Cómic para todos

‘Cabezón de Acero’, de Enrique V. Vegas

Cabezon-de-acero-tomo_portada1Editorial: Dolmen.

Guión: Enrique V. Vegas.

Dibujo: Enrique V. Vegas.

Páginas: 160.

Precio: 15 euros.

Presentación: Cartoné con sobrecubierta.

Publicación: Abril 2016.

Siete años estuvo Superman sin aparecer en la gran pantalla. Ese es el tiempo que transcurrió entre Superman Returns (aquí, su crítica) y El Hombre de Acero (aquí, su crítica). Y cuando se anunció el proyecto que dirigió Zack Snyder, Enrique V. Vegas se puso manos a la obra para que el primer superhéroe, el último kryptoniano, el protector de Metrópolis, se convirtiera en el nuevo objetivo de sus simpáticas caricaturas. Así nació Cabezón de Acero, una historia que desarrolló en tres entregas y a medio camino entre su habitual comedia y el homenaje al Superman de Richard Donner que interpretó Christopher Reeve y a su nueva encarnación cinematográfica, la de Henry Cavill. Cabezón de Acero, a diferencia de otras de sus parodias, no sigue por tanto de manera fiel el guión de ninguna película en concreto, precisamente porque El Hombre de Acero aún no estaba estrenada cuando se inauguró esta trilogía en viñetas, pero sí va dando saltos y recogiendo los elementos que a Vegas le atraen de cada una de las películas. No es difícil reconocer escenas sacadas de las tres primeras películas de Superman o, por supuesto, de El Hombre de Acero, pero sobre todo lo que divierte es la gran cantidad de licencias que se toma el autor para anticipar lo que acabó siendo Batman v Superman (aquí, su crítica).

Aunque resulte curioso dada la plasmación en viñetas del trabajo de Vegas, en la mayoría de las adaptaciones que ha hecho el autor de personajes famosos del mundo del cómic ha sido evidente una mayor influencia del cine que del noveno arte. Con Cabezón de Acero se cumple esa máxima. No hay que buscar tantas referencias a autores deslumbrantes de la trayectoria de Superman sino guiños a sus filmes, desde las cuestiones más evidentes, como el hecho de convertir a sus enemigos en las dos versiones de Zod que ha tenido el cine (la de Terence Stamp en Superman II y la de Michael Shannon en El Hombre de Acero), a las más anecdóticas, como incidir en la amnesia de su versión de Lois Lane para que no sepa que Cristóbal Carrasco, que así llama Vegas a su héroe, es en realidad el Cabezón de Acero. Las parodias cabezonas de Vegas son siempre muy divertidas y esta no se escapa a la norma, siendo de nuevo una simpática colección de gags más que una historia desarrollada como tal. El fuerte de Vegas está ahí, en la diversión inmediata, en la parodia directa y en el guiño a lectores de todas las edades pero que, en realidad, se dirige sobre todo a quienes han crecido con la ficción popular de los años 70 y 80. Y eso convence. Siempre lo hace, como la incisiva mordacidad del autor para desmontar mitos como los que invitan a comparar a Superman con un pájaro y un avión.

En cuanto al dibujo, poco se puede añadir a lo que cualquier tebeo de Enrique Vegas produce en lector. La simpatía es inmediata, del calibre de la que despiertan los Marvel Babies de Skottie Young pero como protagonistas de una parodia divertida, que mezcla el homenaje directo a estos personajes y a otros muchísimo títulos, que son siempre enormemente variados. ¿Quién más, aparte de Vegas, se atrevería a meter en su batidora referencias a Barrio Sésamo, Aterriza como puedas, Campeones, Mazinger Z, Angry Birds, Cartoon Network, McDonalds o incluso Naranjito o el Atlético de Madrid? Ese batiburrillo, y ahí radica el mérito de Vegas, es siempre hilarante. Y en cuanto a sus caricaturas, su revisión de Batman sigue siendo de lo más logrado que ha hecho a pesar de que no tenga aquí el protagonismo, y tanto su Wonder Woman como su Supergirl dejas con ganas de más. Quién sabe si el éxito de sus nuevas versiones cinematográfica y televisiva respectivamente pueden llevar a Vegas a lanzarse también a hacer sus parodias… En cualquier caso, Superman siempre tiene un lugar destacado si hablamos de superhéroes, por lo que es fácil concluir que el Cabezón de Acero también se coloca entre las parodias más logradas de Enrique Vegas. Y leída del tirón, y no en sus tres entregas por separado, parece incluso ganar puntos.

El volumen incluye los tres números de Cabezón de Acero, originalmente publicados por Dolmen en junio y noviembre de 2013 y mayo de 2014. El contenido extra es un portafolio de bocetos de Enrique V. Vegas.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 septiembre, 2016 por en Cómic, Dolmen, Enrique V. Vegas y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: