CÓMIC PARA TODOS

‘Alpha’ 1, de Pascal Renard, Mythic y Yuri Jigounov

Alpha-Portada1Editorial: Dolmen.

Guión: Pascal Renard y Mythic.

Dibujo: Yuri Jigounov.

Páginas: 152.

Precio: 29,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Junio 2016.

Una pequeña introducción y un salto al vacío, sin información, sin mucho contexto, sin tener siquiera un protagonista claro. Eso es lo único que necesitan Pascal Renard y Yuri Jigounov para engancharse con Alpha, una serie que, en este primer ciclo, se adentra en el mundo del espionaje y que tiene muchas bazas para convencer. En primer lugar, un cuidadoso entramado que, siendo realmente complejo, va atrapando al lector con facilidad precisamente porque Renard, y después Mythic en el tercero de los álbumes que comprende este primer volumen de Alpha, va soltando la enorme cantidad de información que hay en el relato sin apabullar y cuando realmente es necesario, y eso, por ejemplo, no sucede en el primer álbum hasta sus últimas páginas. Después, porque Jigounov se apunta a ese estilo realista sin despreciar en absoluto las oportunidades de lucimiento que le proporcionan los tiroteos y las huidas. Y finalmente porque, en realidad, todo el trasfondo de espionaje que hay en la historia, siendo muy interesante, no oscurece para nada la importancia que tienen los personajes, sobre todo dos, el propio Alpha y la misteriosa Assia Donkova. Cierto es que hay algo de tópico en su relación, y que se ven venir muchos de los giros que afectan a ambos, pero aún así funcionan muy bien y son el eje conductor del relato, más incluso que la trama central.

Y eso que Renard vuelca en El intercambio, Clan Bogdanov y El salario de los lobos una ingente cantidad de información, producto sin duda de un complejo y laborioso proceso de documento. Eso, desde luego, satisfará a quienes gusten de una buena historia de espionaje moderno de corte realista, que es en el que se enmarca. No estamos ante un émulo del James Bond más fantástico, sino ante un mundo real, que además se enmarca en un escenario espléndido, el de la Rusia posterior a la caída del comunismo y a la importancia que tuvo su delicada situación económica para diferentes sectores. A partir de ahí, y con unos buenos personajes que cubren un espectro muy variado, Renard plantea un escenario espléndido que Mythic resuelve francamente bien en el tercero de los álbumes para dejar completamente cerrado un primer arco argumental de la serie. Incluso con los tópicos que sí se utilizan en Alpha, las sorpresas y los giros compensan adecuadamente esa sensación de déjà vu que se puede llegar a tener en algunos momentos, y siempre se sigue con interés la trama, cuando hay mucha acción en las viñetas y cuando hay largos diálogos que son los que aportan el necesario contexto. Y a pesar de mostrar un mundo eminentemente masculino, es inevitable destacar la vital importancia del personaje de Assia, escrito con mucho mimo.

En cuanto al dibujo de Jigounov, su estilo encaja a la perfección en el género, el thriller de espionaje, y en la procedencia del cómic, el mercado francobelga. Si Renard y Mythic busca el realismo, Jigounov no se desvía en ningún momento de esa directriz. Y si hay algún pero que ponerle estaría en el trabajo de color, en el que usa una paleta quizá demasiado brillante y llamativa en algunos momentos si tenemos en cuenta que la intención de Alpha es la más realista posible, algo que se rompe ligeramente con esa elección de colores. En cualquier caso, eso no impide reconocer el espléndido trabajo del ilustrador, que partiendo efectivamente de ese realismo hace que todo sea creíble, que el lector viva la historia no sólo a través de las escenas de acción que está viendo sino también a través de los ojos de sus protagonistas. Son muchos los primeros planos que utiliza y es ahí, además de con su detallista forma de crear escenarios, donde la historia genera la necesaria empatía para que la información, el dato y el discurso no se lleven por delante lo que Alpha quiere y consigue ser, una trepidante historia de acción que sabe emplear todos los recursos del género. Jigounov aporta una muy buena narrativa a lo que ya de por sí era un muy buen guión, con lo que Alpha se convierte en una apuesta más que segura.

El volumen incluye los tres primeros álbumes de Alpha, L’échange, Clan Bogdanov y Le salaire des loups, publicados originalmente por Lombard en mayo de 1996, el mismo mes de 1997 y abril de 1998. El único contenido extra son las cubiertas originales de Yuri Jigounov.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 septiembre, 2016 por en Cómic, Dolmen, Lombard, Mythic, Pascal Renard, Yuri Jigounov y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: