vida, ¿es difícil recordar que estamos hablando del mismo personaje y que lo que cambia es el entorno o sale de forma natural?

No me costó construir los diferentes Danieles que aparecen en la historia. Creo que la clave está en darle mayor énfasis a una u otra cualidad de su personalidad, todos somos más de una persona durante nuestra vida. En el trabajo tenemos un comportamiento, en casa otro, acompañados somos uno, solos somos otro, y en conjunto somos la persona que todos conocen, como una matrioska, como el propio cómic, llevado al extremo para que resulte más atrayente.

Siempre veo una clara vocación cinematográfica en tus guiones. Obviamente, por motivos de presupuesto, Evil War parece imposible de adaptar en España, pero Los ocultos sí sería viable. ¿Te lo imaginas de alguna manera?

No me he parado a pensar en una adaptación cinematográfica, no soy tan ambicioso, aunque me encantaría, por supuesto. El cine y el cómic se dan la mano muy a menudo en los últimos tiempos y ambas artes me encantan. De hecho, en mi mente suelo imaginarme las escenas como fotogramas más que como viñetas, por eso creo que mis cómics suelen tener un ritmo un tanto cinematográfico. Pero no, no me he imaginado a ningún actor en el papel de Daniel, ni al director idóneo para llevar la adaptación a cabo. A mí me gustaría que fuese David Fincher, pero eso sí que es soñar a lo grande…

Juan Alarcón ha dibujado Evil War, Juanma Aguilera Los ocultos. Son dibujantes de perfiles diferentes pero que, no sé si estarás de acuerdo, le dan a tus cómics un toque fanzinero del que me da que no quieres rehuir. ¿Es así? ¿Qué me puedes contar del trabajo con ambos?

No sé exactamente a qué te refieres con toque fanzinero. Ambos comenzaron a publicar en fanzines, como tantos otros, como yo mismo. y sigo publicando y colaborando en otras labores en el mundo fanzinero, pero hoy por hoy son autores con un estilo bastante marcado, que han madurado y trabajan en proyectos profesionales. Es cierto que cómics que tienen una trayectoria de producción tan larga, años, hacen que el paso del tiempo se note de las primeras a la últimas páginas. Suele pasar que, una vez terminado el cómic, el dibujante deba retocar sus primeras páginas o incluso redibujar algunas partes, debido a que ya no le parecen tan buenas como hace un tiempo. Pero en general creo que el resultado de ambas obras es bastante lineal y eficiente y, sobre todo, lleva un buen montón de horas de trabajo detrás. El trato con ambos autores ha sido perfecto, ya nos conocemos de hace tiempo y son dos personas serias, en lo que respecta al trabajo, en lo demás son unos cachondos, abiertas al diálogo y consenso en todo momento y que sienten verdadera pasión por el cómic.

Dos editoriales diferentes para estas dos últimas obras tuyas. Supongo que el mercado hoy en día está así y hay que ir tocando a todas las puertas que se pueda, ¿no…?

Yo es que soy muy pesadete, cuando tengo un proyecto listo para mover por editoriales, hago un barrido a fondo, a no ser que ese proyecto  sepa que con cierta editorial no encaja ni con cola, entonces no me molesto en enviarlo. Tanto Drakul como Nowevolution son editoriales pequeñas pero que tratan muy bien sus productos y con los que tengo una genial relación laboral. Con estos últimos tengo un par de proyectos más que ya están gestándose y de los que espero dar noticias en un futuro próximo. Y mientras, sigo preparando cosas nuevas para intentar convencer a distintos editores.

¿Y en qué estás trabajando ahora? ¿Qué cómics son los próximos que vamos a ver firmados por ti?

Pues acaba de salir a la venta el nuevo temático de la Revista Cthulhu, dedicado al terror oriental, donde han incluido una historia dibujada y coloreada por David Monge y escrita por mí, y en unos días estará disponible la primera entrega de el aZote, en formato digital junto al dibujante JuanFra MB. Una historia de terror con zombis y otros bichos feos que espero os descarguéis por sólo un euro en la web  de Zona 00 Comics. A principios de 2017 aparecerá el Killer Toons Exhumed Movies 2, donde tengo dos historietas adaptando dos películas de terror, junto a los dibujantes Fran Mariscal y David Buceta y el colorista David DC; un proyecto del que por el momento no puedo hablar, que saldrá publicado por Nowevolution, donde, además de guionista, también hago de coordinador; la primera entrega de The Healer, serie de fantasía para una editorial canadiense con la que espero salga todo bien, acompañándome en las labores de dibujo y color están Gabi Iglesias y Carlos Ríos respectivamente; y una historia corta para la próxima entrega del fanzine Babau, dedicado al universo de Mad Max, con Rubén Gil al dibujo. Durante la primera mitad del año saldrá el número 2 de la revista Androide Paranoide, donde colaboro soportando a David Buceta y con un cómic de cuatro páginas de nuevo con David Monge al dibujo y color; y también por esa fecha saldrá la nueva entrega de la revista americana Tomb of Terror, donde tengo una historieta junto al dibujante Javier Martín Caba. La segunda mitad de 2017 no la tengo tan planificada, saldrá una historieta corta en el fanzine Ensueños, de nuevo junto a David Buceta en las labores de dibujo y espero tener más historietas cortas en la Cthulhu a lo largo del año. Además de todos esos proyectos, tengo otros dos cómics más con Nowevolution, de mayor extensión que Los Ocultos y temática totalmente distinta. Ambos pueden englobarse en el género de la fantasía, aunque con claras  diferencias. Mientras que uno es un cómic en blanco y negro y de fantasía más clásica, el otro será a color y con una ambientación más oscura. Es posible que el próximo año al menos uno vea la luz. Y creo que ya está, recuerda que tú has preguntado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 diciembre, 2016 por en David Braña, Drakul, Entrevista, Nowevolution y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 227 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: