Cómic para todos

‘Un mundo sin Superman’

Un_mundo_sin_SupermanEditorial: ECC.

Guión: Dan Jurgens, Jerry Ordway, Louise Simonson y Roger Stern.

Dibujo: Jon Bogdanove, Tom Grummett, Jackson Guice y Dan Jurgens.

Páginas: 216.

Precio: 21,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2016.

Aunque el tebeo resultara más memorable por lo que supuso fuera del mundo del cómic que por lo que había en las viñetas, no se puede negar que La muerte de Superman (aquí, su reseña) fue un bombazo. Y aunque el foco esté siempre puesto al hablar de este arco argumental tan atrevido en el salvaje combate entre el Hombre de Acero y Juicio Final, puede que el concepto más interesante de esta idea esté en Un mundo sin Superman. ¿Cómo reaccionamos ante la muerte de alguien que jamás hubiéramos esperado que muriera? ¿Cómo afrontamos la ausencia del mayor héroe de todos? ¿Qué pasa por la cabeza de sus seres queridos y de sus enemigos? Con la misma irregularidad que La muerte de Superman, la que deriva de un grupo de guionistas diferentes y de un crossover múltiple entre distintas series, Un mundo sin Superman se acerca a esos temas y confirma el enorme potencial que hay en esa idea. Lo que resulta evidente después de pasar por el volumen es que hay un problema fundamental, y es seguir narrando un cómic de superhéroes sin EL superhéroe. Ahí se ven las costuras. ¿Pero en lo personal? Ahí es donde este relato triunfa. En los Kent. En Lois Lane. Incluso, aunque se eche en falta algo más por ese lado, en Lex Luthor. En cómo se sienten tras la muerte de Superman, en lo que pueden y en lo que no pueden hacer tras ese trágico suceso.

Siempre da la impresión de que es Jerry Ordway quien más y mejores resultados saca de este escenario, quien mejor entiende a Jonathan y Martha Kent, sobre todo en el espectacular número que cierre este volumen, el que mejor sabe jugar con la idea de la muerte de Superman sin tener que recurrir a combates espectaculares, o quien más profundidad saca de Lois, como sucede en el primer número, el que lidia con los momentos directamente posteriores al final de la lucha entre Superman y Juicio Final. Simonson, Jurgens y Stern siguen convenientemente sus aciertos, pero caen con más facilidad en la algo más rutinaria necesidad de preparar Metrópolis para lo que está por venir, usar a personajes secundarios como Guardián o Gangbuster. Se nota la necesidad de hacer que la muerte de Superman resuene por todo el universo DC, y es lógico que así sea, pero los momentos en los que aparecen sus compañeros de la Liga de la Justicia suenan a eso, a un relleno necesario. No es malo, Simonson lo conduce bien, pero sin posibilidad de hacer algo mucho más profundo esta trama palidece ante lo realmente magnífico que hay en este desarrollo. No hay que olvidar que este no era más que otro paso más en un plan mayor, cuyo siguiente capítulo se anticipa ya en las últimas páginas del libro, y en ese sentido es un capítulo bastante aceptable, incluso notable.

La historia fue un consenso bastante amplio entre los escritores de las diferentes series de Superman, con lo que la mencionada irregularidad de la serie se nota mucho más en el dibujo que en el guión, empezando por fallos de continuidad como el mismo uniforme de Superman, desgarrado en la lucha con Juicio Final y de repente en perfectas condiciones. Hay personajes que son reconocibles como icono, pero que se presentan en versiones muy distantes. No tiene mucho que ver, por ejemplo, la Supergirl que dibuja Tom Grummet, que es con diferencia el más completo y acertado de los ilustradores que hay en este libro y que además se lleva los dos grandes caramelos, que la de Jackson Guide, y sin la emblemática S en el pecho y el reconocible uniforme bien podrían ser personajes diferentes. Pero volvamos a lo mejor que tiene el libro. Grummett recoge con brillantez el escenario de la destrucción en la que se produce la muerte de Superman, pero sobre todo dibuja un brillante número final en el que se traza un poético intento de rescartarle de ese mundo con un protagonista formidable. Ese número vuelve a evidenciar que algo tan épico como la desaparición del mayor superhéroe de todos crece como historia cuanto más personal se vuelve. Y Un mundo sin Superman es el segmento que más y mejor permitía esa aproximación.

El volumen incluye los números 498 a 500 de Adventures of Superman, 685 y 686 de Action Comics, 20 y 21 de Superman: The Man of Steel y 76 y 77 de Superman, publicados originalmente por DC Comics entre enero y junio de 1993. El libro no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: