Cómic para todos

‘Starfire. Bienvenida a casa’, de Amanda Conner, Jimmy Palmiotti y Emanuela Lupaccino

starfire_bienvenida_a_casaEditorial: ECC.

Guión: Amanda Conner y Jimmy Palmiotti.

Dibujo: Emanuela Lupaccino y Mirco Pierfederici.

Páginas: 144.

Precio: 13,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Julio 2016.

Es inevitable trazar cierto paralelismo entre Starfire y Harley Quinn. No sólo porque los escritores de las dos series sean los mismos, Amanda Conner y Jimmy Palmiotti, sino también porque han decidido buscar un nexo común entre ambas cabeceras. Con una protagonista femenina, el objetivo es ubicarlas en un escenario nuevo, diferente, en un entorno distinto al que se espera o en el que han vivido hasta ahora y creando un nuevo grupo de secundarios que dé a la historia un tono y un ritmo casi televisivo, que es lo que se lleva hoy en día. Y el caso es que funciona, aunque siempre y cuando lo contemplemos desde esa óptica de entretenimiento ligero y sincero, que deje atrás la polémica con la que arrancó el personaje en los Nuevos 52 por su evidente promiscuidad sexual y acercándose a un tono de sitcom que funciona bastante bien. Quien esté acostumbrado a la faceta más cósmica y superheroica de Starfire, o incluso a la época en la que vivía un romance con Dick Grayson en los Nuevos Titanes (a la que, por cierto, se hace referencia justo al final), probablemente sentirá que, de momento, le falta algo. Pero el cómic es divertido, simpático, ameno y entretenido, que es lo que en realidad se le puede pedir a un nuevo comienzo para cualquier personaje, mucho más para uno que tiene un peligro tan evidente de sexualización.

Hay otro peligro y Conner y Palmiotti lo esquivan con facilidad. Están coleccionando personajes femeninos a los que están sabiendo dar un tono reconocible, pero nunca idéntico. Es verdad que se puede trazar un paralelismo con Harley Quinn, incluso con la Power Girl previa a los Nuevos 52, pero Starfire, como lo eran aquellas, es diferente. Un escenario adecuado, unos secundarios bien escogidos, unas aventuras que se adaptan a ese nuevo entorno y, sobre todo, un buen conocimiento del personaje y qué virtudes se pueden explotar para hacer del cómic uno divertido y a la vez inteligente. Conner y Palmiotti aciertan al dar a Koriand’r un toque ingenuo, de vecina de la puerta de al lado, porque eso permite explorar la comicidad de su situación de alienígena desconocedora de las costumbres terrestres y las metáforas del lenguaje sin necesidad de caer en la repetición de tocar cuestiones sexuales. Esta Starfire es más sutil, es más refinada, y eso también hace que sea más inteligente. Falta quizá algo de espectáculo, porque en realidad escenas de acción no hay demasiadas, y la presencia de enemigos que puedan rivalizar con Starfire en lo físico es escasa y no precisamente lo más acertado de estos primeros números, pero como presentación no está nada mal y anima a seguir leyendo por algo más que el físico de su protagonista.

Eso, no obstante, forma parte de los méritos de la serie. Cuando se cuenta con una ilustradora tan espléndida como Emanuela Lupacchino, no puede ser de otra manera. El dibujo de Starfire no elude, ni por asomo, que estamos ante una mujer de físico espectacular, escasa ropa y pocas inhibiciones sexuales. Eso, guste o no en este mundo políticamente correcto de nuestros días, forma parte de la personalidad de Kori, la misma que ha hecho que sea un personaje importante en el universo DC desde que Marv Wolfman y George Pérez la crearan en 1980. Y Lupacchino bien que le saca partido. Su Starfire es bellísima, atlética y poderosa. Y el mundo que construye a su alrededor, perfecto. La poca acción que hay en estos números está muy bien resuelta. Y Lupacchino sobrevive desde la primera página a un reto que en Harley Quinn costó algo más superar: su dibujo no palidece ante las portadas de Amanda Conner. Sí, es obvio que es lícito preguntarse cómo habría sido la serie con sus lápices, pero aquí la personalidad de la historia es puro Lupacchino y eso se agradece mucho. Si hay una progresión normal, Bienvenida a casa no tendría que ser el punto álgido de esta serie, pero cumple con sus objetivos. No es fácil apuntalar un nuevo comienzo para un personaje que no está tan definido lejos de su entorno más reconocible, y aquí se hace muy bien.

El volumen incluye los seis primeros números de Starfire y DC Sneak Peak Starfire, publicados originalmente por DC Comics entre junio y noviembre de 2015. El único contenido extra son las portadas originales de Amanda Conner.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 octubre, 2016 por en Amanda Conner, Cómic, DC, ECC, Emanuela Lupacchino, Jimmy Palmiotti, Mirco Pierfederici y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: