CÓMIC PARA TODOS

‘Bribones 3. De dioses y tumbas’, de El Torres, Juan José Ryp y Diego Galindo

bribones3_portadaEditorial: Dibbuks.

Guión: El Torres.

Dibujo: Juan José Ryp, Diego Galindo, Roger Bonet, Abel Cicero Hermo y Rubén Rojas.

Páginas: 128.

Precio: 16 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Noviembre 2016.

Dos volúmenes de Bribones han sido más que suficientes para cogerles cariño a Bram y Weasel. No, en realidad eso ya se había conseguido en el primero, La maldición de la gallina (aquí, su reseña). El segundo, El barco frío (aquí, su reseña), había acrecentado esa sensación. Y el tercero, De dioses y tumbas, aunque probablemente sea el menos bueno de los tres si sucumbimos a esa eterna manía que tenemos de ir clasificando las obras de una misma franquicia en lugar de disfrutarlas como lo que son, hijos diferentes, sigue en esa línea. El Torres ha creado un universo en torno a la ciudad de Gerada y de estos dos gamberros, ladrones y aventureros tan descarados que funciona francamente bien en ambientes de lo más diversos. Es verdad que la primera de las dos historias que tiene este volumen, Corazón ardiente, parece resuelta con demasiada rapidez para lo que realmente propone, el enfrentamiento contra un dios, pero es tan divertida la dinámica que El Torres ha conseguido con sus dos protagonistas que lo demás casi da igual. No obstante, se agradece esa mirada al pasado que hay en los dos números finales o la mirada a medio camino entre lo cínico y lo paródico que hay en las breves páginas que abren este volumen, porque, a pesar de los altibajos, nos devuelven a la esencia de una serie que no deja de ser divertidísima.

Lo mejor de Bribones es que la más pequeña excusa basta para pasar un muy buen rato. Los diálogos siempre ágiles de El Torres para estos dos sinvergüenzas, los planes absurdos que siempre salen bien (desde colocar a Weasel semidesnuda para perpetrar un atraco o buscar cómo despistar a un dios para poder atacarle de la manera más salvaje posible) y el formidable tono paródico que tiene la serie son alicientes más que sobrados para seguir disfrutando con esta aventura rocambolesca. El Torres, desde luego, sabe siempre imprimir un ritmo salvaje y domina francamente bien las elipsis en favor de la broma. Y es verdad que se agradece que haya algo más detrás del divertimento desenfrenado, como sí ocurre en los dos números que cierran este volumen, en los que nos asomamos al pasado de Bram y Weasel, y que se echa algo más en falta en el movidísimo relato de los tres primeros. No es que haya una gran diferencia de tono, la comedia de aventuras es siempre la clave, pero da la sensación de que es algo más redonda la parte final de este libro, quizá porque se deja devorar algo menos por la parodia y da más poso a dos personajes a los que ya hemos aprendido a querer. Pero no nos engañemos, todo es divertido, lo es sin duda para El Torres como escritor, lo es para el lector a este lado de la página y, lo es, claro, para los protagonistas, que se lo pasan pipa.

Además, ver de nuevo a los lápices a Juan José Ryp, con quien de hecho comenzó El Torres esta inmensa gamberrada que hace burla desde el mayor de los respetos a la fantasía heroica otrora dominante en la ficción popular, es razón más que suficiente para que los tres primeros números sean un auténtico placer culpable. Su estilo recargado y loco encaja perfectamente en el imposible duelo entre dos ladrones contra un noble de berrinches casi infantiles, un culto desorganizado y un dios que ansía quemarlo todo. De todos modos, y aunque Ryp esté desde el principio, el dibujo de Diego Galindo en el primer volumen y su aportación a este tercero, y con permiso del espléndido trabajo de Lolita Aldea en el segundo, hace que se le pueda considerar el ilustrador por excelencia de la serie, el que ha sabido encontrar el perfecto punto medio entre la fantasía heroica que en el fondo tanto se agradece, y que exceptuando el Conan de Dark Horse no suele verse con tanta eficacia por muy cómicos que sean los objetivos de esta serie, y precisamente la diversión que quiere ofrecer. Entre Ryp y Galindo completan otro gozoso paso más en la serie de El Torres. Bribones sigue convenciendo y dejando siempre el gusanillo de saber cuál va a ser el próximo disparate en el que se van a meter Bram y Weasel. Se han ganado que estemos ahí con ellos.

Elñ volumen incluye los cinco números de Rogues! Burning Heart, publicados originalmente por Amigo Comics entre diciembre de 2014 y noviembre de 2016. El contenido extra lo forman las cubiertas originales de Juan José Ryp, Juan Carlos Ruiz Burgos, Abel Cicero Hermo y Verónica R. López y Fran Galán, además de ilustraciones de David Cabrera.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 diciembre, 2016 por en Abel Cicero Hermo, Amigo, Cómic, Dibbuks, Diego Galindo, El Torres, Juan José Ryp, Roger Bonet, Rubén Rojas y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 235 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: