Cómic para todos

Presentación de ‘Pasmados’, de Max, en la librería Swinton & Grant de Madrid (23-09-2016)

presentacion-maxMax tiene nuevo libro. No es del todo nuevo, pero a la vez merece una presentación. Pasmados, publicado por Disset Edició, es el título con el que el autor ha encontrado una manera de mostrarnos de una manera completamente nueva un conjunto de ilustraciones que conocemos en su mayor parte pero que aquí tiene un sabor diferente, retocado y reordenado para que, en el fondo, estén contando una historia y mostrándonos quién es Max. Y para contarnos como nació este invento Max estuvo este pasado viernes día 23 en la librería Swinton & Grant de Madrid, acompañado por Oscar Palmer, editor de Es Pop Ediciones, y Sebastià Marí en nombre de la editorial que ha lanzado el libro. Y con ellos, bastantes aficionados que escucharon encantados la charla que montaron Palmer y Max, casi como una tertulia de bar y entre amigos, para hablar no sólo de Pasmados, sino también de toda la carrera de un autor que lleva ya cuatro décadas deleitándonos con sus cómics y sus ilustraciones.

Max reconoció que el libro es un encargo de Disset, una editorial que ahora mismo busca relanzarse con títulos como este que Martí calificó como “una apuesta segura”, y que al principio no veía demasiado claro hacer un recopilatorio de dibujos, como ya ha hecho algunos a lo largo de su carrera. Pero al final encontró la forma de hacer algo original. En primer lugar, optó por “ilustrar los dibujos con textos”, recurriendo a las palabras de Oliver Veek y una obra inédita, Un mapa del pasmo, y partiendo desde la ilustración de la portada de este libro, que casualmente es la más vendida por Disset como lámina. Ante ese éxito, Max se preguntó “qué hay ahí que no estoy viendo” y encontró el hilo argumental para iniciar este volumen.

Ese hilo, por supuesto, es “premeditado”, como no podía ser menos en un narrador de la talla de Max. “No vas a poner las cosas al tun-tun, yo voy buscando mi lógica”, dijo el autor, que indicó que “cada elemento simbólico va llevando a otro”. A la hora de hacer la selección de las 45 ilustraciones que forman el libro, Max no tuvo reparo alguno en retocar algunas, hasta el punto de que hacer el libro “parecía que iba a ser coser y cantar, pero luego te paras en cada una”. Según explicó, su idea era la de “descontextualizar” cada imagen porque “estos dibujos obedecen a encargos y los encargos tienen sus servidumbres”, por lo que buscó “la esencia básica, ir a lo que mí me interesaba de cada dibujo”. Cuando Palmer comenzó a hilar argumental y simbólicamente las ilustraciones y llegó hasta los comienzos de su carrera, Max sonrió y dijo que “uno llega donde llega pero no puede escapar de sí mismo”, a lo que añadió que, en el fondo, “todo viene de Robert Crumb”. Eso sí, entre risas añadió después que “si me suelto el pelo soy como Alan Moore”.

Llegados a este punto, Palmer estableció el espíritu polífacético y multimedia de Max, que ahora mismo encuentra su mejor expresión en su trabajo con Cap de Turc, un grupo de “música medieval modernizada”, con la que colabora en su gira dibujando en directo en sus conciertos (“los dibujos la mayoría salen una mierda, pero bueno… ¡La gente se lo pasa bien!”, explicó) y para la que hizo una serie de fotografías de huevos pintados. “Decidí representar los personajes que salen en las canciones como huevos”, dijo, inspirado por supuesto por Lewis Carroll y Alicia en el País de las Maravillas. “Se lo enseñé a la banda y me rechazaron todas las fotos”, dijo recordando el momento con una sonrisa, pero matizó que “ahora ha llegado el momento de la venganza” usando una de esas fotos aquí.

Max no dudó en defender el uso de referencias en su trabajo. “Sí, tengo bastantes, muchas vienen de la pintura, de la historia del arte, o de la literatura vinculada a la ilustración”, indicó, destacando que se trata de “símbolos, aluden a cosas que llevamos dentro” y a las que reconoció que nunca deja de volver, “porque no se agota o no acabo satisfecho y vuelvo una vez más”. Max aseguró que, como le dice a autores jóvenes a los que tiene ocasión de dar clase en alguna ocasión, es bueno “copiar lo que les dé la gana, pero copiar, no plagiar”, porque esa, explicó, es para él la manera de “devolver con un sentido de la gratitud a esos maestros” que le han inspirado lo que tanto le ha inspirado a él. “Lo hago con mi sensibilidad de ahora, la de un tipo de 60 años del siglo XXI”, sentenció.

En este sentido, indicó que es hasta necesario recurrir a “todo lo que ha existido antes de mí”. “Hay que cultivarse y yo lo he hecho”, dijo, pero eso no impidió que reconociera que en sus inicios en el mundo del cómic “trabajaba de un modo totalmente espontáneo”. Fue después cuando “empecé a darle vueltas y atar cabos”, viendo por qué había cosas en sus cómics que ahora introduce de forma “más sibilina”, porque “después de una infancia normal” como reconoció que fue la suya “una voz propia no tienes”. Y concluyó la amena charla sobre Pasmados y su obra en general, antes de una buena sesión de firmas, sentenciando que “tu mirada sobre el mundo es lo que te da tu estilo”, porque “puedes copiar la manera en que dibuja un autor que te guste mucho, pero la forma de ver el mundo no se puede copiar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 septiembre, 2016 por en Disset, Max, Noticias y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: