Cómic para todos

‘Contienda de campeones’

image_gallery2Editorial: Panini.

Guión: Bill Mantlo y Chris Claremont.

Dibujo: John Romita Jr., Óscar Jiménez y Michael Ryan.

Páginas: 216.

Precio: 19,95 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Julio 2016.

Desde que el cómic de superhéroes apostó decididamente por la fórmula de crear un universo compartido, dicho de otra manera desde que Stan Lee impulsara Marvel, la reunión de superhéroes siempre fue un acontecimiento. Cuando el márketing se convirtió en parte integral de la industria, de las apariciones de personajes invitados o los team-ups, se pasó a grandes acontecimientos que multiplicara la presencia de héroes hasta tal punto que el seguidor de cualquier de ellos se viera empujado a comprar una serie que, jugada maestra, le ayudaba a conocer a otros. Contienda de campeones, aunque fuera un evento pensado para celebrar los Juegos Olímpicos de 1980 que tuvo que posponerse por el boicot norteamericano a la cita deportiva de Moscú, fue uno de los primeros grandes intentos en esta línea. Héroes contra héroes luchando en un escenario más grande y con el destino de la Tierra en juego, personajes consolidados como los integrantes de los 4 Fantásticos, los Vengadores o los X-Men, junto a otros más desconocidos o, digamos, regionales. ¿Qué podía salir mal? Poca cosa, aunque la serie original pasó a la historia por un flagrante error en su resolución que, curiosamente, no ha hecho más que aumentar la leyenda alrededor de este simpático y, de alguna manera, histórico cómic.

Bill Mantlo desarrolló el guión a partir de una apetecible historia que él mismo forjó junto a Mark Gruenwald y Steven Grant con una base muy sencilla. Todos los héroes de la Tierra son llamados a formar parte de una contienda, de una apuesta entre dos seres superiores, uno de ellos de aspecto misterioso, y al final son escogidos dos bandos de doce para competir en cuatro enfrentamientos. El placer de ver a héroes dilucidando quién es el mejor es algo que, por fuerza, gusta a casi cualquier fan. Si además lo dibuja un John Romita Jr. que en esta época todavía se acercaba mucho al estilo de su padre, la cosa se disfruta aún más, porque sabe sacar partido a los poderes y a las personalidades de casi todos sus personajes a pesar del poco tiempo que permanecen en primer plano y de su elevado número. Y es que Mantlo realiza una jugada bastante hábil. Olvidémonos por un momento de ese fallo del clímax, porque eso impide disfrutar plenamente de esta fórmula en la que el equilibrio entre los personajes de toda la vida y los de una segunda fila que algunos no abandonaron nunca (la irlandesa Trébol o la israelí Sabra, por ejemplo) pero que no desentonan en absoluto en este curioso batido al que, si se puede poner algún pero, es la duración. Porque una vez que se reúnen tantos héroes, lo que pide el cuerpo es que dure cuanto más mejor.

Lo mismo viene a suceder con la tardía y en realidad independiente secuela que forjó Marvel casi dos décadas más tarde, esta vez con guión de Chris Claremont y dibujo de Óscar Jiménez y, en su último número, de Michael Ryan. A esta segunda miniserie se le puede achacar una mayor sensación de caos. No termina de quedar muy claro cuál es el sistema de la competición entre héroes o quiénes están participando hasta que efectivamente se les pone sobre el tablero. Sigue siendo divertido ver el enfrentamiento entre personajes terriblemente dispares (como Hulk o Míster Fantástico) o con poderes que de alguna manera están vinculados (como Tormenta y Thor), pero no terminan de cobrar la relevancia necesaria aspectos como el protagonismo inicial de Iron Man o la clara vinculación de la historia al universo de los X-Men con el que Claremont tocó la cima del mundo. El entretenimiento sigue ahí, pero sus mayores pretensiones en cuanto al escenario con respecto a la primera miniserie, de una diversión mucho más jovial y aventurera, no terminan de satisfacer. Con todo, las dos miniseries suponen una agradable lectura para todos aquellos que gusten de estas multitudinarias reuniones de héroes que después de la primera Contienda de Campeones tuvieron su consecuencia directa en las Secret Wars originales.

El volumen incluye los tres números de Contest of Champions, publicados originalmente por Marvel Comics entre junio y agosto de 1982, y los cuatro de Contest of Champions II, de entre septiembre y noviembre de 1999. El contenido extra lo forman las portadas de John Romita, Ed Hanningan, Pepe Moreno y Óscar Jiménez, una introducción de Francisco López y otra de Tom DeFalco, una lista de 1982 de los héroes que formaban el universo Marvel, páginas originales sin color de John Romita y una explicación de la continuación de la historia de Contienda de Campeones en las páginas de Los Vengadores.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 234 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: