Cómic para todos

‘Batman. Chamán’, de Dennis O’Neil y Edward Hannigan

gab_oneil_chamanEditorial: ECC.

Guión: Dennis O’Neil.

Dibujo: Edward Hannigan.

Páginas: 136.

Precio: 15,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2016.

Durante muchos años, Dennis O’Neil fue el gran gurú de Batman, escritor primero, editor después y una referencia para cualquier que quisiera reinterpretar el legado del Caballero Oscuro. Por eso no es de extrañar que él fuera quien inaugurara la primera serie regular del personaje en casi 50 años, y que lo hiciera con un arco argumental que se atrevía a buscar alguna rendija en el mismo origen de Batman, aprovechando momentos de Año uno (aquí, su reseña) y de alguna manera dándoles otro significado. Legends of the Dark Knight, que así se tituló esa cabecera, tenía un planteamiento distinto., Buscaba contar historias cerradas que ahondaran en los primeros pasos de Batman como vigilante y firmadas por equipos creativos diferente. Chamán fue la guía, la pauta, el corazón espiritual de la serie, por la forma en que abordó ese concepto y por su categoría como historia independiente. O’Neil, desde luego, siempre supo lo que hacía en Gotham y en el mundo que estaba a su alrededor, y el dibujo de Edward Hannigan supuso la guinda perfecta al arranque de esta nueva serie. Hoy Chamán sigue siendo una historia muy efectiva en la que si algo puede chocar es el trabajo de color de Richmond Lewis, a caballo entre épocas y sensibilidades muy distintas entre sí, pero los muchos aciertos de estas páginas siguen muy vigentes en cualquier caso.

Empezando por el retrato que O’Neil hace de Batman y, cosa que durante mucho tiempo no ha sido habitual, también de Bruce Wayne. El uno sin el otro no significa lo mismo, y por eso trazar un trasfondo espiritual al simbólico traje del murciélago es a todas luces una elección muy inteligente. Llevarlo a una zona montañosa y nevada, además, invita a pensar en el momento dorado de O’Neil al frente de las historias de Batman, aquel en el que la leyenda de Ra’s Al Ghul se formó para siempre, en lo que también supone un ejercicio nostálgico muy destacable. Pero Chamán no tiene mucho que ver con aquellos relatos, porque también es un homenaje a la cultura indígena norteamericana, sus leyendas y sus mitos, pero también un aviso de cómo la codicia de la civilización ha ido minando su supervivencia. Es un leve toque de denuncia muy bien mezclado con el simbolismo del mismo Batman como icono, pero está claramente presente en la historia, que además esquiva elementos tópicos en los que este tipo de relatos podría haber caído con facilidad, como su faceta romántica o la necesidad de un clímax espectacular en lo físico. Pero O’Neil apuesta sabiamente por lo simbólico, porque ese es en realidad el corazón de la historia y porque el final que elige le da una fuerza todavía más intensa a lo que ha contado en las primeras páginas del relato.

Si O’Neil es un tipo que conoce tan íntimamente a Batman, es lógico pensar que sus guiones están llenos de oportunidades para el lucimiento del dibujante de turno. En Chamán hay de todo, desde revisiones de la mencionada Año uno hasta el primer momento en el que Bruce Wayne se enfunda la capucha, pasando por la simbología indígena. Y de todo ello, Ed Hannigan saca un partido bastante notable. Destaca mucho más su Batman que su Bruce Wayne (y ojo a la splash page del Caballero Oscuro en las alturas de Gotham con la que decora el segundo número de la serie, prácticamente un póster por su bellísima factura), pero en general estamos ante un trabajo francamente completo. Como se ha mencionado antes, el color es algo que lleva directamente la historia a la época en la que fue publicada, finales de los 80, porque juega con paletas muy diferentes y en ocasiones poco realistas, pero eso mismo, teniendo en cuenta el tema de la historia, hace que el dibujo de Hannigan destaque en momentos en que a lo mejor habría sido algo más rutinario. Ese adjetivo lo esquiva Chamán en todo momento y por eso es una auténtica gozada revisar este relato más de 25 años después de que viera la luz por primera vez, siendo mucho más que una celebración del éxito de Batman en los cines.

El volumen incluye los cinco primeros números de Legends of the Dark Knight, publicados originalmente por DC Comics entre noviembre de 1989 y marzo de 1990. El contenido extra lo forman una introducción de Kevin Dooley y las portadas originales de George Pratt.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 noviembre, 2016 por en Batman, Cómic, DC, Dennis O'Neil, ECC, Ed Hannigan y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: