CÓMIC PARA TODOS

‘Invencible. Ultimate Collection’ 7, de Robert Kirkman y Ryan Ottley

invencible-ultimate-collection-vol-7Editorial: Aleta.

Guión: Robert Kirkman.

Dibujo: Ryan Ottley.

Páginas: 312.

Precio: 34,95 euros.

Presentación: Cartoné con sobrecubierta.

Publicación: Mayo 2016.

Cuando uno se pone a pensar en cómo definir Invencible es cuando se puede dar cuenta de que es un tebeo de esos que merece la pena leer. Es, casi como cualquier cómic de superhéroes desde que Marvel diera una nueva vida al género en los años 60, un auténtico culebrón, familiar, romántico y de desarrollo personal. ¿Recordamos el Spiderman más clásico? Influencia directa de Robert Kirkman sin ninguna duda. Pero es también un tebeo de acción desbordante, de una violencia descarnada y casi sin límites, hasta el punto de que hay peleas que parecen sacadas de alguna mente impregnada de gore. Ryan Ottley no se corta lo más mínimo para mostrar los resultados de los choques de titanes que imagina Kirkman… y el caso es que no hay razón para ocultarlo. Y sí, entre otras muchas cosas más, es una buena historia de superhéroes que disfruta de una estructura casi televisiva. ¿Quién forma parte del público objetivo de Invencible con esas premisas? Todo el mundo. Así de sencillo. Y llegando hasta el séptimo volumen de esta Ultimate Collection, queda aún más claro. Cómo enganchan Kirkman y Ottley, que incluso cuando se tiene cierta sensación de estancamiento acaban dándole la vuelta a la tortilla de una manera impactante y casi siempre brillante para que el tebeo se vaya renovando número a número sin perder su esencia.

La saga de la Guerra Viltrumita, centro de este séptimo volumen, es, de alguna manera, una espléndida definición de lo que es Invencible. Kirkman nunca pierde de vista que tiene un protagonista que arrancó en su adolescencia y que hoy ya es un joven adulto de veinte años. Su vida ha ido cambiando mientras vivía sus aventuras, algunas más divertidas y otras mucho más dramáticas. La mezcla de ambas cosas siempre ha sido esencial para entender la serie. Y poner a Mark en encrucijadas imposibles es marca del autor. La forma en la que soluciona la Guerra Viltrumita es bestial. Es algo que casi se puede hacer sólo en una serie como Invencible. Tratar como trata asuntos como la belleza femenina y sus problemas, también. Y es increíble como ambas cosas acaban relacionadas por medio de Atom Eve, uno que podría haber dado para una serie tan longeva y brillante como esta si Kirkman hubiera querido desgajar su protagonismo a otra cabecera. Pero es que aquí funciona tan bien como motor emocional de la vida de Mark, como uno de ellos, que es entendible que no lo haya hecho. Kirkman, desde luego, maneja a su antojo los tiempos (seis meses de Guerra Viltrumita se pasan en un suspiro) y la forma en la que ha adecuado los temas al cambio a la edad adulta de Mark es brutal. A veces parece que se repite. Pero no es así. Es que Kirkman nos maneja a su antojo.

En realidad, Kirkman y Ottley. No es nada fácil conseguir un efecto similar en una brutal escena de batalla espacial con los puños, con sangre empapando a dos personajes que no son capaces de detenerse, y en una confesión íntima de una pareja que no sabe si va a volver a verse. Ottley lo hace. A estas alturas ya no es necesario decir que estamos ante el dibujante por excelencia de Invencible, pero no está de más seguir deshaciéndonos en elogios hacia alguien que ha conseguido que la serie tenga un aspecto tan definido y brillante durante tanto tiempo. El carisma que aporta a cada personaje y a cada escena es algo muy complicado de lograr con semejante nivel de acierto. Y ojo a la manera en que cobran significado las viñetas más grandes, no siempre asociadas a lo que uno puede esperar de un cómic de superhéroes, lo más espectacular, las batallas, las presentaciones de personajes, porque evidencian que, por muy clásico que parezca todo, estamos ante una forma muy imaginativa de dibujar cómic de superhéroes. El número 79 original es, en ese sentido, un manual maravilloso de cómo conjugar ambas cosas. Invencible, siendo la serie que es, vive también sus altibajos, pero lo más baja tiene un nivel tremendo, por lo que sigue siendo una de esas series que merece la pena recorrer de principio a fin.

El volumen incluye los números 71 a 84 de Invincible, publicados originalmente por Image Comics entre abril de 2010 y noviembre de 2011. El contenido extra lo forman las portadas de Ryan Ottley y un extenso portafolio comentado por Kirkman y Ottley.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 noviembre, 2016 por en Aleta, Cómic, Image, Invencible, Robert Kirkman, Ryan Ottley y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: