Cómic para todos

‘Star Trek. La ciudad al borde de la eternidad’, de Harlan Ellison, Scott y David Tipton y J. K. Woodward

portadast-laciudadalbordeeternidadEditorial: Drakul / Likantro.

Guión: Harlan Ellison, Scott y David Tipton.

Dibujo: J. K. Woodward.

Páginas: 128.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Noviembre 2016.

No es la primera vez que el cómic convierte en realidad lo que el cine o la televisión sólo habían podido soñar y no pudieron ver, bien por limitaciones técnicas y presupuestarias o bien por los caprichos de unos estudios siempre dispuestos a limitar la creatividad de sus autores. Eso que ganamos los aficionados a las viñetas, que accedemos a versiones mucho más cercanas a lo que imaginaron los autores. Eso mismo es lo que sucede con Star Trek. La ciudad al borde al eternidad, uno de los más grandes episodios de la serie original, uno de los que más valoran los aficionados, que ahora, de la mano del cómic, encuentra su versión definitiva. Harlen Ellison escribió el guion original del episodio, los hermanos Scott y David Tipton lo han adaptado y J. K. Woodward le ha dado una forma bellísima con sus dibujos para crear uno de esos tebeos que exceden el interés del trekkie. Para este será algo gozoso y memorable, único en realidad. Pero es que estamos ante un formidable tebeo de ciencia ficción, en sus palabras y en sus dibujos, incluso para quienes nunca se hayan acercado a las aventuras de la tripulación del Entreprise y no estén familiarizados con Kirk y Spock. El hecho de trascender la marca Star Trek, incluso siendo puro Star Trek, es la mejor muestra de que no hay que tenerle ningún miedo ni al género ni a la franquicia.

Partamos de la base de que el guion, por sí solo, es francamente bueno. Olvidémonos de que se tardaron diez meses en darle la forma definitiva que vio en la pequeña pantalla en abril de 1967 o las disputas que hubo entre Ellison y Gene Roddenberry, también con los ejecutivos de la NBC por los problemas presupuestarios. Simplemente, disfrutemos con una fascinante historia de ciencia ficción, maravillosa variación del viaje en el tiempo. La idea de Ellison es brillante. La forma en que los hermanos Tipton lo han llevado al cómic, también. No sólo no sufre por el salto de medio sino que casi da la impresión de que estaba pensado para las viñetas, viendo la espléndida ejecución de las escenas más trascendentes o el buen uso del cliffhanger para poner fin a cada uno de los cinco episodios en que se divide el relato. Destaca su punto de partida de ciencia ficción pura, con sus teorías sobre los viajes en el tiempo y la forma sutil en que cambia el mundo cuando se altera el pasado, pero lo que resulta increíblemente hipnótico es cómo influye el viaje en Kirk y cómo lo observa Spock como el siempre desapasionado e imparcial observador que es el vulcano. Si Star Trek siempre fue un conflicto emocional constante entre ambos personajes, La ciudad al borde de la eternidad es un bellísimo ejemplo de lo que se podía contar con esta confrontación.

El dibujo fotorrealista de J. K. Woodward no hace sino contribuir a que el cómic sea una magnífica pieza. Ese estilo permite que los protagonistas tengan, efectivamente, los rasgos de William Shattner, Leonard Nimoy o Joan Collins, actriz invitada en este episodio, pero al mismo tiempo, y prescindiendo de artificios informáticos, logra una calidad visual fascinante, a la altura de lo que Star Trek merece en sus escenas de género, pero con una categoría dando forma a lo cotidiano que asombra. No hay más que ver la formidable conversación entre Kirk y Spock que se desarrolla en el cuarto de los cinco números de esta historia, auténtico corazón emocional y moral del relato. Aunque no logra el mismo nivel de brillantez en algunas de las escenas en las que más movimiento hay, lo que en realidad supone un reto para cualquier ilustrador que apueste por un estilo como este, eso no es más que un pequeño defecto en un trabajo formidable. Si La ciudad al borde de la eternidad es para muchos el mejor momento de Star Trek en su ya extensísimo desarrollo por el cine y la televisión, hay que dejar claro que esta adaptación al cómic no se queda nada lejos. Si hay una manera de explicarle a alguien qué es Star Trek, este tebeo se acerca mucho a lo que tendría que ser. Estamos ante una gozada que juega con habilidad con la nostalgia y con la calidad. Una maravilla no sólo para fans.

El volumen incluye los cinco números de Star Trek: Harlan Ellison’s the City on the Edge of Forever, publicados originalmente por IDW entre junio y octubre de 2014. El contenido extra lo forman una introducción y un epílogo de Harlan Ellison, las portadas originales de Paul Shipper y Juan Ortiz, unas notas finales del editor Chris Ryall y un portafolio anotado de curiosidades comentado por J. K. Woodward y David y Scott Tipton.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: