CÓMIC PARA TODOS

‘Mortadelo y Filemón. ¡El Capo se escapa!’, de Francisco Ibáñez

MH180MyFEditorial: Ediciones B.

Guión: Francisco Ibáñez.

Dibujo: Francisco Ibáñez.

Páginas: 48.

Precio: 12,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Julio 2016.

Cada vez está más claro que Francisco Ibáñez busca en la prensa las excusas para montar sus nuevos álbumes de Mortadelo y Filemón. ¡El Capo se escapa! es, de una forma evidente, la tergiversación humorística de la huida de prisión del Chapo Guzmán, al que sospechosamente se parece este Capo, bautizado por Ibáñez como Osvaldo Marijuánez. Pero en realidad ahí sólo está la anécdota para que Ibáñez dé rienda suelta a todas las locuras habituales que hacen de los álbumes de los agentes secretos de la T.I.A. un sincero y divertido festival del humor. Da la sensación, eso sí, de que hay cierto descontrol, de que el gag puntual manda quizá más de lo habitual sobre una historia más completa, incluso aunque el entretenimiento siga siendo la tónica de esta aventura, como lo ha venido siendo desde hace décadas en cada uno de los álbumes que ha hecho el maestro, incluso aunque la estructura siga moviéndose una y otra vez por los mismos parámetros de siempre. ¡El Capo escapa! despliega con simpatía los elementos que marcan el éxito de las historietas de Mortadelo y Filemón y añade esas pinceladas de actualidad, impagable la caricatura de Donald Trump que casi no parece una caricatura, pinceladas que nos recuerdan que Ibáñez sigue produciendo sin parar y en buena forma desde hace ya muchísimos años.

Lo más divertido de ¡El Capo se escapa! está en su reiterativa fórmula. El Capo Marijuánez se escapa, y ojo a la divertidísima compilación de formas diferentes de evadirse de una prisión que va creando Ibáñez para poner en marcha esa rueda, y Mortadelo y Filemón tienen que ir en su busca a los más exóticos y extravagantes lugares, rivalizando además con un agente del T.I.O, una agencia rival. Y, por supuesto, fiasco tras fiasco, los más emblemáticos agentes de la T.I.A. seguirán recibiendo el encargo del Súper y contarán con la ayuda, o algo parecido, del profesor Bacterio y de Ofelia para poner en marcha su misión. No por muchas veces visto deja de ser divertido este esquema, sobre todo porque Ibáñez sabe ir variando los lugares en los que acontece cada parte del relato y también porque va manejando con acierto elementos reconocibles como los disfraces de Mortadelo o los juegos de palabras que sirven para sustentar los momentos más divertidos de cada álbum. Porque al final, eso es lo que cuenta en Mortadelo y Filemón, la diversión. Y eso llega por lo conocido. No es una serie que necesite un lavado de cara o una reinvención, y por eso Ibáñez se sigue manejando francamente bien en ofrecer a los lectores lo que piden y lo que necesitan, sin necesidad de grandes artificios.

Eso mismo se puede aplicar también al dibujo. Puede incluso dar la sensación de que, sin esas pinceladas de actualidad, sin esas referencias a personajes contemporáneos como el Chapo Guzmán o Donald Trump, este álbum bien podría haberse realizado hace unos años. Ibáñez ya hace mucho tiempo que dio con las claves exactas de cómo tiene que funcionar Mortadelo y Filemón y ya no va a cambiarlas. No lo necesita. Incluso se puede decir abiertamente que sería un error por su parte no seguir ahondando en disfraces, gags visuales, porrazos y las situaciones que hacen divertida esta franquicia. Y en eso el dibujo es parte fundamental, porque todo es tal y como se puede esperar, pero lo suficientemente cambiante como para que nunca se caiga en el aburrimiento, sensación con la que Mortadelo y Filemón siempre han parecido incompatibles. Puestos a encontrar algo novedoso, o no demasiado utilizado por Ibáñez, hay que citar al vampiro que aparece en la historia, que protagoniza uno de los momentos más extraños y sorprendentes de esta trama. ¡El Capo escapa! es una nueva demostración del ritmo trepidante que Ibáñez imprime a sus álbumes, de que el humor que el autor utiliza nunca pasa de moda y de que los personajes protagonistas siguen siendo auténticos iconos del cómic español a los que siempre da gusto volver a recibir.

El álbum, número 180 de la colección Magos del humor, no tiene contenido extra.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 agosto, 2016 por en Cómic, Ediciones B, Francisco Ibáñez, Mortadelo y Filemón y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 246 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: