Cómic para todos

‘El tercer testamento. Julius’ 1, de Alex Alice, Xavier Dorison, Robin Recht y Timothee Montaigne

el-tercer-testamento-julius-yermoEditorial: Yermo.

Guión: Alex Alice y Xavier Dorison.

Dibujo: Robin Recht y Timothee Montaigne.

Páginas: 184.

Precio: 38 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Octubre 2016.

A finales de los años 90, Xavier Dorrison y Alex Alice publicaron los cuatro álbumes de El tercer testamento, y la serie se convirtió en uno de los títulos más apetecibles del cómic europeo del momento. Su éxito hizo que una década más tarde llegara un relato tan relacionado que no pudo dejar de utilizar el mismo título en su cabecera: El tercer testamento. Julius. En otro momento, en otro lugar y con otros personajes, con una esencia intacta. Y, sobre todo, con un primer álbum sencillamente extraordinario (no por casualidad el único que coescriben Dorrison y Alice antes de que el segundo se quede con esa función en solitario) en el que Julius, un general romano, se ve viendo intoxicado por elementos de la fe cristiana a causa de un esclavo que muestra la misma contención y casi el mismo aspecto del propio Jesucristo. El segundo libro, dividido en dos álbumes, dispersa algo más la historia, embarcando a los protagonistas en un viaje buscando una revelación divina, y eso se antoja algo menos logrado, pero la forma en la que finalizada este primer volumen es tan espléndida que los puntos irregulares se acaban pasando por alto con una facilidad asombrosa. Alice ha sabido recoger con mucho acierto el testigo de Dorrison en esta franquicia y desde luego sabe cómo atrapar al lector incluso aunque las cuestiones de fe le sean ajenas.

Primero con Dorrison y después en solitario, Alice consigue casi siempre que el juego entre fe y leyenda sea lo más atractivo de Julius en este primer volumen. La contraposición entre el escéptico general romano y el creyente cristiano es formidable, pero no sólo por sí misma, sino también por el espléndido encaje histórico, político y social que inventan los autores para esa situación. Es un delicado trabajo de orfebrería en el que nada está dispuesto al azar, ni siquiera sus elementos más fantásticos. Y todo contribuye precisamente a eso, a que se esté disputando una batalla de fe cuyo resultado siempre es incierto porque ni siquiera sus mismos jugadores son capaces de mantenerse rocosos en sus posiciones, lo que supone el mayor acierto de la historia porque hay un constante cambio, siempre bien justificado, y los bandos se van removiendo. Así funciona la fe. Así funciona la vida. De esa manera, Dorrison y Alice humanizan a sus personajes hasta un punto increíble. Y aunque el libro segundo de este primer volumen lleva la historia hacia terrenos más aventureros, nunca se pierde el foco del relato, como evidencia el espléndido final abierto de estas páginas, colofón a una lectura magnética, ejemplo perfecto de cómo se puede utilizar la historia o incluso la religión para dar forma a una historia de ficción, como ya lo fue en su momento El tercer testamento.

Alice, que dibujó El tercer testamento, cede los lápices en esta ocasión a otros dos dibujantes. Robin Recht se ocupa del primer libro y Timothée Montaigne se ocupa del segundo. Los dos ofrecen un resultado espléndido y fiel a un estilo muy definido, el mismo que ya se había trazado en la obra original. De hecho, si no se presta atención a los créditos iniciales casi parece difícil diferenciar el trabajo de Recht y Montaigne. Sí hay matices, elementos que cada ilustrador afronta de manera diferente, pero la idea de dar a Julius un enfoque claro y personal prima por encima de los personalismos. Incluso se puede decir que esa continuidad viene ya desde El tercer testamento. Al margen de estos detalles, Julius es una obra visualmente impecable. Espléndida en el diseño de sus personajes, con un Julius que se asemeja a Marlon Brando, formidable en la construcción de los escenarios para lograr un salto absoluto a la época descrita y con una manera espléndida, tanto por parte de Recht como de Montaigne, de provocar las sensaciones de sorpresa y magia que en cómic no son tan fáciles de conseguir para que las dudas sobre la fe se instalen también en el lector. Este primer volumen de Julius tiene muy pocos errores e incontables aciertos, por lo que se convierte en una de esas lecturas que merece la pena hacer e incluso rehacer para encontrar nuevos matices.

El volumen incluye los tres primeros álbumes de Le troisième testament: Julius, publicados originalmente por Glénat en octubre de 2010, noviembre de 2011 y el mismo mes de 2013. El único contenido extra son las portadas originales.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: