Cómic para todos

‘PDM. Paquet de mierda’, de Pierre Paquet y Jesús Alonso Iglesias

Portada_PDMEditorial: Dibbuks.

Guión: Pierre Paquet.

Dibujo: Jesús Alonso Iglesias.

Páginas: 256.

Precio: 25 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Septiembre 2016.

Lo raro atrae. ¿Y qué puede haber más raro en el mundo del cómic que un editor escribiendo su propia biografía para que un ilustrador le dé forma de novela gráfica? Puede que haya otras cosas más raras, pero esta, desde luego, tiene reservado un lugar de honor en el podio de las cosas raras en el cómic. Paquet de mierda es, efectivamente, la autobiografía de Pierre Paquet, y este la ha dejado en manos de Jesús Alonso Iglesias para que este evidencia, después de El fantasma de Gaudí (aquí, su reseña), que está en un estado de forma deslumbrante. La primera secuencia del cómic, prácticamente muda, que comienza con un sueño imposible y acaba con una huida con lágrimas en los ojos es la expresión perfecta de la rareza que supone el tebeo. No es una biografía al uso. Es la de un editor, sí, pero no es un retrato de su trabajo como tal, aunque sea lo que centra algunos de los pasajes del libro. ¿O acaso no es raro que Paquet de mierda sea una carta de amor a un perro? No es que eso sea lo único que cuenta el cómic, ni mucho menos, pero es la conclusión más clara. Y por paradójico que pueda parecer, eso mismo es lo que le da una humanidad al tebeo que una biografía centrada en el mundo editorial probablemente no habría conseguido. Puede que el lector no sepa en realidad quién es Pierre Paquet, pero después de leer el libro podrá decir que le conoce de verdad.

En realidad, sí estamos viendo la vida de Pierre Paquet desde el momento en el que decide convertirse en editor. Y, si se quiere, es una maravillosa reivindicación del arte de hacer tebeos desde un punto de vista que, poco a poco y gracias a los salones y a Internet, vamos conociendo cada vez más, el del editor. Pero Paquet de mierda no se queda ahí, y, de hecho, por eso resulta tan especial. Es la mencionada carta de amor a un perro, pero también es un desahogo personal como hacía mucho que no se veía en el cómic. O que, en realidad, muy pocas veces se ha visto en la BD. Paquet no se siente perfecto, no se vende de esa manera. Muy al contrario, es un tipo con flaquezas, con arrojo y entusiasmo pero con un alto grado de inconsciencia (editorial) y cobardía (emocional), y eso acaba dando forma a un retrato muy interesante y a un cómic muy interesante, una extraña especie de slice of life narrada con buen pulso, jugando con mucho acierto con los misterios y tratando aspectos muy diversos con una cohesión apreciable. Es difícil decir si es el tebeo que realmente quería escribir Paquet, pero sin duda parece el que le ha salido de las entrañas porque en él ha puesto todo lo que es, todo lo que soñaba con hacer, e incluso todo lo que no consiguió ser, tanto por injerencias externas, como la del episodio del juicio, como por defectos propios.

Clave para entender la genialidad de Paquet de mierda es el dibujo de Iglesias. Su evolución como ilustrador ha sido fascinante desde que sorprendió a propios y extraños con Silhouette (aquí, su reseña), el brillante pulp escrito por Víctor Santos, y en este tebeo ofrece una mirada más cotidiana, más realista, pero igualmente brillante. No es que se adorne demasiado con artificios narrativos, Iglesias no es un ilustrador efectista en ese sentido, pero sí que es capaz de jugar con la página y, sobre todo, de hacer que la expresividad de sus personajes hable por sí sola. Dotado para el retrato, para la comedia, para lo erótico, no hay nada en Paquet de mierda que suponga un reto demasiado elevado para el talento de Iglesias, a quien por méritos propios ya podemos colocar entre los más interesantes ilustradores españoles del momento, no sólo por el acierto de esta novela gráfica y de la mencionada El fantasma de Gaudí, sino también por la enorme versatilidad que ha sido capaz de mostrar en apenas un puñado de obras publicadas. En esta, además, aporta dos elementos sobresalientes. Por un lado, los encuadres, con un sentido cinematográfico que funciona siempre. Por otro, el color, convertido, como debe de ser, en un muy eficaz elemento narrativo. Y así, Paquet de mierda, se convierte en una muy agradable sorpresa, en un libro que no se puede soltar hasta el final.

Paquet publicó originalmente PDM. Paquet de merde en en enero de 2015. El contenido extra del volumen lo forman un portafolio de bocetos de Jesús Alonso Iglesias y unas notas finales de Pierre Paquet.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

2 comentarios el “‘PDM. Paquet de mierda’, de Pierre Paquet y Jesús Alonso Iglesias

  1. Pingback: Letras Corsarias Librería - Una librería de lectores para lectores en Salamanca

  2. Pingback: NC#64: Un Big Bang de libros para la rentrée

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 septiembre, 2016 por en Cómic, Dibbuks, Jesús Alonso Iglesias, Paquet, Pierre Pacquet y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: