CÓMIC PARA TODOS

‘Los 4 Fantásticos. Génesis’, de Stan Lee y Jack Kirby

image_gallery (1)Editorial: Panini.

Guión: Stan Lee.

Dibujo: Jack Kirby.

Páginas: 648.

Precio: 39,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2016.

El universo Marvel empieza aquí. Y no podía empezar de mejor manera. Los 4 Fantásticos fue, efectivamente, el inicio de lo que hoy es uno de los dos universos superheroicos más importantes del mundo. Es difícil encontrar las palabras que puedan hacer justicia a lo que Stan Lee y Jack Kirby crearon con esta serie. Leer hoy aquellos primeros números supone hacer un viaje en el tiempo formidable, como el que Reed, Johnny y Ben hacen por designio del Doctor Muerte para recuperar el tesoro de Barbanegra para evitar que su archienemigo jurado haga daño a Sue, y obliga a colocar la obra en su contexto. Pero, con todo, Marvel es esto, su corazón está en las continuas disputas familiares del cuarteto, en sus aventuras cósmicas, en la forma en la que se enfrentan a todos los misterios de la Tierra y del universo entero y en su papel vertebrador como eje del propio universo Marvel. Está en su revolucionaria aproximación al mundo de los superhéroes, dándole la vuelta al concepto clásico. Ya no eran héroes de grandes poderes luchando por el mundo, sino personas normales que se veían envueltos en unas circunstancias excepcionales. Antes de Mister Fantástico, la Chica Invisible, la Antorcha Humana y la Cosa, el lector veía, sentía y sufría con Reed, Sue, Johnny y Ben. Y eso que hoy parece tan sencillo, en 1961 no existía.

Hay que leer estas historias con un punto nostálgico de indulgencia, eso es obvio. No hay que olvidar el contexto social e histórico dentro y fuera de las viñetas. Pero incluso teniendo en cuenta eso, es inevitable admirar el torrente imaginativo de Stan Lee. Simplemente enumerando sus creaciones podemos comprobar que estamos ante una mente privilegiada para las historias y, sí, para los negocios, aunque sumara algún que otro batacazo precisamente cuando se lanzó a comercializar sus personajes en otros medios. Pero Los 4 Fantásticos lo tenían todo. Dramas personales, conflictos cotidianos, problemas amorosos y, por supuesto, amenazas cósmicas. Pero sobre todo un concepto de la aventura y de la ciencia ficción que no se había visto hasta entonces. ¿Se puede entender Los 4 Fantásticos sin el Doctor Muerte o los Skrulls? Probablemente no, pero tampoco sin las bromas de Johnny a Ben, sin el resquemor de este hacia Reed por no conseguir devolverle su forma humana o sin el amor indeciso de Sue hacia el líder del grupo por la hipnótica presencia de Namor. Es imposible enumerar en tan poco espacio los incontables aciertos que hay en estas primeras historias de los 4F, un torrente inagotable de diversión y entretenimiento que, supera el machismo hacia Sue que impera o el odio americano a “los rojos” que hay en muchas historias.

Kirby, además, supo dar forma de una manera espectacular a lo que Lee imaginaba. Ya sabemos cómo era el método Marvel, ese en el que ambos discutían la historia y el dibujante la extendía como quería para que el escritor pusiera después los diálogos, con lo que resulta necesario dar aún más crédito al ilustrador. No se ve en estas páginas el estilo más reconocible de Kirby, pero sí una movilidad, una puesta en escena y sobre todo una imaginación desbordante a la hora de crear diseños que siempre fue marca de fábrica de Los 4 Fantásticos. Algunos conceptos que al principio parecen rudimentarios, como el de la misma Cosa, poco a poco van a evolucionando. Lo mismo sucede con el Doctor Muerte, por ejemplo. Y es que Kirby era un artista en movimiento, capaz de ir aceptando sus puntos más débiles para ir creando el aspecto definitivo de sus personajes. Hay tantos momentos memorables en este volumen con los que maravillarse, que se entiende con mucha facilidad que Kirby recibiera el apelativo de El Rey. Lo era, era el más grande. Y tener su nombre en la cabecera de Los 4 Fantásticos es otra razón más para atesorar sin medida el contenido de este volumen, Génesis, que no podría tener un mejor título. Esto es el comienzo. Nada de lo que leemos hoy en el cómic de superhéroes sería posible sin el contenido de este descomunal y magnífico libro.

El volumen incluye los números 1 a 21 de The Fantastic Four, el Annual 1 de la misma serie y los números 49 a 58 de Tales of Suspense, publicados originalmente por Marvel Comics entre noviembre de 1961 y octubre de 1964. El contenido extra lo forman las portadas originales de Jack Kirby, varios artículos de Raimón Fonseca y dos textos de Stan Lee.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 septiembre, 2016 por en 4 Fantásticos, Cómic, Jack Kirby, Marvel, Panini, Stan Lee y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: