Cómic para todos

‘Ciencia oscura’ 2, de Rick Remender y Matteo Escalera

01313560201_gEditorial: Norma.

Guión: Rick Remender.

Dibujo: Matteo Scalera.

Páginas: 136.

Precio: 16,50 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Enero 2016.

Cuando Rick Remender orquestó Fear Agent (aquí y aquí, reseñas de sus dos volúmenes), ya quedó muy patente que su gusto por la ciencia ficción más oscura, personal y depresiva era algo más que una casualidad, que un deseo para una obra concreta. Ciencia oscura, que en España estamos leyendo casi de forma paralela a Low (aquí, reseña de su primer número), confirma que Remender es clave para entender el género moderno desde esa perspectiva adulta y compleja a la que toda buena narración debe aspirar. Y cuando además se cuenta con un dibujo como el de Matteo Scalera, el camino escogido sólo puede ser interesante como poco. Ciencia oscura arrancó en su primer volumen (aquí, su reseña) como una maravillosa desviación del tono aventurero de series televisivas como Perdidos en el espacio, con un ritmo frenético y unos personajes que rompían por completo el arquetipo de la familia feliz. Y Remender, en este segundo volumen, no hace más que profundizar en ese esquema pero de una manera sorprendente, abriendo el abanico de posibilidades, multiplicando las versiones de los personajes, haciendo del remordimiento un tema esencial en la obra, aunque en realidad ya lo era, y mostrando nuevos mundos, nuevos personajes y nuevos peligros para que la historia esté siempre en las antípodas del aburrimiento.

Hay, en todo caso, un salto entre el primer volumen y el segundo de Ciencia oscura. La narración estaba algo más contenida en sus primeros números. Ahora se ha desatado. No hay un protagonismo tan claro, es ahora mucho más coral. Y lo que en el fondo parecía una búsqueda del modo de regresar a casa a lo Dragones y mazmorras (la inmortal serie de dibujos animados de los 80, no su triste desviación cinematográfica) se ha convertido ahora en lo que Los 4 Fantásticos podría haber sido de haber nacido en estos tiempos oscuros que corren y de una mente de un creador algo torturado como es Remender. El carácter aventurero por todo el universo es algo esencial ya a Ciencia oscura. Su componente familiar desestructurado también. Pero sin el brutal despliegue imaginativo que hay en la serie, esa mezcla de elementos no sería tan potente. Y es que Remender lo consigue mezclar todo con brillantez. No es un tebeo palomitero, pero tiene un ritmo que para sí quisieran los que prescinden del guión como elemento esencial, algo que sí es capaz Remender de aplicar a su historia, que tiene un corazón inmenso depositado en sus personajes y en sus muy diferentes motivaciones, que son las que llevan a incontables momentos culminantes en los que un acto o una decisión cambian por completo las normas del juego.

Para que todo eso funcione, es esencial que el dibujante esté a tono con los objetivos de la serie. El toque caricaturesco de Scalera, por mucho que a priori pueda parecer alejado del tono dramático por el que apuesta Remender, acaba siendo esencial para que la inmersión en los mundos de Ciencia oscura sea absoluta. Y es, para empezar, la imaginación que tiene Scalera es equiparable a la de Remender. Los mundos que dibuja, las criaturas que imagina, los trajes que llevan los protagonistas… Todo parece y es ciencia ficción de la buena, de la duradera, de la que da gusto ver hoy y seguro que producirá el mismo placer ver dentro de algunos años. Pero en los personajes hay también algo especial. Toque de caricatura, sí, con rasgos faciales exagerados, pero a la vez con una expresividad dramática sencillamente excepcional. Todos los personajes son creíbles, todas las escenas se pueden entender emocionalmente con un simple vistazo a las caras de los protagonistas. Y la acción es tan vibrante que casi parece salirse de la página. Si Ciencia oscura empezó bien, su continuación es más que notable. Es diferente, cambia algo, pero por muy imprevisible que parezca no deja de ser una continuación perfectamente natural. Así da gusto. Con Remender y Scalera a este nivel, la serie puede llegar hasta donde ellos quieran.

El volumen incluye los números 7 a 11 de Black Science, publicados originalmente por Image Comics entre julio y diciembre de 2014. El único contenido extra son las portadas originales de Matteo Scalera.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 agosto, 2016 por en Cómic, Image, Matteo Scalera, Norma, Rick Remender y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: