CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Año 100’, de Paul Pope

gab_paulpope_ano100Editorial: ECC.

Guión: Paul Pope.

Dibujo: Paul Pope.

Páginas: 272.

Precio: 27 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Julio 2016.

Paul Pope y Batman. La simple mención de esos dos nombres ya invita a pensar que estamos ante un volumen necesario. Más aún si el libro en cuestión recopila no sólo la obra más importante de Pope sobre el Caballero Oscuro, Batman. Año 100, sino también los relatos cortos en los que explora esta mitología, El Batman de Berlín, Compañero adolescente y Nariz rota. Estamos, por tanto, ante una de esas joyas que merece la pena leer con ansia y revisar con el aliado del tiempo de nuestro lado. Porque Pope es un autor singular. Lo es desde lo visual, con un estilo reconocible, sucio, violento y moderno, pero también en la hábil reinterpretación de los mitos de un personaje con tantas décadas de vida. Resulta curioso que casi todas estas páginas estén protagonizadas por un Batman alternativo y que, sin embargo, hablen tan bien de la esencia del personaje. Y aunque en un primer vistazo haya elementos que puedan chocar, producto de la revisión estética que le aporta a Batman, con el paso de las páginas, con el ritmo trepidante y con las espléndidas ideas que hay en cada una de estas historias, el Batman de Paul Pope se va convirtiendo en algo realmente fascinante, que además se aproxima al héroe desde enfoques diferentes, de acción en Año 100 y de reflexión, por ejemplo, en Compañero adolescente.

Es imposible no ver en Año 100 la influencia del Año uno de Frank Miller (aquí, su reseña), tanto en algunas escenas concretas como en el tono de la historia, con un Batman enfrentado a las fuerzas del orden. A eso Pope le añade un estado policial, un futuro aterrador en el que los superhéroes son cosa del pasado y que con su arranque ya deja claro que va a ser un largo clímax de doscientas páginas. En eso, que ya por sí solo es un reto, Pope triunfa con rotundidad. Ni pizca de aburrimiento. Cada nuevo enigma, tema o trama que introduce tiene un enorme interés. Sus personajes secundarios, también. La identidad de Batman, por supuesto. La teatralidad añadida al protagonista funciona a la perfección dentro de su contexto futurista y desprovisto de enmascarados. Y el dibujo de Pope es bestial. Con ángulos imposibles, con un movimiento fascinante, con la mezcla de elementos retro y futuristas y con un rediseño del traje de Batman que, aún siendo chocante al principio, acaba siendo una auténtica maravilla por todo. Año 100 es, además, una de esas lecturas que engaña. Puede parecer al principio que, en realidad, no pasa gran cosa, pero con las relecturas y con el paso del tiempo, como los buenos vinos, sus cualidades se aprecian mucho mejor. Era una gran historia cuando se publicó y hoy parece todavía mejor.

Año 100 es el retrato más largo, probablemente también el más brillante que Paul Pope ha hecho de Batman. Pero, afortunadamente, no el único. El Batman de Berlín, un Otros mundos que se publicó en el marco de una serie regular normalmente alejada de esos universos alternativos es otro delicia que conjuga el homenaje a los pioneros del cómic de superhéroes con un toque expresionista que recuerda y mucho al cine alemán de la época en la que acontece la historia, a finales de los años 30. Compañero adolescente es otra pequeña maravilla que se centra en la figura de Robin, que en lo narrativo es trascendente porque profundiza en la esencia de quien siempre ha de ser el compañero de Batman y que en lo visual es una lección extraordinaria sobre cómo jugar con el sonido a través de las onomatopeyas y los bocadillos. Y Nariz rota, siendo el más intrascendente de los tres relatos cortos del libro, es a la vez una historia juguetona que profundiza las satisfacciones más inconfesables de ser Batman y que muestra, con muy poco espacio, la ironía que hay en la forma en la que Alfred se comunica con Bruce Wayne. Son, efectivamente, tres historias cortas que suponen algo más que un complemento de Año 100 y que demuestras que Paul Pope merece, con creces, este volumen de la serie Grandes autores de Batman.

El volumen incluye los cuatro números de Batman: Year 100, publicados originalmente por DC Comics entre febrero y mayo de 2006, y material del número 11 de The Batman Chronicles y del número 3 de Solo, ambos de invierno de 1998, y del número 3 de Batman: Gotham Knights, de mayo de 2000. El contenido extra lo forman las cubiertas originales de Paul Pope, unas notas del propio Pope sobre El Batman de Berlín, los archivos secretos de Batman. Año 100 y un portafolio de bocetos comentado de la misma obra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 octubre, 2016 por en Batman, Cómic, DC, ECC, Paul Pope y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: