CÓMIC PARA TODOS

‘Agente secreto X-9’, de Dashiell Hammett y Alex Raymond

portada_secret-agent-x-9_alex-raymond_201601131232Editorial: Planeta Cómic.

Guión: Dashiell Hammett, Leslie Charteris.

Dibujo: Alex Raymond y Charles Flanders.

Páginas: 304.

Precio: 45 euros.

Presentación: Cartoné con sobrecubierta.

Publicación: Septiembre 2016.

Hoy totalmente olvidado, hubo un tiempo en el que la tira de prensa era un medio tan eficaz para el cómic como la revista o como hoy en día lo es el tomo. Hace tanto tiempo de aquello, que hay muchas cosas que parecen perdidas en la memoria e incluso que podrían parecer sacrilegios a la vista de un lector de hoy en día. ¿Qué pensaría hoy un lector aficionado al género negro si se le dijera que Dashiell Hammett, el autor de El halcón maltés, fue también el escritor que dio vida a una tira como Agente secreto X-9? Probablemente sea un dato que muchos lectores desconocen. Pero si a eso se añade que este trabajo es el empeño personal para sus periódicos de William Randolph Hearst, el magnate de la prensa que retrató Orson Welles en Ciudadano Kane, y que encima contó como dibujante con Alex Raymond casi al mismo tiempo que este lanzó las aventuras de Flash Gordon, probablemente la curiosidad se dispararía a niveles extraordinarios. Es verdad que Agente secreto X-9 es casi más fascinante en su concepción y en su creación que en su desarrollo posterior, pero sus historias son muy entretenidas. Progresivamente van empeorando, según la empresa va perdiendo la confianza en Hearst, su presencia se difumina y las historias se simplifican, pero al buen entretenimiento que proporciona se añade su valor histórico.

Agente secreto X-9 obliga a realizar un ejercicio de contextualización. Estamos en unos años, los 30, en los que el género negro es el preferido de la lectura popular. También tiene una parcela destacada en el mundo del cómic, en la que el superhéroe no ha hecho su irrupción. X-9 es la respuesta directa al éxito de Dick Tracy, y Hearst quiso autores de renombre para plantarle cara. Esa determinación se manifiesta en lo que, de largo, es lo mejor del libro, la larga y compleja primera historia, que se publicó a lo largo de nueve meses. Es ahí donde se puede apreciar la esencia del relato detectivesco, complejo y enmarañado que le gustaba a Hammett, con hombres peligrosos, mujeres fatales, damas en apuros y, sobre todo, con un agente federal protagonista capaz de realizar las proezas más inverosímiles, tanto en lo físico como en lo intelectual. A partir de ahí, que es precisamente cuando se duda del verdadero papel de Hammett en la cabecera, las historias son cada vez más cortas, cada vez menos ingeniosas y a veces se resuelven de una manera simple y precipitada. Es verdad que tras ese primer relato el carisma de X-9 ya hace que todo se lea con mucha facilidad, pero es imposible no notar los cambios tras el arrinconamiento primero del escritor y su marcha después para dejar los guiones en manos de Leslie Charteris.

En lo gráfico, la cuesta debajo de la serie llegó mucho más tarde porque Raymond aguantó mucho más tiempo en ella. Quien haya leído las aventuras originales de Flash Gordon sabrá que estamos ante un dibujante muy dinámico, que sabía aprovechar a las mil maravillas el pequeño espacio que tenía en cada viñeta para crear espléndidas escenas de acción. Eso se vive también en Agente secreto X-9, donde además consigue mostrar lo más turbio del noir, incluso con violencia física sobre las mujeres (algo que tras la creación del Comics Code Authority quedó prácticamente desterrado del plano), de una forma bastante realista, verosímil y con un trazo muy detallado. La tira de prensa, de hecho, en aquellos tenía un acabado mucho más definido que el comic-book, y eso se nota en esta serie. Raymond no sólo era un especialista en las escenas de acción, sino que además logra que escenarios y vehículos de toda clase y condición se integren perfectamente en lo que acaba siendo un título detectivesco modélico que, por desgracia, fue sufriendo penalidades poco a poco hasta desaparecer. Pero Agente secreto X-9 es un título importante desde el punto de vista histórico por todo lo mencionado y muy entretenido en su lectura, incluso cuando han pasado ya más de 80 años desde su creación.

El volumen contiene las tiras de Secret Agente X-9 de King Features Syndicate publicadas originalmente entre el 22 de enero de 1934 y el 31 de octubre de 1936. IDW publicó este recopilatorio en mayo de 2015. El contenido extra es una introducción de Bruce Canwell.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: