CÓMIC PARA TODOS

‘Promethea’ 2, de Alan Moore y J. H. Williams III

promethea_vol1-2Editorial: ECC.

Guión: Alan Moore.

Dibujo: J. H. Williams III.

Páginas: 336.

Precio: 31,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Agosto 2016.

Hay una curiosa paradoja en Promethea que ya había quedado clara en el primer volumen (aquí, su reseña), pero que en este segundo se agudiza hasta extremos de una erudición fascinante. No hay nada más propio del machismo imperante en el cómic durante demasiadas décadas que una protagonista femenina ligera de ropa capaz de protagonizar las mayores hazañas. Promethea encaja en ese perfil. Pero para comprender sus historias de una forma plena y toal, hay que estar provisto de un bagaje cultural inmenso. Es Alan Moore. Y Alan Moore escribe así. Con una genialidad fascinante, ofreciendo a sus dibujantes caramelos para que se puedan mostrar como artistas excepcionales y con tantísimos niveles de lectura que es imposible agotar todo el contenido en un primer repaso de sus obras. Podríamos listar la enorme cantidad de referencias culturales, sociales y mitológicas que Moore introduce en este fascinante viaje que supone este segundo libro, pero lo mejor es descubrirlas paso a paso, tal y como él las escribió y como un J. H. Williams III en estado de gracia las fue creando para deleite de la vista. Y ahí está la paradoja: Promethea entra por los ojos de una manera increíblemente sencilla, intuitiva e inmediata, pero es a la vez una lectura compleja hasta el infinito, por su forma y por su fondo.

Ojo, porque esto también tiene su peligro y la mayor virtud de esta serie, sobre todo en este punto, es también lo que rompe por completo la ilusión de un relato fácil o previsible. Quien espere un contenido menos erudito se va a encontrar una lectura compleja y elaborada. Y es que en ese terreno Moore es un auténtico genio. Son muchos los cómics que ha escrito en los que propone juegos intrincados a los lectores. En este caso, el bombardeo de información es bestial, en cada número se aborda una etapa diferente de un viaje, el que emprenden Sophie y Barbara, las dos últimas encarnaciones de Promethea, que en todo momento es hipnótico. Y no sólo por el excepcional dibujo de J. H. Williams III, al que ahora iremos, sino por todo lo que propone Moore, que casi parece atreverse a hacer La divina comedia de Dante aplicada al cómic de superhéroes y expandiendo los escenarios y las referencias culturales hasta límites insospechados. Moore, quizá consciente del altísimo nivel que propone, va introduciendo sobre todo en los números finales de esta odisea elementos que sustentarán el siguiente volumen, elementos mucho más terrenales y de acción, sin vueltas de hoja aparentes. Pero todo tiene un poso tan extraordinario que da igual perderse alguna referencia, incluso algún escenario, porque eso siempre puede aparecer incluso en una subsiguiente lectura.

Porque en la primera, como seguramente en todas las que se hagan, el dibujo de J. H. Williams se va a entender como soberbio. No es que a Moore se le ocurran formas extraordinarias de mostrar diferentes dimensiones y anillos de este universo que recorren Sophie y Barbara, es que Williams firma una auténtica salvajada de tebeo, sin límite alguno ni en lo visual ni en lo narrativo, atreviéndose con todos los escenarios imposibles que le lanza Moore y haciendo de ellos absolutas maravillas. Con permiso de Kevin O’Neill y lo que este ha logrado en The League of Extraordinary Gentlemen (aquí, reseña de su primer volumen), Williams III se convierte aquí en el dibujante perfecto para interpretar la inabarcable imaginación del escritor. La forma en la que planifica la página, dibuja, combina estilos y plasma cada uno de los anillos por los que viajan las dos Prometheas es fascinante. Sin ambages. Sin medias tintas. Cada página es una obra de arte y el volumen completo es algo que se sale de las escalas. Es uno de sus grandes trabajos, es probablemente de lo mejor que ha encontrado Moore en sus dilatada carrera y es algo que merece la pena ver, repasar, analizar y seguir disfrutando una y mil veces. Si Promethea es lo que es, un cómic más que recomendable, no es sólo por el siempre reverenciado nombre de Moore. Es también porque Williams III lo borda.

El volumen incluye los números 13 a 23 de Promethea, publicados originalmente por DC Comics a través de su sello Vertigo entre abril de 2001 a diciembre de 2002. El contenido extra lo forman las portadas originales de J. H. Williams III y un portafolio de bocetos y de elaboración de las portadas a cargo del ilustrador.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 noviembre, 2016 por en Alan Moore, Cómic, ECC, J. H. Williams III, Vertigo y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: