CÓMIC PARA TODOS

‘Wet Moon’, de Atsushi Kaneko

Wet MoonEditorial: ECC.

Guión: Atsushi Kaneko.

Dibujo: Atsushi Kaneko.

Páginas: 272 / 256 / 344.

Precio: 10,95 / 10,95 / 13,95 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Mayo / Julio / Agosto 2016.

Es muy fácil entrar en el juego de las influencias al hablar de Atsushi Kaneko en general y de Wet Moon en particular, pero hay un nombre que sí se puede citar sin miedo a equivocarse, el de David Lynch. Si el adjetivo lynchiano se puede aplicar a algo es a esta serie compuesta de sólo tres volúmenes y que se mueve a caballo entre la ilusión y la realidad, que parte de una estructura de thriller para acabar en una historia de corte fantástico y con elementos de suma complejidad no sólo en su historia sino también en su narrativa visual. Pero lejos de quedar encasillado con ese adjetivo, al que trasciende precisamente por las formas narrativas del cómic, Kaneko quiere mostrarse, y consigue hacerlo, como un autor tremendamente personal. Eso mismo hace que Wet Moon no sea una lectura apta para todo tipo de lectores, porque las numerosas capas en las que envuelve su relato exigen mucho a este lado de las viñetas. Y eso es un elogio, aunque al mismo tiempo sea un reconocimiento de que no estamos ante una obra que busque un público masivo por el simbolismo que busca en lo visual y también en las referencias que ofrece, empezando por ese homenaje a George Melies y su estampa de una luna con cara y un misil estrellado en uno de sus ojos, imagen imborrable de los tiempos de los pioneros del cine.

Lo que no es nada fácil es evaluar Wet Moon desde unos parámetros que satisfagan a cualquier lector. Es uno de esos tebeos que no es fácil recomendar si no se conoce muy bien la sensibilidad de quien va a enfrentarse a esta extraña y, eso sí, hipnótica historia. Es bueno, Muy bueno en ocasiones. Pero es raro en la misma proporción. Es simbólico. Es casi onírico. Es un relato que transita la frontera entre lo que es real y lo que no durante prácticamente toda su extensión. Que gusta de dejar en blanco al lector tanto como a su protagonista, un joven agente de policía que busca desesperadamente a una mujer, a una criminal que ha logrado darle esquinazo en dos ocasiones y que lucha contra la falta de información pero también contra las lagunas mentales que le han quedado como secuela después de un accidente que le dejó en coma. Son todos estos elementos que apuestan por una calculad confusión que se convierte en la principal arma de Wet Moon. Kaneko consigue atrapar por el misterio envolvente que plantea, porque logra que cualquier lector ansíe saber qué es lo que ha sucedido, pero también por su espectacular manejo del tiempo y del espacio, que es lo que le permite estirar tanto la historia. ¿Lo merece? Sí, estos tres tomos se acaban leyendo de un tirón, pero por una cuestión esencial que marca la diferencia, la narrativa del autor.

Kaneko no es un mangaka al uso. No estamos ante un manga tradicional. Si hablamos de la influencia de David Lynch, parece también obligado hablar de que Kaneko tiene más referentes entre el cómic europeo que entre el japonés. Que su manga no termina de ser un manga puro. Que su historia encaja perfectamente en otras tradiciones del noveno arte. Pero, como ya sucedía en la historia, sin terminar de encasillarse en nada concreto. Kaneko es Kaneko y Wet Moon busca no parecerse a nada. Y para lograrlo, el autor emplea cualquier elemento a su alcance. Hay diálogos, pero también muchos silencios, plasmados a veces como reflejos oníricos de las ensoñaciones y las ilusiones del protagonista pero también como fundidos en negro, como momentos en los que el tiempo parece detenerse. Y hay también muchos ruidos, jadeos en ocasiones, a veces onomatopeyas. Todo lo necesario para que se eluda el riesgo de la rutina, algo en lo que nunca cae una obra que va sorprendiendo poco a poco desde su primera página y hasta la última. Es una obra bizarra y atrevida, pero por eso mismo una por la que merece la pena pasar. No todo el mundo sacará las mismas conclusiones del relato de Kaneko, pero ante su talento narrativo es muy fácil rendirse sin problemas, porque el tebeo, manga o no, es todo un prodigio visual.

Wet Moon se publicó originalmente entre abril de 2011 y octubre de 2013 en la revista Comic Beam, y posteriormente reunida en tres volúmenes publicados por Enterbrain entre febrero de 2012 y octubre de 2013. No hay contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 septiembre, 2016 por en Atsushi Kaneko, ECC, Enterbrain, Manga y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: