Cómic para todos

‘Maldad eterna’, de Geoff Johns y David Finch

maldad_eternaEditorial: ECC.

Guión: Geoff Johns.

Dibujo: David Finch.

Páginas: 240.

Precio: 23 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2016.

Lo de reiniciar un universo tiene sus peligros. Es verdad que es una muy apetecible tabula rasa para hacer lo que se quiera, pero al mismo tiempo supone rehacer conceptos que pueden haber gustado mucho de forma previa. Maldad eterna se asoma a ese peligro y, con todo, la historia y sus autores salen bastante bien parados. Se trata de hacer un relato en el que los malos sean los protagonistas, en el que no haya Liga de la Justicia de por medio y en el que Ultraman y sus secuaces del Sindicato del Crimen han tomado el control de la Tierra. Pero en el fondo de lo que se trata es de actualizar el papel de Dick Grayson en el universo DC, de volver a mostrar que Batman es el eje vertebrador de cualquier historia y de presentar en estos Nuevos 52 a personajes como Bizarro. Es decir, que hay tanto de marketing como de creatividad. Pero, claro, como Geoff Johns es el chico para todo de DC, y aún más, el chico que hace que todo funcione, la cosa es de lo más entretenida. La historia fluye con naturalidad, los malos siguen siendo malos aunque se les añadan matices, y David Finch dibuja todo lo que le lanza Johns francamente bien, sobre todo las aglomeraciones de personajes, así que la valoración general de esta miniserie, evento que en realidad pasó algo desapercibido, es razonablemente positiva.

De alguna manera, Johns apuesta por coger elementos de la Tierra 2 de Grant Morrison y Frank Quitely, pero les quita algo esencial. No se trata de poner héroes frente a sus versiones más oscuras, sino de medir el nivel de villanía. Son malos contra malos, aunque algún que otro bueno se cuele en el cuadro. Y domar eso es una tarea complicada. Johns lo hace con su profesionalidad habitual, creando una historia atractiva, en la que lo que más chirría son los cabos sueltos, probablemente lo que la misma DC necesita para dar la sensación de que hay un universo en marcha pero que a la historia cerrada y concreta de Maldad eterna no termina de aportar demasiado, ni siquiera su final abierto. Pero para llegar ahí, Johns traza retratos muy acertados de personajes muy importantes. No sólo de Ultraman y Superwoman (¿por qué siempre da la sensación de que ella podría ser un personaje de primera fila con lo poco que la hemos visto?), sino también de Lex Luthor, Sinestro o Catwoman, haciendo así que los grandes personajes de DC ausentes en la historia tengan presencia a través de sus villanos. No es que la explicación de por qué la Liga de la Justicia no está en el relato sea especialmente brillante, pero la forma en que los supervillanos ocupan el escenario y cómo se establecen en niveles de villanía sí que es bastante acertada.

Y, claro, luego está la parte del superespectáculo palomitero que necesita una serie que busque dar protagonismo, aunque sea efímero en algunos casos, a tantos y tantos personajes. No se puede juntar a tantos malos y escribir tantas escenas de acción si hay un dibujante que no lo sabe aprovechar. Y David Finch no es de los que dejan pasar estas oportunidades. Las grandes batallas cumplen sobradamente con lo que se espera de ellas, y brillan con luz propia las reuniones de múltiples personajes, empezando con esa cuádruple página del primer número en la que el Sindicato del Crimen demanda pleitesía del resto de los villanos de la Tierra y a la que no se hace justicia con la publicación con la paginación habitual. Todo el tebeo es sumamente espectacular y las versiones de los personajes son más que atractivas, incluyendo cambios puntuales a causa de anillos de poder o con la introducción en la nueva continuidad de personajes como el ya citado Bizarro. Johns y Finch no pierden nunca de vista lo que indica el título, la Maldad eterna, y no caen en el error de mostrar villanos desde el prisma de los héroes. Eso es lo que hace verdaderamente eficaz esta miniserie por encima de los habituales eventos anuales de las grandes editoriales. ¿Hace historia? No. ¿Entretiene? Sí. Mucho. Y es fiel a los personajes. Con eso basta.

El volumen incluye los siete números de Forever Evil, publicados originalmente por DC Comics entre septiembre de 2013 y mayo de 2014. El contenido extra son las cubiertas originales de David Finch, Ivan Reis, Ethan Van Sciver y Gary Frank y un portafolio de bocetos de David Finch.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 septiembre, 2016 por en Cómic, David Finch, DC, ECC, Geoff Johns y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: