CÓMIC PARA TODOS

Cine – ‘Steel’, de Kenneth Johnson

steel-1997-film-images-f9b34198-bab7-47bf-88db-eb376fe396fTítulo original: Steel.

Director: Kenneth Johnson.

Reparto: Saquille O’Neal, Annabeth Gish, Judd Nelson, Richard Roundtree, Irma P. Hall, Ray J, Charles Napier, Kerrie Keane.

Guión: Kenneth Johnson.

Música: Mervyn Warren.

Duración: 97 minutos.

Distribuidora: Warner.

Estreno: 15 de agosto de 1997 (Estados Unidos).

Hay dos maneras de que una película de superhéroes salga mal. Por un lado, construir una historia pobre e insuficiente para la épica y la espectacularidad que exige el género. Por otro, que el aspecto visual del filme no convenza. Steel sobresale en ambos defectos. Pero antes de evaluar la película, echemos la vista atrás. Cuando DC Comics decidió publicar La muerte de Superman (aquí, su reseña) y cubrir la ausencia del Hombre de Acero con varios aspirantes a ser el nuevo protector de Metrópolis, hubo uno que se ganó la simpatía de los lectores. Se trata, efectivamente, de John Henry Irons y su identidad de Acero. Fue el único que no pugnaba por la identidad de Superman, sólo por su legado, desde un punto de vista heroico y altruista que encajaba muy bien en esa batalla por los ideales que se desató tras el brutal combate entre Juicio Final y Superman. Que diera el salto al cine, no obstante, fue una sorpresa, porque hasta ese momento sólo Batman y el propio Superman habían gozado de películas de éxito entre el panteón de DC, y Acero desde luego no era uno de los primeros espadas de la editorial. Pero la película vio la luz por el empeño de dos figuras tan diversas como Kenneth Johnson y de Saquille O’Neal y emprendió un camino tan alejado de las viñetas que el resultado sólo podía ser el que finalmente fue: algo catastrófico.

Lo básico es que Steel no tiene buen aspecto. El primer error es encomendarse a una estrella del baloncesto como era entonces Shaquille O’Neal para dar vida a un superhéroe. No sólo por el hecho de que sus habilidades interpretativas son escasas o porque es una evidente campaña de marketing con todas las papeletas para fracasar, sino porque en la película queda francamente mal por su bestial diferencia de estatura con todos los demás actores. Es difícil guardar una identidad secreta cuando se es el único afroamericano de 2,16 metros de altura que aparece en toda la película. Puede tener su gracia que Johnson introdujera chistes baloncestísticos en la trama para satisfacer a los aficionados del jugador, pero si esa es la única justificación para escoger a O’Neal resulta obvio el error. Pero ahí no acaban los problemas. Acero nunca parece de acero, sino más bien de gomaespuma, e incluso los picos de su casco se tambalean, por no hablar de lo absurdo que es que, con una máscara abierta en la boca y en los ojos, este Acero se ponga delante de las balas sin cubrirse lo más mínimo, o incluso con las palmas de las manos también al descubierto. En la moto deja una sensación que roza el ridículo. Y su martillo, convertido sin más en un arma de fuego, está muy lejos del carisma que tenía esta herramienta en el cómic.

Johnson, mucho más recordado por ser el creador para la televisión de la V original, tampoco encuentra una historia que merezca la pena. Como se ha comentado antes, el cómic deja de ser una referencia. No hay Metrópolis, no hay Superman, salvo en algún que otro chiste privado, en los que también se cuela el Caballero Oscuro con la colocación de una máquina recreativa de Batman Forever (aquí, su crítica). Lo que queda es un personaje buenista que, sin más, quiere sacar las armas de las calles, sin un enemigo concreto, que se forja sin que el propio Acero se entere, sin una misión específica, sin nada que no sea lo que toque en un guión flojo y algo inconexo. Como tampoco hay un villano a la altura, no lo es el caricaturesco Judd Nelson, tampoco hay elementos que permitan que la historia crezca. Lo único que merece la pena en este contexto es el personaje de Annabeth Gish, compañera de Irons en el ejército que se ve confinada a una silla de ruedas. Dado que Johnson prescinde del cómic, es curioso encontrar las similitudes entre este personaje, Sparky, y Barbara Gordon, la antigua Batgirl igualmente presa en la silla de ruedas por el disparo del Joker en La broma asesina (aquí, su reseña), pero es obvio que esa relación está ahí. Oráculo es un personaje espléndido y su simple parecido hace que Sparky sea, con diferencia, lo mejor de Steel.

Porque, por lo demás, estamos ante una película completamente olvidable. Las escenas de acción son pocas y muy mal ejecutadas. Hay una persecución entre las vías del tren que es sencillamente bochornosa, por su falta de ritmo y, de nuevo, porque el aspecto del superhéroe es torpón. Hay un momento en el que Acero se eleva a las alturas con un cable que parece sacado de Humor amarillo. Lo único que más o menos funciona para que esto parezca una película de superhéroes es un arma sónica que actúa sobre el propio Acero y sobre diversas construcciones. Pero eso no basta para que se le encuentre algún tipo de sentido a Steel, que más bien parece una continuación del tono de El príncipe de Bel Air en su trama más familiar, una que no tiene demasiado sentido en toda la película, y que en su faceta de acción es muy limitado. No hay más que escuchar el tema principal de la cinta, una mezcla entre fanfarria superheroica y notas más propias del cine de blaxploitation de los años 70, notas que acompañan a imágenes de una forja, supuestamente de la armadura del protagonista, que en realidad tampoco tienen mucho sentido viendo lo que viene después. Si Steel pretendía marcar el camino de futuras adaptaciones de DC, se entiende por qué, coincidiendo con la horrenda Batman y Robin (aquí, su crítica), abrió un periodo de siete años sin ellas.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 octubre, 2016 por en Cine, Warner y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: