Cómic para todos

‘El regreso del Caballero Oscuro. La última cruzada’, de Frank Miller, Brian Azzarello y John Romita Jr.

portada_erdco_laultimacruzada_definitivaEditorial: ECC.

Guión: Frank Miller y Brian Azzarello.

Dibujo: John Romita Jr.

Páginas: 64.

Precio: 8,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2016.

Hay un punto capital para entender el Batman de Frank Miller que nació en El regreso del Caballero Oscuro (aquí, su reseña), y es el asesinato de Robin a manos del Joker, desencadenante de su retiro. Aunque ese episodio se contara dentro de la continuidad del personaje años después, en Una muerte en la familia, aún no habíamos visto la revisión de Miller. Y dado que el autor ha decidido volver a este mundo con Caballero Oscuro III (aquí, reseña de sus tres primeros números), casi parece un complemente ineludible que nos llegue esa otra historia, que tiene lugar diez años antes del Caballero Oscuro original. Miller, que como en Caballero Oscuro III cuenta con el apoyo de Brian Azzarello, muestra aquí a un Batman distinto. Menos fanático y extremista. Más cansado y vulnerable. Más Batman como lo hemos conocido siempre, antes de pasar por el prisma milleriano, y más cercano a Año uno (aquí, su reseña) que a cualquiera de las demás obras del autor sobre el personaje. Y es difícil decantarse, porque hay elementos que hablan de una genialidad que recupera al mejor Miller, algo que no parece casual con la presencia de Azzarello, pero también parece que faltan muchas cosas, que hay ganas de llenar huecos más que de contar una historia. Indiferente no va a dejar, eso seguro. Pero es Batman y es Miller. ¿Cómo podría dejar indiferente?

Es bastante curiosa la narración que proponen Miller y Azzarello en La última cruzada, que así se titula este relato de una forma bastante clarificadora. Se trata de un doble relato que busca aclarar relaciones y sentar las bases de lo que ya conocemos. La relación que mantienen Batman y Robin, Bruce y Jason, es obviamente la principal. Hay que entender el efecto que provoca en el primero el asesinato del segundo, y ahí es donde radica el principal acierto de este volumen, porque Jason siempre fue el Robin proscrito, el que no gozaba de simpatías, el que realmente podía cumplir el papel de mártir para que tanto Dick Grayson como después Tim Drake se llevaran los parabienes del lector. Pero Jason cuenta. Y Miller y Azzarello le hacen contar más de lo que lo ha hecho nunca. El complemento perfecto a este acierto es la relación entre Bruce y Alfred, clave como siempre para comprender los entresijos de esa cruzada de Batman. Y entre ambos, el Joker. El Joker es el elemento libre, el que hace que se entienda el relato como una tragedia inevitable y pausada. Y aunque es arriesgado, y hasta decepcionante, que el genio criminal del Joker sirva sólo para escapar de prisión y no realmente para capturar a Robin, su presencia es magnética en todo momento. Quizá daba para más, y más viendo la cantidad de personajes y elementos que usan Miller y Azzarello, pero todo engancha.

Si ver a Miller regresando (y por dos veces) a su universo del Caballero Oscuro es razón más que suficiente para esperar ansiosos el resultado final, el hecho de ver a John Romita Jr. dibujando su primer cómic de Batman en solitario ayuda lo suyo a que la expectación sea máxima. Se agradece que Romita haya optado por un camino propio, que no se haya dejado influie en demasía por el diseño del Batman de Miller, que sea más Batman que Caballero Oscuro, pero que al mismo tiempo su Gotham sea la ciudad siniestra, sucia y turbia que tiene que ser. Es verdad que, al mismo tiempo, no termina de deslumbrar y de colarse en la imaginación colectiva del lector de Batman como lo hacía el personaje en manos de Miller, algo que se ve en el uso de la televisión en su narrativa, muy lejos del efecto bestial que supo darle la obra originaria, pero por ejemplo su Joker sí sabe ser lo que cabe esperar de esta precuela de uno de los cómics más famosos de la historia, cuyo brillo, claro está, amenaza con llevarse por delante todos los aciertos que hay en este pequeño relato. Pequeño pero significativo. Mucho más necesario que el desconcertante All Star (aquí, su reseña) o el muy discutible El contraataque del Caballero Oscuro (aquí, su reseña), tanto por el acierto de sus esfuerzos artísticos como por la trascendencia de la historia.

DC Comics publicó originalmente The Dark Knight Returns: The Last Crusade en junio de 2016. El único contenido extra son las portadas alternativas de Frank Miller, Bill Sienkiewicz y Lee Bermejo.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 diciembre, 2016 por en Batman, Brian Azzarello, Cómic, DC, ECC, Frank Miller, John Romita jr. y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: