Cómic para todos

‘Wonder Woman’ 13, de Meredith y David Finch

wonder_woman_13Editorial: ECC.

Guión: Meredith Finch.

Dibujo: David Finch y Miguel Mendonça.

Páginas: 104.

Precio: 9,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Julio 2016.

Hay dos problemas en este momento de Wonder Woman. Uno es el tiempo y otro es la imagen. El del tiempo resulta inevitable. Los Finch, Meredith en los guiones y David en el dibujo, tenían el claro objetivo de continuar con las tramas que convirtieron a la Wonder Woman de Azzarello en una de las mejores jamás escritas, y eso lo consiguieron con cierta facilidad, aunque llegados a este punto todo suena algo precipitado. Desde luego, lo es con la trama de Egeo y con la de Donna Troy, resueltas ambas en una confluencia que se antoja algo escasa para las ambiciones que parecía haber con ambos personajes. El tiempo es lo que no han tenido los Finch porque llega el Renacimiento de DC y la etapa tenía una fecha de caducidad que impedía crear tramas más complejas, pero se ha medido algo mal, porque ha quedado margen para historias cortas que, siendo simpáticas, son algo intrascendentes. Y en cuanto a la imagen, resulta curioso que Wonder Woman sea un personaje obligado a cambiar cada cierto tiempo de vestuario para ir cosechando fracaso tras fracaso para acabar volviendo al aspecto más clásico, reconocible y acertado que ha tenido siempre Diana, con pequeños matices para actualizar el traje a cada época. La armadura no funciona. Espectacular, sí. Pero no genera efecto especial alguno.

Con esos dos problemas, lo cierto es que se puede seguir afirmando sin miedo a equivocarnos que la etapa escrita por Meredith Finch va a acabar dejando un peor recuerdo en el lector de lo que realmente merece porque la comparación con Azzarello es tan inevitable como devastadora. Finch ha querido ser continuista y lo ha logrado, pero eso también implica que se le han escapado entre los dedos algunas oportunidades. Donna Troy era la más evidente y el punto y aparte que pone aquí en su historia no termina de hacer justicia a esas posibilidades, ni por su relación con Diana ni por la forma en la que se asoma al mundo real. Como las grandes tramas no encuentran el más adecuado de los finales y en realidad se ofrece un clímax francamente breve para volver prácticamente a la casilla de salida (esa sensación sólo se sacude cuando el cliffhanger del último número nos promete una entrega final más vinculada a la etapa de Azzarello), quizá lo más destacado de estos números esté en el enfrentamiento con Cheetah en La búsqueda del ojo, una sencilla historia autoconclusiva, casi de tono ochentero y en la que se apuesta por la clásica diversión superheroica sin complejos. Menos acertado resulta el otro número, el que cierra esta entrega, donde busca a una doctora especializada en toxinas de la que no sabemos nada ni tampoco parece importar.

Si Meredith Finch firma guiones solventes que, al menos, hacen fluir el relato de Wonder Woman, David Finch deja una impronta más notable en la serie. Y es una pena que sea con un traje de la protagonista que no convence porque en los primeros números sí había demostrado que su Wonder Woman podía dejar un gratísimo recuerdo en los aficionados. Hay algunas viñetas que no enganchan en absoluto (sacar de la página la mitad de la cara de la diosa de la paz en su pelea con Diana puede ser una de las decisiones más equivocadas en mucho tiempo), pero la espectacularidad que sabe imprimir a sus dibujos está fuera de toda duda. Meredith lo sabe y brinda a Finch muchas splash pages, muchas viñetas de gran tamaño y la oportunidad de lucirse en su acertada puesta en escena y en su magnífico dominio de la anatomía, sobre todo de la femenina, algo que es evidente viendo lo bien que sabe mover a Diana, a Donna o a Irene. El fill-in de Miguel Mendonça, que es justo la acertada historia con Cheetah, tampoco deja mal sabor de boca. Wonder Woman ha sido una de las mejores series de los Nuevos 52, y aunque sus pasos finales son mejorables lo cierto es que se mantiene la esencia de un buen tebeo que ha ayudado bastante a que Wonder Woman mantenga el puesto importante que merece en el universo DC.

El volumen incluye los números 45 a 48 de Wonder Woman, publicados originalmente por DC Comics entre octubre de 2015 y enero de 2016. El único contenido extra son las portadas originales de David Finch.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19 octubre, 2016 por en Cómic, David Finch, DC, ECC, Meredith Finch, Miguel Mendonça, Wonder Woman y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: