CÓMIC PARA TODOS

‘Tomie’ 1 y 2, de Junji Ito

tomieEditorial: ECC.

Guión: Junji Ito.

Dibujo: Junji Ito.

Páginas: 376 cada uno.

Precio: 13,95 euros cada uno.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Agosto / Septiembre 2016.

No es extraño que en muchas historias de terror el mal cobre forma de mujer. En Tomie, Junji Ito lleva ese axioma a sus últimas consecuencias, porque basa su personaje en el mal de amor. Tomie es una mujer que provoca efectos increíblemente tóxicos en los hombres y que convierte cada herida mortal en una regeneración que limita con el gore y que es capaz de transformar el escenario más cotidiano en el más repulsivo y extremo que se pueda imaginar. En ese sentido, Ito es un autor muy, muy japonés. Lo más turbio del género lo consigue extraer de la forma más peculiar. Tomie no es una historia, aunque tiene un final. Es un conjunto de relatos cortos aunque, de alguna manera, algunos de ellos se van conectando de una manera extraña. Es como si Ito quisiera dar a su manga la misma estructura que la de la propia Tomie cuando revive y se reproduce a partir de las heridas que sufre a manos de sus desbocados y desesperados amantes. Y a pesar de ello, Tomie no es un relato que tenga su origen en el sexo. Es, más bien, en la belleza. Y, si se quiere, en el deseo. E incluso en la envidia. De esa manera, y teniendo en cuenta que es una obra que se desarrolló a lo largo de décadas, es probablemente la mejor manera de adentrarse en la perturbada mente artística de Ito. Hay que apreciarla para disfrutar del manga, eso está claro, pero en esa línea es todo un hallazgo.

Incluso sin saber el largo espacio de tiempo que hay entre las primeras y las últimas historias de Tomie, nada menos que trece años, sí se va apreciando cómo Ito adquiere una madurez como narrador con el paso de las páginas de estos dos volúmenes. Si las primeras historias parecen algo sencillas, incluso el origen de Tomie lo parece y hasta hay elementos coincidentes en esos relatos originarios, poco a poco Ito va encontrando claves cada vez más turbias y siniestras para desarrollar su particular imaginario de terror en torno a esta figura femenina de desmedido atractivo físico, absoluto descaro de carácter y una crueldad inagotable a la hora de relacionarse con los demás, con los hombres a los que literalmente vuelve locos y con las mujeres a las que machaca psicológicamente. Tomie es un monstruo con todas las de la ley. O quizá habría que decir monstruos, porque de cada pedazo de la originalmente descuartizada Tomie, de cada uno de sus cabellos, y a veces hasta de otras partes del cuerpo, van surgiendo nuevas Tomies para aterrorizarnos, dentro y fuera de la página. La estructura de relatos cortos favorece que Ito pueda abarcar aspectos cada vez más enfermizos y retorcidos, y no parece tener límite alguno. Esa es la clave para apreciar una obra truculenta como pocas porque supone volver una y otra vez a un personaje que no se puede rechazar.

Si en los guiones la evolución de Ito es clara hasta llegar a sus obras magnas dentro de esta serie como por La adoptada, probablemente el mejor de los capítulos de los dos libros, en lo que se refiere al dibujo es todavía más evidente. Con el paso de las páginas, Ito logra un trazo cada vez más refinado, una belleza todavía más acusada (y necesaria teniendo en cuenta el tema del que parte Tomie) y un sentido del horro todavía más grande. Lo que al principio parece ser un thriller sobrenatural, de repente es un descenso a los infiernos muy pronunciado y en el que Ito no autocensura de ninguna manera. Cuanto mejor plasma la belleza, mayor es el horror por contraste. Y por eso, de alguna manera, se puede disfrutar más del segundo volumen, si es que ese es el verbo adecuado cuando estamos hablando de una obra de terror. Desde luego, los amantes del género, y los acostumbrados también a la sensibilidad de manga y anime para acercarse a él son quienes más van a disfrutar con la forma en la que Ito se aproxima a estos códigos, tanto en lo narrativo como en lo visual. Hay ideas muy locas, siniestras y macabras en Tomie, y tanto eso como el hecho de Ito haya sabido abarcar vertientes muy distintas entre sí para encajar a su diabólica belleza es lo que hace de esta obra una referencia dentro de la obra de su autor pero también del manga de terror en general.

Tomie apareció originalmente en la revista Monthly Halloween entre 1987 y 2000. Asahi Sonorama publicó estos dos volúmenes en mayo de 2002. El único contenido extra es un epílogo de Junji Ito en el primer volumen.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 diciembre, 2016 por en ECC, Junji Ito, Manga y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: