Cómic para todos

‘7000 millones de agujas’ 1, de Nobuaki Tadano

7000_millones_agujas_1_1024x1024Editorial: Milky Way.

Guión: Nobuaki Tadano.

Dibujo: Nobuaki Tadano.

Páginas: 196.

Precio: 8 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Agosto 2016.

Partiendo de una novela de Hal Clement publicada en 1950, titulada originalmente Needle (aguja) pero rebautizada como Persecución cósmica, Nobuaki Tadano ha construido un curioso manga seinen. 7000 millones de agujas, que es el título de esta serie, arranca intrigando. Y eso es bueno, porque su protagonista es Hikaru, una adolescente muy encerrada en sí misma, que le cuesta entablar no ya amistades sino incluso contacto con otras personas. Como la premisa de la historia es que un ser alienígena incorpóreo ha encontrado acomodo en el interior de esta muchacha, lo que hace Tadano es enmarcar esa propuesta de ciencia ficción en lo que también es un análisis sobre la adolescencia y cómo afectan las circunstancias más difíciles en ese momento de la vida. Es ahí donde 7000 millones de agujas encuentra en un escenario atractivo en el que enmarcar esa persecución de la que habla el título traducido de la novela original. Ese ser oculto busca a un asesino igualmente incorpóreo, que tiene otro huésped en un chico de la misma edad que la protagonista. El retrato juvenil es, al menos en este primer volumen, mucho más interesante que la historia de ciencia ficción, por lo menos en lo que se ve en su tramo final, que es mucho más desatado. La sutileza inicial deja paso a un espectáculo mucho más grandilocuente que, aún manteniendo el interés, no es tan brillante.

Y es que Tadano parece estar mucho más cómodo en el mundo interior de Hikaru que en el enfrentamiento épico que cierra esta primera entrega de la serie. Eso se ve en la sutil y precisa evolución que sufre la protagonista, y lo bien que va dosificando la información el autor en su progresiva presentación. Y aunque no se precisamente sutiles ni brillantes algunos diálogos iniciales de esa conversación entre Hikaru y Tengai, que es el nombre que se otorga esa entidad que habita en su interior, esa parte de 7000 millones de agujas sí que engancha con mucha facilidad, porque es una hábil mezcla entre esa introspección adolescente tan rica y que tantas veces se ha utilizado en la ficción con un escenario de ciencia ficción convincente aunque algo trillado que acaba encajando sin problemas en la clásica historia del bien contra el mal personificados en dos entidades antagónicas. Y aunque puede que el desarrollo de este primer acto de la serie sea algo lento, es cierto que eso encaja bastante bien en lo que quiere contar. Hikaru no es precisamente una adolescente que actúe con rapidez, sino que más bien le da vueltas a todas sus decisiones. Se ve en cómo se va acercando a otras chicas de su instituto o incluso en cómo cierra el trato que le propone Tengai para perseguir a la amenaza que se conoce como Maelstrom.

En lo visual, se puede decir que 7000 millones de agujas sí que tiene una frontera muy clara entre los dos escenarios que quiere mostrar. En la ciencia ficción, Tadano se desata, abraza sin problemas una violencia gráfica enorme e impactante. En las situaciones más cotidianas, al menos en apariencia, es donde se muestra algo más irregular. Por un lado, otorga un carisma impresionante a su protagonista, nos hace entender perfectamente esa batalla interior que sufre y que va conociendo en cuanto entabla contacto con la entidad invasora, y acierta al colocar esas escenas en entornos de lo más cotidiano. Pero al mismo tiempo es ahí donde están las viñetas que parecen menos trabajadas, menos completas. En cualquier caso, esto son pequeños matices, porque el trabajo de conjunto es notable. 7000 millones de agujas quiere sumergir al lector en dos mundos difíciles de conjuntar, el de una joven adolescente con poco contacto externo y el de una lucha intergaláctica cuyo episodio final va a tener lugar en la Tierra, y en los dos convence con bastante solvencia, incluso aunque el más cotidiano sea el más eficaz e incluso logrando que sea difícil anticipar cómo va a continuar la historia en cada momento incluso aunque sí se sienta que estamos pisando un terreno que no es el del todo novedoso.

Media Factory publicó originalmente el primer volumen de 70 Oku no Hari en noviembre de 2008. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20 octubre, 2016 por en Manga, Media Factory, Milky Way, Nobuaki Tadano y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: