Cómic para todos

‘Metabarón 2. Khonrad, el Antibarón’, de Jerry Frissen y Valentin Sécher


metabaron-002Editorial: Yermo.

Guión: Jerry Frissen.

Dibujo: Valentin Sécher.

Páginas: 56.

Precio: 16 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2016.

Olvidemos todo lo que podía no funcionar de manera precisa en el primer volumen de Metabarón (aquí, su reseña), porque en este segundo, Khonrad, el Antibarón no sólo se soluciona sino que le pega un impulso bestial a la narración. De hecho, leyendo esta segunda mitad del díptico que forma este primer ciclo de la serie, que así se anuncia al cierre del libro, casi se antoja innecesaria la primera parte que habíamos leído. Aquella era una presentación de un universo que, en realidad, ya conocíamos de los trabajos de Alejandro Jodorowsky. Pero es que Khonrad, el Antibarón, es una sensacional historia cerrada en sí misma, de origen, pero también de continuación fluida de los hallazgos del inspirador de esta serie. Si el dibujo de Valentin Sécher es igualmente impresionante que en la anterior entrega, Willhem-100, el Tecnoalmirante, el guión de Jerry Frissen hace salta por los aires todas las limitaciones de las que hacía gala en la mitad anterior para convertirse en un relato brutal, violento, fascinante y épico. Es verdad que hay cabos sueltos de la primera entrega que se solucionan con lo que vemos en estas páginas, pero el tono expositivo con el que se había presentado Metabarón adquiere aquí una velocidad y un ritmo endiablados gracias a una historia de resonancias mitológicas que fascina de principio a fin.

Frissen había mostrado bien qué clase de historia y de universo podríamos ver en esta serie, pero el acelerón que pega todo en este volumen es bestial. Desde la aparentemente sosegada escena inicial hasta la forma en que se resuelve el papel en esta historia del personaje que en ella se presenta, la bella Eris, pasando por un clímax excepcional, que cierra muchas tramas en sí mismo pero que es a la vez una puerta abierta a que Metabarón se extienda hasta que Frissen quiera. Vuelve a ser una historia de antagonismos, pero mucho más profundos de lo que se había visto en Willem-100, el Tecnoalmirante, y eso que ese aspecto era lo mejor del primer volumen de la serie. La figura de Khonrad es la que provoca toda la fascinación. Él es el eje de todo lo que acontece en el libro, incluso a pesar de que tarde hasta catorce páginas en aparecer como adulto, tal y como se le ve en la portada, en una descarnada escena de nacimiento. En realidad es que son muchas las escenas extraordinarias las que escribe Frissen, lo que lleva a la inevitable conclusión de que estamos ante un tebeo que está endiabladamente bien escrito, que glorifica el escenario de ciencia ficción que ha heredado de Jodorowsky y que ve nacer a un personaje sensacional, llamado a formar parte de nuevos e igualmente fascinantes relatos.

Si el crecimiento de Metabarón con este segundo libro es palpable en cuanto a su historia, en lo que se refiere al trabajo de Frissen, en el dibujo estamos hablando de una continuidad sobresaliente, a veces incluso mejor. Sécher, desde un estilo hiperrealista, sigue marcando las líneas maestras de una interpretación brillante de la ciencia ficción más oscura y violenta. Su dibujo en Metabarón, entendiendo perfectamente las claves de este universo, sobresale en todos los aspectos que le pueden dar la épica que necesita la historia. Convence en lo más pequeño y en lo más grande, en los personajes más fuertes y en los más indefensos, en los escenarios más agrestes y en los más tecnológicos. Es un trabajo sencillamente brillante, de esos que uno no quiere que se acaben nunca, y que en cualquier caso va a seguir disfrutando al pasar una y otra vez las páginas del cómic en sucesivas relecturas. Y es que ahí es donde se nota el progreso. Willhem-100, el Tecnoalmirante era una buena lectura, una aceptable expansión de los universos creados por Jodorowsky, mientras que Khonrad, el Antibarón es un desarrollo fascinante de todo lo planteado previamente. Y con un acabado tan magnífico como el que ofrece Sécher, hay pocas dudas de que esta es una de esas excepciones sobre lo que se dice de las secuelas, aunque en realidad sea la segunda mitad de un todo todavía incompleto.

Les Humanoïdes Associés publicó originalmente el segundo álbum de Meta-BarónKhonrad l’anti-Baron, en junio de 2016. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 noviembre, 2016 por en Cómic, Jerry Frissen, Les Humanoïdes Associés, Valentin Sécher, Yermo y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: