CÓMIC PARA TODOS

‘Flash. Momento crucial’, de Pat McGreal y Norm Breyfogle

flash_momento_crucialEditorial: ECC.

Guión: Pat McGreal.

Dibujo: Norm Breyfogle.

Páginas: 80.

Precio: 7,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Junio 2016.

Resulta curioso ver ahora, después de tantos años, un Otros mundos con Flash como protagonista cuyo título original sea Flashpoint, título que DC retomó para la historia con la que puso fin, o al menos punto y aparte, a su universo tradicional y dio paso a los Nuevos 52. Curioso porque, además, es un relato que habla y muy bien del juego que habría dado Flash en esta suerte de historias imaginarias y de universos imposibles mucho antes de que el personaje sirviera para conectar estas nuevas dimensiones y comienzos alternativos de la editorial. Sin necesidad de que Pat McGreal termine de explotar todas las posibilidades que le daba su planteamiento y con un Norm Breyfogle algo más domesticado pero igualmente acertado de lo que le habíamos visto con Batman, Momento crucial, que así se ha traducido en esta edición, es un tebeo entretenidísimo, dinámico y eficaz, que sabe sacar partido a toda la mitología de Flash, a los más destacados dueños del nombre del velocista escarlata y, de paso, construyendo una historia que mezcla ucronía y ciencia ficción con bastante soltura. El universo de Flash, en el fondo, no es tan conocido como el de Superman o Batman, y eso da más juego a la hora de experimentar, pero en todo caso es un Otros mundos modélico que, a pesar de las novedades implementadas en Flash en los últimos años, no ha envejecido mal.

Uno de los grandes aciertos de Momento crucial es que McGreal encuentra una forma muy agradable de introducir la ucronía en la historia de Flash. El punto de partida, el hecho de que este sea el único superhéroe de la Tierra, no es demasiado original, pero la forma en que logra desarrollar ese concepto sí es atractivo, e incluso se acerca a la forma tan bonita de acercarse al mundo del superhéroe que tenía Darwyn Cooke en algunas de sus obras más conocidas. El gran acierto de este relato se desvela ya en su primera escena: Barry Allen es un científico de avanzada edad. Fue Flash en su día pero ese momento que dispara la ucronía la dejó postrado en una silla de ruedas y su vida cambió para siempre. Y aunque parezca que estamos ante una aventura más o menos pequeña, la introducción de los diferentes elementos es lo que le da un caché atractivo al relato. Los sentimientos de Iris West, la forma en la que este Flash encaja en el universo superheroico que conocemos, la presencia de Wally West, o incluso la forma en la que se construye al villano de la historia. Todo funciona francamente bien, entra con suavidad, va formando este mundo diferente pero con guiños inteligentes, de los que sirven para que el conjunto esté perfectamente integrado. Se puede discutir la facilidad con la que McGreal se deshace de algún personaje, pero en general es un guión muy accesible.

Ver en un cómic el nombre de Norm Breyfogle invita siempre a recordar su Batman. Y el caso es que en este Flash. Momento crucial, Breyfogle se parece menos que nunca al dibujante del Caballero Oscuro. No por calidad, porque su versión de Flash es igualmente atractiva, sino porque deja por el camino los elementos más cinéticos y arriesgados de su dibujo para optar por un diseño más clásico. Se le reconoce, de eso no hay duda, pero el enfoque es totalmente diferente. El cambio está supeditado, en realidad, a la historia, y por el estilo es diferente. Breyfogle hace que Flash se mueva de una manera completamente diferente a la de su Batman. El movimiento es distinto, lo que implica un espléndido conocimiento de los personajes. La puesta en escena no es la misma. Y eso habla de una versatilidad más que elogiable. El carácter ucrónico y optimista del mundo en el que empieza la historia se entiende mucho mejor desde una perspectiva visual más clásica y menos rompedora, y por eso hay que analizar esa modificación del estilo de Breyfogle como un acierto que contribuye a que Flash. Momento crucial se lea con muchísimo agrado. A veces perdemos de vista que el cómic de superhéroes, sobre todo los que tienen las características de Otros mundos, tienen que provocar eso, satisfacción y diversión. Este lo consigue.

El volumen incluye los tres números de Flashpoint, publicados por DC Comics entre diciembre de 1999 y febrero de 2000.  El contenido extra lo forman las portadas originales de Stuart Immonen y un artículo de Jorge García.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23 septiembre, 2016 por en Cómic, DC, ECC, Norm Breyfogle, Pat McGreal y etiquetada con , , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: