CÓMIC PARA TODOS

‘Batman. Vampiro’, de Doug Moench y Kelley Jones

Batman_VampiroEditorial: ECC.

Guión: Doug Moench.

Dibujo: Kelley Jones.

Páginas: 288.

Precio: 28,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2016.

Como continuación del éxito que el éxito de Doug Moench y Kelley Jones al frente de la continuidad de Batman, ambos autores dieron el salto a Otros mundos precisamente con el Caballero Oscuro. Y oscureciéndole todavía más, haciendo que su aterradora figura se convirtiera en la del vampiro, la criatura de la noche definitiva. Batman. Vampiro reúne las tres novelas gráficas que se publicaron en este serie, Batman & Drácula. Lluvia roja, Tormenta de sangre y Niebla Carmesí, un tríptico modélico en el que los únicos requisitos son aceptar una narración de off con una recargada letra que exige una atención especial y comprender el exageradísimo estilo de dibujo de Jones. Una vez hechos esos esfuerzos, la trilogía se lee de manera fluida y comprendiendo los muchos aciertos que hay en la obra, incluso cuando se supera el recelo que despierta su historia final, que al principio no parece más que una forma artificial de continuar una historia que habría quedado redonda tras el final del segundo episodio y que después acaba encontrando cosas muy atractivas que contar. El de Moench y Jones siempre fue un Batman muy peculiar, pero Vampiro es todo lo que habían logrado en las series regulares pero elevado a la enésima potencia, llevado a todos los extremos posibles, tanto en lo argumental como en lo visual.

El gran acierto de Moench es convertir lo que podría haber sido un rutinario encuentro entre Batman y Drácula, el que se ve en Lluvia roja, en la particular metamorfosis del Caballero Oscuro, de héroe a monstruo. Drácula, de hecho, es lo de menos, incluso en el primer episodio, porque todo el foco está puesto sobre Batman, al que Moench muestra, curiosamente, como un espléndido jugador de equipo. Así, el repaso que hace de su figura le obliga a pasar por sus aliados más tradicionales, Alfred y Gordon, pero también con apoyos místicos puntuales y, sobre todo, intereses románticos femeninos que son mucho más que damiselas en apuros. Lluvia roja es, al mismo tiempo, el episodio más eficaz y más arquetípico. Con Tormenta de sangre, Moench da un paso hacia adelante tanto en la mitología vampírica (y de monstruos en general) pero también en el mismo universo de Batman, que amplía con la presencia de Selina Kyle. Y Niebla Carmesí arranca con pesadez, con una multiplicación de villanos que no ayuda demasiado, pero que crece en cuanto la desviación monstruosa de Batman copa todo el protagonismo, acercándose a un sensacional cierre de la historia con ecos que resuenan al final de Tormenta de sangre pero con un sabor definitivo que compensa las malas sensaciones iniciales de este tercer episodio.

Lo que está claro es que Moench escribe aquí a su Batman más extremo, algo significativo si tenemos en cuenta su larga experiencia con el personaje, y con historias de muy distinto tono y calado. Pero con Jones es difícil no llevarse hasta ese extremo, porque Jones es exactamente así, radical, irreal, casi pesadillesco. Y por eso cuando más convence, incluso a quienes no comulguen de forma inmediata con su estilo, es cuanto más radical es su versión de Batman, cuanto más monstruosa es su apariencia. En ese sentido, le sienta mucho mejor al propósito del trabajo de dibujo el color de Gregory Wright, el de Niebla carmesí, salto claro entre el coloreado tradicional y el digital. Jones, en todo caso, es todo un maestro del terror desatado, sangriento y radical. La puesta en escena más tradicional de Batman como criatura de la noche, la que le lleva a dibujar grandes e irreales capas, encuentra su mejor acomodo en este universo aterrador. La trilogía de Batman. Vampiro es, probablemente, uno de los títulos más emblemáticos de Otros mundos, y uno de los más notables. La idea de concentrar la historia en Gotham y con los elementos más clásicos de Batman es un acierto indudable. Y su descenso a los infiernos, un camino irreprochable, ligeramente rebajado por las concesiones editoriales más evidentes pero que a la larga deja una impronta indeleble.

El volumen incluye Batman & Dracula: Red Rain, Batman: Bloodstorm y Batman: Crimson Mist, publicados originalmente por DC Comics en junio de 1992, en noviembre de 1994 y diciembre de 1998. El contenido extra lo forman una introducción de Eric Van Listbader y las portadas originales de Kelley Jones.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 10 agosto, 2016 por en Batman, Cómic, DC, Doug Moench, ECC, Kelley Jones y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: