Cómic para todos

‘Cluster’ 2, de Ed Brisson y Damian Couceiro

280716070828491__0Editorial: Medusa.

Guión: Ed Brisson.

Dibujo: Damian Couceiro.

Páginas: 112.

Precio: 13,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Septiembre 2016.

Finaliza Cluster en este segundo volumen, y lo hace dejando un sabor de boca correcto aunque con la sensación de que faltan muchas cosas por contar y la conclusión ha llegado de una manera un tanto precipitada. Ed Brisson lleva hasta las últimas consecuencias el propósito de la serie, el de conjugar incontables referencias tanto de la ciencia ficción como del género bélico para realizar una historia solvente y completa. Quizá de esa manera se pierde alguna que otra oportunidad de tratar temas atractivos, y no hay más que ver el arranque de este segundo volumen y las consecuencias físicas que tiene que afrontar Samara, la joven protagonista, después de lo que sucedía al finalizar la primera entrega (aquí, su reseña), que es algo que simplemente sucede y no se desarrolla, para comprobar que la acción se superpone a todo lo demás. Eso no es necesariamente malo, pero sí es un claro indicativo del tipo de apuesta de los autores, el ya mencionado Brisson en los guiones y un buen Damian Couceiro en el dibujo. Pero como la aventura es entretenida y violenta, no cabe tampoco lamentarse por una oportunidad perdida. La serie había marcado sus pretensiones ya desde el principio y cumple con lo prometido. Esto no es rompedor, es funcional. No es arriesgado, es entretenido. No es reflexivo, es vibrante.

Si se piensa detenidamente, Brisson ha contado una historia de una escala inmensa en tan solo ocho números americanos, recopilados en dos volúmenes para la edición española. El caso es que, cuando se llega al final, puede dar la impresión de que han sido más, porque queda la impresión de que ha pasado mucho tiempo entre el arranque y su conclusión. Eso da una idea del ritmo impuesto y, sobre todo, del gran número de giros argumentales que se han producido. Cambios de bando, revelaciones, nuevos planes y objetivos… Todo eso se va sucediendo con bastante naturalidad, aunque también es verdad que resta un foco claro a la historia, algo que sólo es evidente cuando aparecen los recuerdos de Samara y su remordimiento por lo que le sucedió a su hermana en la escena que abre la serie y que quien haya leído el primer volumen tendrá muy presente. Ese sigue siendo el mayor acierto a la hora de dar un objetivo a la protagonista, pero no se siente de la misma manera en el resto de los personajes. Es ahí donde la acción sí toma el primer plano, donde devora un poco al contexto y donde lleva la serie al terreno de la acción más palomitera. En ese sentido, Cluster es una ciencia ficción violenta y sencilla, cargada de influencias y en la que en realidad tampoco parecía necesario enrevesar más la historia.

Couceiro sabe sacar partido del festín que le prepara Brisson y la serie no defrauda en absoluto en su aspecto. El ilustrador crea naves, armas, vestuario y entornos, tanto naturales como arquitectónicos, y todo encaja en un universo propio y con personalidad. Ese es el gran acierto de Cluster en su faceta visual, aunque Couceiro también se afana con acierto, gracias a su trazo sucio, en dar a la historia una oscuridad que se refleja en las pretensiones, sensaciones e intenciones de la mayoría de sus personajes. No es Cluster una serie luminosa o una ciencia ficción aventurera, y el ilustrador se encarga de recordarlo continuamente con la forma en la que dibuja las escenas más violentas, con la carga melancólica que arrastra Samara o con la ominosa situación que describe. Lo tópico le sirve para dibujar y por eso se acepta tan bien esa sensación de déjà vu que no se quitar la serie de encima en ningún momento y que siempre da la impresión de que no se quiere quitar. Quizá lo que menos convence de Cluster está justo en que toda la suciedad que hay en este mundo se borra casi de un plumazo al final, pero ver lo que sucede hasta llegar ahí es bastante satisfactorio si las pretensiones del lector conectan con las de Brisson y Couceiro, entretener con un relato de género y referencias múltiples que mantiene un ritmo muy alto.

El volumen incluye los números 5 a 8 de Cluster, publicados originalmente por Boom! entre enero y julio de 2015. El único contenido extra lo forman las cubiertas originales de Damian Couceiro, Dylan Burnett y Brandon Graham.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 26 septiembre, 2016 por en Boom!, Cómic, Damian Couceiro, Ed Brisson, Medusa y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: