Cómic para todos

‘El hombre que mató a Lucky Luke’, de Matthieu Bonhomme

e847288b-6bdf-4def-8fcc-626d5160d383Editorial: Kraken.

Guión: Matthieu Bonhomme.

Dibujo: Matthieu Bonhomme.

Páginas: 64.

Precio: 20 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2016.

Matthieu Bonhomme confiesa en las palabras de agradecimiento con las que abre El hombre que mató a Lucky Luke que profesa una enorme admiración por el personaje creado por Morris en 1946, al que no duda en calificar como “un compañero de viaje, un amigo de la infancia”. Eso no tiene por qué añadir un valor añadido al álbum, pero lo hace. Bonhomme adora al personaje. Lo tiene mitificado. Y eso se nota. No es extraño, por tanto, que la premisa de la que parte Bonhomme sea precisamente la muerte de su héroe, para a partir de ahí narrar su historia como un inmenso flashback que captura ese momento inicial después de cuarenta páginas en las que las referencias están en películas del oeste tan asfixiantes como Solo ante el peligro o Conspiración de silencio, en las que el protagonista tiene que hacer frente a una situación límite prácticamente en solitario. ¿Y no es acaso Lucky Luke el solitario cowboy por excelencia, como reza esa canción que tararea? Bonhomme abandona el tono cómico que ha tenido el personaje en algunas ocasiones para abrazar una historia valiente, crepuscular e intensa, algo que ya se anticipa desde su oscura portada, pero al mismo tiempo sin abandonar las señas de identidad del personaje. Así se homenajea a un personaje, desde el cariño por su esencia pero sin miedo a actualizar su presente.

Estamos hablando de un álbum pensado, precisamente, para conmemorar el 70º aniversario de la creación del personaje, con lo que era evidente que había que buscar a un autor que supiera manejarlo con mimo y cariño pero también con valentía. Bonhomme cumple con creces el perfil y el resultado es la mejor muestra. El hombre que mató a Lucky Luke juega con un concepto que no es nada ajeno al mundo del cómic, la muerte de sus leyendas. Pero lo hace desde un tono ominoso que engancha. No hay nada de juguetón, de cómico o de burlesco en el álbum. Es una historia seria al cien por cien, aunque con ciertos detalles simpáticos, alguno de ellos protagonizado por Jolly Jumper, el caballo del cowboy. Y eso es todo un acierto, porque rompe con la imagen que mucha gente puede tener de Lucky Luke e incluso con lo que cabría esperar de uno de los firmantes de Texas Cowboys (aquí, reseña de su primer volumen), el western que ya había dibujado Bonhomme con guiones de Lewis Trondheim. La acción se cierne sobre un pequeño pueblo, sobre un misterioso indio que ha desvalijado una diligencia y ha sumido en una situación muy difícil a los vecinos, que están casi sin suministros y sin oro. Pero la investigación de Luke se topa con un escollo, un sheriff cobarde e incompetente que se esconde detrás de su mucho más aguerrido y bravucón hermano.

Ese escenario, perfecto para humanizar la habitualmente cómica figura de Lucky Luke, permite también a Bonhomme mostrar un dibujo espléndido. Elude la comedia visual, pero no la caricatura más reconocible para el personaje. Crea un western con un estilo cartoon, pero con la suficiente oscuridad como para que el relato sea perfectamente verosímil. Y aunque puede chocar el uso de colores nada realistas en escenas cotidianas, Bonhomme se luce cuando toca recrerar los ambientes más oscuros y peligrosos, los de la noche lluviosa que ya anticipa la extraordinaria portada o incluso los del flashback que resulta clave en la explicación del misterio que polariza el álbum. Y también merece la pena destacarse que, con un número tan abundante de personajes con un papel importante, el autor es capaz de aportar carisma y personalidad a todos ellos. Lo hace desde el guion pero también desde el dibujo, y eso no es una misión fácil cuando se tiende a un estilo caricaturesco pero en un relato que se aleja de la comedia. El hombre que mató a Lucky Luke es un álbum espléndido porque sirve todo lo que promete. Es el mejor festejo posible para un personaje que cumple tantos años entre nosotros y que hasta 2001 vivió bajo el paraguas de su creador, pero es también un espléndido western sombrío que disfrutarán por igual quienes no se hayan acercado nunca a este cowboy.

Lucky Comics publicó originalmente L’Homme qui tua Lucky Luke en abril de 2016. El volumen no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 14 octubre, 2016 por en Cómic, Kraken, Lucky Comics, Matthieu Bonhomme y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: