Cómic para todos

‘Ich. Naturaleza salvaje’, de Luciano Saracino y Ariel Olivetti

ICH-ALTAEditorial: Yermo.

Guión: Luciano Saracino.

Dibujo: Ariel Olivetti.

Páginas: 104.

Precio: 24 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2016.

La propuesta de Ich. Naturaleza salvaje es interesante porque plantea el choque entre dos civilizaciones, entre dos culturas y entre dos religiones. Plantea, aunque de una manera un tanto retorcida, el choque entre el bien y el mal, pero sin que el bien sea tan puro y con un mal que se ha colado entre los rincones del bien. Esa calculada ambigüedad del guión de Luciano Saracino y el siempre espectacular dibujo de Ariel Olivetti son las bazas de este álbum inaugural de una serie que tiene inmensas posibilidades después del sorprendente final de esta primera toma de contacto, probablemente el punto más fuerte que tiene Ich en cuanto a su planteamiento. Porque, al fin y al cabo, historias del enfrentamiento entre las culturas europeas y las indígenas de la América colonizada hay muchas. No pocas cuentan también con el elemento fantástico y sobrenatural que manejan Saracino y Olivetti. Pero la forma en la que los autores cierran este primer álbum de Ich es lo que se sale de lo común. Es ahí donde la obra cobra una nueva dimensión, que hace pensar que en la segunda entrega se explorarán nuevos horizontes que expandan lo que se muestra en este primer relato, uno que no siempre destaca, que no consigue despegarse de una cierta sensación de déjà vu en algunos momentos, pero que acaba dejando un buen sabor de boca.

Dado que la mitología y la fantasía son elementos esenciales de Ich, Saracino no pierde el tiempo en explicar demasiado las habilidades de sus personajes. Ich es el nombre del protagonista, un indígena que lucha contra la ocupación de sus pueblos a manos del invasor blanco. Para oponerse a él se busca a Sebastián de Loup, un personaje que esconde mucho más de lo que muestra tras su atuendo cristiano. Ellos personifican el duelo cultural que plantea Ich, pero lo hacen desde esa contaminación de arquetipos ya mencionada. No son el bien y el mal. Ninguno de los dos es puro en sus intenciones y habilidades. Y por eso su combate es desigual, como se ve a lo largo de la historia por medio de unos secundarios muy bien planteados, sobre todo la joven y carnal Yaretzi, que es quien va guiando puntualmente a Ich y quien plantea algunos de los dilemas morales más atractivos del relato. Saracino, no obstante, se guarda muchas cartas en la manga, porque no tiene intención de explorar todo lo que desea en este primer relato, y eso se nota bastante. Eso es quizá lo que menos convence de Ich, porque siempre da la sensación de que falta información, de que hay elementos que contarán con un mayor e imprevisible recorrido en próximas entregas. Y eso, siendo atractivo, merma el resultado final de este capítulo que parece querer también un final en sí mismo.

En cuanto al dibujo, hay algo que también intriga mucho. Olivetti es un valor seguro. Sus imágenes hiperrealistas son un terreno perfecto para que Ich se desarrolle con mucho acierto, y sobre todo la irrupción de la fantasía animal en la primera escena hace que el lector quede completamente atrapado en la historia. Si acaso, se puede pensar que el alarde de imaginación que despliega el ilustrador a la hora de diseñar criaturas fantásticas, por mucha base que tengan en la mitología indígena, sí que aparte algo al lector, porque algunas resultan excesivas para el efecto que había provocado en esa mencionada secuencia un animal real como es el oso. Logrando tanto con la realidad, por mucho que sea una realidad sobredimensionada, es más difícil de comprender un desarrollo tan fantástico como el que propone Olivetti. Pero como es tan bueno a la hora de dibujar escenarios naturales, criaturas imposibles y cuerpos humanos, eso se convierte en realidad en una anécdota que no impide disfrutar de los muchos aciertos visuales que hay en la obra. Ich. Naturaleza salvaje es un buen comienzo para una serie que promete y que parece tener un objetivo claro en que sea su segunda entrega la que termine de satisfacer todo lo que se promete en estas primeras páginas. SI lo hace, la valoración de este este arranque será todavía mejor.

Utopía Editorial publicó originalmente Ich en agosto de 2015. El contenido extra lo forman textos de Luciano Saracino y Ariel Olivetti y diseños de este último.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 septiembre, 2016 por en Ariel Olivetti, Cómic, Luciano Saracino, Utopía Editorial, Yermo y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: