CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Blade II’, de Guillermo del Toro

evnt54b70950eed8fTítulo original: Blade II.

Director: Guillermo del Toro.

Reparto: Wesley Snipes, Kris Kristofferson, Ron Perlman, Leonor Varela, Norman Reedus, Thomas Kretschmann, Matt Schulze, Danny John-Jules, Donnie Yen, Karel Roden.

Guión: David S. Goyer.

Música: Marco Beltrami.

Duración: 117 minutos.

Distribuidora: TriPictures.

Estreno: 22 de marzo de 2002 (Estados Unidos), 19 de abril de 2002 (España).

Volver a los tiempos en los que el cine de cómic era todavía una rareza es algo peculiar. De aquellos años surge Blade, en realidad la primera franquicia Marvel que dio el salto a la gran pantalla en la era moderna, antes incluso de que llegara el X-Men de Bryan Singer (aquí, su crítica) o el Spider-Man de Sam Raimi (aquí, su crítica). Blade fue un inesperado éxito, mezcla del mundo del cómic y el de los vampiros que sorprendió al triplicar su presupuesto en taquilla. Bienvenidos al maravilloso mundo del cine, que responde a cada éxito económico con una secuela. ¿El problema? Que no se encontró una idea novedosa que contar, por lo que el camino a seguir por el personaje, un vampiro con todos sus poderes pero casi ninguna de sus debilidades y que evita la sed de sangre con un suero artificial, es el más trillado posible. No es una repetición de la primera película, al menos eso sí se le puede conceder, pero es la clásica unión del héroe con los villanos a los que quiere dar caza, unidos frente a un mal común y más poderoso. Tópico, sin duda, y sin muchos más puntos de interés que los de seguir viendo a Wesley Snipes haciendo prácticamente de sí mismo con colmillos y gafas de sol y evaluar la aportación de Guillermo del Toro a la franquicia, con un dominio más claro de la acción pero con un tono noventero (dicho esto de forma peyorativa) bastante evidente

En realidad, Blade II es el clásico entretenimiento pasajero que ha venido moviendo el cine de acción, el de fantasía y hasta el de cómic durante muchísimo tiempo, de esos que se ven y se disfrutan con cierta solvencia con la misma facilidad con la que se acaban olvidando. No hay nada en la película, escrita como la primera entrega por el ahora popular (y polémico por su visión del mundo de DC) Davis S. Goyer y dirigida por Del Toro antes de que se le confiara el universo cinematográfico de Hellboy y tras una primera incursión en Hollywood, Mimic, que sorprenda. No lo hacen sus personajes, un Blade que casi parece un secundario en la trama; tampoco los aliados del vampiro, empezando por un Kris Kristofferson casi en piloto automático a pesar de que al retomar los eventos de la primera entrega se le da un papel dramático muy activo en la trama; ni mucho menos el más que visto grupo de mercenarios, del que se quiere destacar a un Ron Perlman que pasó aquellos años interpretando personajes muy similares a este y que, al menos, sí aporta el carisma que necesita la película y que los aliados circunstanciales de Blade no terminan de aportar, ni siquiera el único papel femenino de la película, Nyssa, interpretada por Leonor Varela, y que es quien más sufre lo tópico que es el guión.

La trama coloca a Blade junto a los vampiros que persigue luchando contra un supervampiro que, precisamente, se alimenta de bebedores de sangre y les contagia como si fuera un virus. La historia dice que el plan inicial era que este villano fuera Morbius, el gran vampiro del universo Marvel, pero que se transformó en el Jared Nomak que interpreta Luke Goss ante la negativa de la editorial a dar el permiso para utilizar a Morbius. Ahí acaba toda la vinculación de la película con las viñetas, ya que se nota que la preocupación de Del Toro está, precisamente, en el nuevo villano, en su aspecto visual, muy bien anclado en el imaginario personal del director de Cronos y El laberinto del fauno. De hecho, eso es lo mejor de la película, la recreación de este supervampiro en la pantalla, partiendo de un diseño atrevido sobre el papel y que los efectos visuales de comienzos del pasado siglo ya permitían llevar al cine. Incluso se puede considerar como una influencia para alguna que otra criatura vampírica que se ha visto después. Eso y las primeras coreografías de batalla hacen que la nota de Blade II se eleve lo suficiente como para llegar a un modesto aprobado y para ocultar medianamente bien las flaquezas de su historia, creada más por la necesidad de seguir explotando el éxito comercial que por la de contar algo trascendente.

Desprovistos de expectativas, Blade II cumple con su función, eso no se le puede negar, por mucho que, efectivamente, no haya demasiado que rascar en la película más allá de su estética y del diseño de este supervampiro. Wesley Snipes, que gozó de una sorprendente fama como héroe de acción en aquellos años, no es suficiente para sostener una película, no lo era ya en la primera, en la que fue devorado por su antagonista, Stephen Dorff, y no lo es tampoco en la secuela, en la que se nota que a Del Toro le interesan mucho más sus aportaciones que el mismo personaje central. No hay otra forma de entender que se incline tanto la balanza hacia el villano o hacia el personaje de Perlman o que el recuerdo más claro que quede de la película sea el cameo doble de Santiago Segura, algo de hecho habitual en las producciones del director mexicano y que no hará demasiada gracia a quienes no tengan ya una simpatía previa por el cómico español porque supone una ruptura absoluta del ambiente comiquero noventero de cuero negro y ambientes sombríos que tanto se utilizó en aquellos años. Blade II es un ejemplo de manual de cómo se hacían antes las secuelas, sin ganas de ampliar universos sino de seguir saqueando bolsillos, y hoy en día su recuerdo se debe sobre todo al nombre de su director más que al resultado que realmente dio en la pantalla.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 2 diciembre, 2016 por en Cine, TriPictures y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: