CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Absolución’, de J. M. DeMatteis y Brian Ashmore

batman_absolucion-1Editorial: ECC.

Guión: J. M. DeMatteis.

Dibujo: Brian Ashmore.

Páginas: 96.

Precio: 12,95 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2016.

Hace algunos años, la idea de que se publicara una novela gráfica sobre un personaje como Batman incitaba a pensar en que se trataba de un proyecto muy especial, algo llamativo, rompedor, imaginativo o al menos diferente. Por eso, cuando además dicha novela gráfica la firma J. M. DeMatteis, un escritor acostumbrado a moverse en terrenos complicados y atrevidos con personajes de las grandes editoriales, y para ello no hay más que recordar la memorable La última cacería de Kraven que escribió para Spiderman, la expectación tiene que estar por las nubes. Pero Batman. Absolución no responde a dichas expectativas. Quizá es que hoy estamos ya demasiado acostumbrados a que haya novelas gráficas por todas partes y ya no tienen ese carácter excepcional que tenían entonces, pero el caso es que estamos hablando de un trabajo de 2002, cuando todavía se podían entender de esa manera. Pero Absolución, que arranca con buen pie, acaba diluyéndose, alejándose de cualquier posibilidad de dejar un poso firme en la historia de Batman, por muy trascendente que quiera ser el tema que trata DeMatteis. El dibujo de Brian Ashmore, atractivo en bastantes ocasiones aunque con alguna pequeña flaqueza, no basta para que el cómic sea lo suficientemente brillante como para perdurar.

La fuerza de Absolución está en sus tres primeras escenas. Una mujer atendiendo enfermos en una región perdida del mundo, un atentado en Gotham que Batman no puede evitar y que le trae a la mente recuerdos de aquel momento primigenio que despertó al Caballero Oscuro y una mujer airada, una terrorista sin aparentes escrúpulos que descarga toda su ira contra un enemigo equivocado. La base para que esa absolución de la que habla el gráfico título de la novela gráfica, que sentencia mucho más de lo que DeMatteis se atreve a hacer después en la historia, está muy bien asentada. Pero a partir de ahí, el castillo de naipes se tambalea. En primer lugar, porque el escritor no consigue hacer creíble esa huida de años que esa terrorista protagonizada, con Batman al parecer bastante desquiciado y perdido por no conseguir encontrarla, hasta el punto de que pone en peligro su propia identidad secreta por no ser en estas páginas precisamente el mejor detective del mundo. Pero después porque ese componente religioso y espiritual que se deriva del término que da título al cómic tampoco está del todo justificado. Incluso la escena que quiere sustentarlo, a pesar de su buena puesta en escena, es probablemente lo más flojo de Absolución, porque cae en abundantes tópicos que no aportan demasiado al relato.

Con estas fisuras en el guión de DeMatteis, es evidente que la razón esencial para defender el cómic está en el dibujo de Brian Ashmore, pero incluso aquí tiene que ser con matices. Sus acuarelas, no tan cercanas a Alex Ross como seguramente se podría pensar en un primer vistazo, son espectaculares en cuanto a su puesta en escena y a la imagen fija, pero menos logradas cuando toca prestar movimiento a la narrativa. El dibujo sí, pero la acción no tanto. Ese es el resultado del trabajo de Ashmore, que sí convence en muchos planos fijos, en imágenes visualmente muy poderosas tanto en los regalos que le proporciona el guión de DeMatteis, como el momento en el que Batman se descubre ante su artificialmente agigantada némesis, como en instantes mucho más íntimos, como la viñeta que abre la segunda página, una simple imagen de una mujer atendiendo a un enfermo. Pero, como se ha dicho más arriba, esos buenos instantes no terminan de hacer que Batman. Absolución alcance todo su potencial. Un clímax bastante descafeinado como el que presenta, con un villano desconocido y sorpresivo, no supone la mejor ayuda en cualquier caso para que el cómic termine de remontar. Sí hay momentos atractivos, buenas ideas, pero en conjunto es más bien un querer y no poder.

DC Comics publicó originalmente Batman: Absolution en noviembre de 2002. El libro no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28 septiembre, 2016 por en Batman, Brian Ashmore, Cómic, DC, ECC y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: