CÓMIC PARA TODOS

‘Batman y Robin eternos’ 4 y 5

batman-y-robin-eternosEditorial: ECC.

Guión: James Tynion IV, Scott Snyder, Ed Brisson, Tim Seeley y Scott Lobdell.

Dibujo: Marcio Takara, Fernando Blanco, Roger Robinson, Christian Duce, Andrea Muti, Goran Sudzuka, Scot Eaton, Tyler Kirkham, Paul Pelletier, Roge Antonio, Geraldo Borges, Tony S. Daniel y Jack Herbert.

Páginas: 128 / 104.

Precio: 12,50 / 9,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Julio / Agosto 2016.

A la espera del gran y probablemente abierto final, Batman y Robin eternos está dejando sensaciones parecidas a las de Batman eterno (aquí, reseña de su primer número), la serie de la que claramente parece desgajarse en todo, en sus propósitos y en su narrativa. Y eso no es del todo positivo, porque ambas series han demostrado ser capaces de dejar momentos interesantes, de recuperar a personajes clave de la mitología del Caballero Oscuro y de ofrecer una acción frenética y entretenida, pero también de perder con facilidad al lector con su multiplicidad de escenarios e incluso con la pérdida de un foco claro. Batman y Robin eternos parecía que iba a tener una narración paralela interesante, y por ese lado el desequilibrio termina de confirmarse en estas dos entregas, justo antes de que se llegue a ese gran final prometido. La historia del pasado muestra a un Batman extraño y errático, mientras que a la del presente le falta precisamente su carisma. La excusa de reunir a toda la Batfamilia posible tiene su atractivo, pero en este punto parece algo estancada, como el elemento principal que daba picante a la historia, el hecho de que Batman hubiera podido recurrir a la villana de la función, Madre, para conseguir al mejor Robin posible. A la espera de ver cómo concluye, eso ha quedado en un plano secundario, oculta tras los viajes, los sobresaltos y las peleas.

Aunque parecía que Batman y Robin eternos iba a ser una glorificación de los diferentes Chico Maravilla que ha habido en la historia, una de las muchas que parece estar emprendido DC en los últimos tiempos con series como Grayson o Robin, hijo de Batman (aquí, reseña de su primer número) y eventos como La guerra de los Robin (aquí, su reseña), el caso es lo mejor llega en femenino. Cassandra Cain es, en este punto, el personaje más interesante para todo, por su pasado personal, por su presente en esta historia (la portada del cuarto número con ese murciélago de rojo sangre en el rostro es un claro indicativo) y por su relación con Harper, dramáticamente revolucionada por lo que sucede en la quinta entrega. Pero no hay que olvidar a Madre. Su historia de origen, la que narra con brillantez James Tynion IV en el último número de estas dos entregas, está también entre lo mejor. Antes, no obstante, hay algo de galimatías y caos, sobre todo cuando el escenario es el instituto St. Adrian, un sitio en el que se concentran los menores de edad con los que hacer que la historia parezca atrevida pero que en realidad tampoco deja tanto poso. Está por ver hasta dónde nos quieren llevar Tynion IV y Scott Snyder, el tándem que está detrás de toda esta serie, pero de momento la serie parece mucho más ruido que nueces.

En el dibujo, todo parecen buenas noticias si se acepta la base habitual, el hecho de que hay un desfile interminable de dibujantes motivado por el carácter semanal de Batman y Robin eternos y el hecho de que la editorial nunca quiere adelantar sus planes ante estos eventos. Es importante destacar al autor del primer número de los reseñados, un Marcio Takara fascinante que, no por casualidad, centra sus esfuerzos en Casandra. Scot Eaton es quien marca la pauta en la serie, es también quien dibuja un mayor número de páginas. Entre lo mejor también se puede destacar el número de Paul Pelletier, o el de Tony S. Daniel, que despliega su habitual y siempre agradecida espectacularidad en la historia de origen de Madre, dándole a la serie algo más de empaque. Batman y Robin eternos se lleva mucho mejor en lo visual que en lo argumental, porque mientras que el dibujo no defrauda a pesar de los lógicos altibajos derivados del cambio continuo de ilustrador, los guiones conducen a la dispersión más que a la unidad. Cabe esperar que el último número pueda cambiar esa sensación, pero el recuerdo de Batman eterno no es el más halagüeño, puesto que aquella fue una serie que fue de más a menos y que acabó desinflada precisamente por lo imposible de su clímax. Veremos qué sucede con esta.

Los números 4 y 5 de la serie contienen los números 13 a 21 de Batman and Robin Eternal, publicados originalmente por DC Comics entre diciembre de 2015 y febrero de 2016. El único contenido extra son las cubiertas originales de Carlo Pagulayan, David Finch, Guillem March, Tony S. Daniel y Paul Pelletier.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: