CÓMIC PARA TODOS

‘Juliette. Los fantasmas regresan en primavera’, de Camille Jourdy

p-julietteEditorial: La Cúpula.

Guión: Camille Jourdy.

Dibujo: Camille Jourdy.

Páginas: 224.

Precio: 30 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Octubre 2016.

Con Juliette, Camille Jourdy confirma muchas de las características que ya hicieron de su anterior trabajo publicado en España, Rosalie Blum (aquí, su reseña). Le gusta el realismo. Le gusta el protagonismo de la mujer. También que un nombre femenino sea título de su trabajo aunque en realidad lo suyo sean mosaicos mucho más amplios. Y disfruta hablando de lo cotidiano pero desde un punto de vista tragicómico, a veces divertido y desenfadado, a veces dramático y muy intenso. En esa mezcla se muestra muy cómoda. Y aunque el desenlace de Juliette puede dejar algo frío porque no se deja llevar por lo más bonito, ese final feliz made in Hollywood que en muchas ocasiones se convierte en una concesión narrativa excesiva, es, en realidad, lo más oportuno. La vida es así. Y eso es precisamente lo que captura Jourdy con mucha facilidad, la vida tal y como es. En este caso opta por una visión muy melancólica, personificada en Juliette, centro en algunas ocasiones del relato pero ni mucho menos protagonista única de este relato coral. Pero al mismo tiempo se nota que la autora quiere creer en que la vida puede ofrecer segundas y hasta terceras oportunidades. De eso va en realidad la novela gráfica, una que apuesta por personajes maduros pero perdidos, que buscan la manera de vivir con los errores que han cometido.

Juliette vuelve a casa. Poco nos cuenta Jourdy de su vida previa, y aún así consigue que nos metamos de lleno en su angustia vital, en un momento en el que no sabe muy bien qué rumbo tomar y por eso decide dar un paso atrás y regresar al punto de partida. Desde su callada actitud, Juliette se convierte en testigo de lo que hay a su alrededor casi tanto como la propia autora, y entre ambas nos van introduciendo a los lectores en vidas que no están mucho mejor que la suya a pesar de que se siente miserable y perdida. No es fácil definir Juliette porque, a diferencia de lo que sucedía en Rosalie Blum, aquí el foco es algo más amplio. No es una obra sobre la familia, aunque sí sea el centro esencial de la novela gráfica. Juliette, su hermana y su escarceo extramatrimonial, sus padres separados, su abuela con lagunas de memoria y algún que otro secreto del pasado son el eje emocional de la obra. Pero tampoco se puede desdeñar el brillante papel que desempeña Polux, un hombre ya maduro y solitario que, de repente, descubre qué falla en su vida de la forma más casual. ¿Llega Juliette a muchas conclusiones? Probablemente no, pero es que tampoco parece que sea el objetivo de Jourdy, una autora que sabe cómo recortar un trozo de vida, enmarcarlo en sus obras, mostrarlos en viñetas de una manera muy emotiva y personal y darles una forma de historia más o menos cerrada.

Su estilo como dibujante sigue manteniendo las mismas dudas que podía haber dejado Rosalie Blum. Por un lado, sus personajes son carismáticos y fácilmente identificables. Su trazo, sencillo y adecuado. Sus colores, vivos y realistas. Pero algo no termina de encajar. Puede que sea el movimiento, porque las emociones sí traspasan la viñeta con facilidad para llegar hasta el lector, y eso es algo que tiene un mérito incuestionable si tenemos en cuenta los escasos trazos con los que compone cada rostro, porque incluso en los silencios, que en algunas secuencias son prolongados para poder aprovechar la personalidad tranquila de Juliette, los gestiona bastante bien. En todo caso, en ocasiones parece que utiliza demasiadas viñetas para contar algo que ya ha quedado claro, y como se agolpan un gran número de ellas en cada página puede parecer que el relato se mueve a una velocidad mucho más lenta de lo que en realidad requieren los sentimientos que vuelca en cada secuencia. No es que el dibujo lastre la historia, pero sí que parece claro, como ya sucedió con Rosalie Blum, que Juliette es mucho más por lo que cuenta que por cómo lo cuenta. En cualquier caso, Jourdy sigue siendo una autora a la que merece la pena leer por lo fácil que se adentra en los corazones y en las psicologías de sus personajes.

Actes Sud publicó originalmente Juliette, les fantômes reviennent au printemps en febrero de 2016. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 noviembre, 2016 por en Actes Sud, Camille Jourdy, Cómic, La Cúpula y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: