CÓMIC PARA TODOS

‘Saga’ 6, de Brian K. Vaughan y Fiona Staples

portada_saga-n-06_brian-kvaughan_201607290908Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Brian K. Vaughan.

Dibujo: Fiona Staples.

Páginas: 152.

Precio: 16,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Noviembre 2016.

No es ningún descubrimiento a estas alturas decir que Saga tiene una inmensa baza en la facilidad con la que Brian K. Vaughan y Fiona Staples nos han hecho enamorarnos de los personajes. Da igual que pasen muchas o pocas cosas, que haya una cierta sensación de que estamos recorriendo algún que otro camino ya transitado en la serie o que haya personajes nuevos, eso basta para que cada volumen de Saga sea una atractiva experiencia. No cambia nada en ese sentido en esta sexta entrega, ni siquiera con la elipsis temporal del quinto volumen (aquí, su reseña) y el papel creciente de Hazel precisamente por tener algunos años más y ser ya una niña y no el bebé que conocimos, literalmente, desde que nació. Lo que está claro es que Vaughan y Staples han buscado una actualización de la historia, una reorganización, una reagrupación de los personajes que nos quedan, para darle un nuevo sentido a todo. Puede que se note, como por cierto ya pasaba en el anterior volumen, que las cosas no se mueven demasiado en realidad, pero, volviendo a la idea principal, el simple hecho de seguir a Marko y Alana buscando a su hija es razón más que suficiente para seguir enganchados a la serie. Y como el dibujo de Staples sigue siendo fascinante y el atrevimiento visual de la serie para seguir mostrando este universo es enorme, no hay muchas dudas.

Vaughan, en todo caso, repite alguna que otra fórmula de las que sabe que le han funcionado en números precedentes. No se trata de ir reinventando la manera de contar la historia a cada número, aunque se nota ese artificio. ¿Lastra el ritmo de la historia? En absoluto. ¿La clave? Que los nuevos personajes funcionan, incluso aunque tengan un papel muy limitado, y que la aparición progresiva de viejos amigos va generando la formidable sensación de regreso al hogar que Saga no ha eludido nunca. Eso, en todo caso, se puede hacer sólo cuando lo anterior es verdaderamente bueno, cuando los personajes ya forman parte de la memoria del lector. Y en Saga todo se queda grabado a fuego, y todo parece estar fresco incluso aunque se lea la historia en estos tomos semestrales. A Vaughan, además, le sigue moviendo el mismo espíritu transgresor en muchos aspectos, en lo social, en lo sexual, en lo sentimental y la configuración de las diferentes razas que pueblan este universo, con lo que la historia sigue manteniendo aquello que intrigó desde el principio. Puede que ya impacte menos, o incluso que algunas escenas se puedan ver como intentos algo más gratuitos que al principio para llamar la atención, pero la capacidad de sorpresa sigue intacta a todos los niveles. Sobre todo en el emocional, porque en este volumen hay escenas espléndidas en ese sentido.

Staples, como viene haciendo desde el primer volumen (aquí, su reseña), es parte esencial en esas sensaciones. Si queremos a Marko, Alana, Hazel y los demás es gracias también al formidable dibujo de la ilustradora, que sabe sacar lo mejor de cada personaje, bueno o malo, expresivo o hierático, realista o abiertamente fantástico. No sólo estamos ante una preciosa obra de arte gráfica que la rotulación traducida al español merma apenas un ápice, sino que el trabajo de diseño de cada nuevo personaje (o para actualizar a alguno ya conocido) es siempre acertadísimo. La profesora de Hazel, Noreen, es el ejemplo más claro. Pero tanto Vaughan como Staples saben que la auténtica razón del éxito de Saga está en su corazón más reconocible, en la familia que abre el conflicto que hace que media galaxia quiera poner sus manos encima de un bebé que nunca tendría que haber nacido. Y por eso, incluso aunque en este punto haya quien piense que Saga ha bajado enteros, el cliffhganger final de esta entrega es motivo más que suficiente para volver a valorar la serie y hasta para releer todo lo que hemos visto hasta ahora. Llegados a este punto, no es una mala idea, la verdad, porque Saga sigue siendo una serie espléndida, de lo mejorcito que se puede leer hoy en día, y parece estar lejos de agotar el filón de las buenas ideas.

El volumen incluye los números 31 a 36 de Saga, publicados originalmente por Image Comics entre noviembre de 2015 y abril de 2016. El contenido extra lo forman una introducción de José Torralba y las portadas originales de Fiona Staples.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 2 diciembre, 2016 por en Brian K. Vaughn, Cómic, Fiona Staples, Image, Planeta DeAgostini y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: