CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Tortugas Ninja III’, de Stuart Gillard

20415815Título original: Teenage Mutant Ninja Turtles III.

Director: Stuart Gillard.

Reparto: Paige Turco, Elias Koteas, Stuart Wilson, John Aylward, Sab Shimono, Vivian Wu, Brian Tochi, Robbie Rist, Corey Feldman, Tim Kelleher, James Murray, Mark Caso, David Fraser, Mat Hill, Jim Raposa.

Guión: Stuart Gillard.

Música: John Du Prez.

Duración: 96 minutos.

Distribuidora: 20th Century Fox.

Estreno: 19 de marzo de 1993 (Estados Unidos), 16 de julio de 1993 (España).

Si durante muchos años los personajes de cómic no fueron capaces de ser creíbles en el cine fue porque la tecnología no estaba lista para mostrar en imágenes reales lo que durante tantos años en las viñetas se había convertido en algo verosímil. Independientemente de su calidad cinematográfica, Tortugas Ninja (aquí, su reseña) fue una de las primeras demostraciones de que sí era posible. La clave estaba en el formidable trabajo del taller del inigualable Jim Henson, que años atrás había dejado muestras tan maravillosas de hacer realidad los sueños como Dentro del laberinto o Cristal oscuro. Tortugas Ninja fue un éxito sorpresa y la confirmación también de que estábamos ante una franquicia nacida de la manera más modesta pero llamada a convertirse en algo que, de alguna manera, marcara una época desde el mundo del cine, la televisión, los juguetes y los videojuegos, además por supuesto del cómic, donde tenía su origen. Hubo una secuela, Tortugas Ninja 2. El secreto de los mocos verdes (aquí, su crítica), que profundizó en el toque más infantil de la franquicia, por no decir algo menos eufemístico. Y llegó una tercera película, la que aquí nos ocupa, que no sólo era infantil. También, y en realidad a diferencia de las dos anteriores, era mala. Y la primera clave está, precisamente en la ausencia del taller de Jim Henson.

En Tortugas Ninja III, Leonardo, Raphael, Donatello y Michelangello dejaron de ser creíbles. Una gran parte de su diálogo, todo el que se escucha mientras están moviéndose en coreografías de lucha o de baile, que lo mismo da, no viene acompañado del movimiento de sus labios. Todo es postproducción, y probablemente reescritura de guion en un intento de añadir cuantos más chistes mejor para que la película proporcionara la diversión que una historia fallida y un tono inadecuado no eran capaces de proporcionar. Puede que, en el fondo, el cambio de la manufactura de los disfraces y su versatilidad a la hora de añadir diálogo durante los combates no sea más que una anécdota, pero es sintomático de lo pequeño que se empeñó en ser el proyecto cuando en realidad el mensaje tendría que haber sido mucho más ambicioso. Stuart Gillard decidió, ya desde el guion, buscar un nuevo horizonte. Ni Nueva York, ni Shredder, ni tampoco otros de los coloristas y tradicionales villanos de las tortugas en el cómic. A cambio, un viaje en el tiempo nada menos que al Japón feudal. Pero no hay épica ni en la historia ni en la forma en la que Gillard filmó su propio guion. No es una película entretenida. No hay interés en la búsqueda de ese cetro que devolverá a las tortugas al presente, con las más que previsibles dudas de alguno de los protagonistas.

No hay más que ver algunas de las decisiones que adopta Gillard para darse cuenta de que los objetivos de la película bajan considerablemente el listón de las dos entregas precedentes, que no eran precisamente intentos de convencer a los adultos. A Elias Koteas se le ofrece un doble papel, por un lado sin demasiado sentido en la parte de Japón y por otro convertido en un triste secundario cómico en la de Nueva York. A Paige Turco, que es la excusa con la que inicia de la forma más absurda esta historia, con un cetro que ella misma compra para regalárselo a sus mutados amigos, se le ofrece un momento en el que se arranca buena parte del kimono con el que se ve vestida en el pasado únicamente para enseñar sus piernas, sin que haya más razón que esa. Y las Tortugas, por muchas coreografías que tengan, no parecen en absoluto los combatientes experimentados en el uso de las armas de los ninja que, por muchos chistes que suelten de por medio, tendrían que ser. La película quiere ser una comedia, y en el fondo no hace gracia. Quiere ser una aventura, y se ve tan pequeña que casi parece mentira que la película invirtiera ocho millones de euros más que la primera entrega de la serie, por mucho que haya grandes escenarios abiertos y pequeñas cantidades de masas para tratar de darle algo más de empaque.

Por añadir un detalle más, Tortugas Ninja III cumple, desde la vertiente opuesta, con aquello de que una gran película de este calibre funciona cuanto mejor es su villano. Reduciéndolo todo a la comedia, no podía ser menos con el villano. Stuart Walker da vida a un comerciante británico que vende armas a un gran señor japonés. ¿Para qué? No importa, no hay un objetivo claro con su introducción, ni tampoco se explica por qué le importa tanto permanecer en el cuadro una vez vendidas sus armas. Es, en realidad, la gota que colma el vaso para que se desborde el sueño de prolongar aún más una franquicia que, con esta tercera entrega, recibió un rejón de muerte. Merecido, además. Es, con diferencia, la peor de las tres películas originales de Tortugas Ninja, la única en la que no hay manera de rescatarla ni desde el punto de vista visual y la que cuenta con una historia más pobre. Curioso, porque el escenario invitaba a pensar en todo lo contrario. De hecho, lo único que se puede destacar es, precisamente, la osadía de cambiar totalmente de tercio. Pero el intento de ofrecer algo diferente se perdió por el camino, cuando la apuesta por la idiotización se apoderó de la película hasta el punto de conseguir que sus 95 minutos se hagan eternos. Una de la películas de cómic más olvidables que existen.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 diciembre, 2016 por en 20th Century Fox, Cine, Tortugas Ninja y etiquetada con , , , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: