CÓMIC PARA TODOS

‘Day Men’ 2, de Matt Gagnon, Michael Alan Nelson y Brian Stelfreeze

01313570201_gEditorial: Norma.

Guión: Matt Gagnon y Michael Alan Nelson.

Dibujo: Brian Stelfreeze.

Páginas: 100.

Precio: 15 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Mayo 2016.

Hay que reconocer que Day Men es una serie entretenida. Pero también es obligado decir que su propuesta era más interesante que su final. Su primer volumen (aquí, su reseña) invitaba a disfrutar de una atractiva aunque manida fusión de noir y vampiros, con una alta dosis de complejidad a la hora de definir el escenario de familias que campaba por ese mundo. Con una resolución algo precipitada, este segundo volumen, fin del arco argumental, da la impresión de haber propuesto mucho para haber concluido con tan poco. Y no porque no supongo un espléndido entretenimiento, que lo es, sino porque da la impresión de que Matt Gagnon y Michael Alan Nelson han hecho un trabajo previo inmenso forjando un mundo de ramificaciones casi interminables pero que se tiene que resolver en muy poco espacio de tiempo y probablemente sin la trascendencia que en realidad podría haber tenido esta historia, sobre todo sin haber terminado de aprovechar a los mejores personajes secundarios que acompañaban a David Reid, hombre de día del que se sirve una familia de vampiros para poner manejar sus asuntos cuando el sol les impide actuar libremente. Day Men no engaña a nadie ni se extiende más allá de lo que tenía previsto, y esa sinceridad es vital para disfrutar de la propuesta.

Gagnon y Nelson tienen claro que hay que dar un final a su relato, pero fallan en algo elemental. Los pasos que se dan siempre parecen la antesala de algo más importante, no el camino hacia un clímax que se va a ver en este mismo volumen. Puede parecer algo superfluo, pero al no poder eliminar la sensación de que siempre hay un personaje por encima, una lucha más grande y unas cuestiones más trascendentes, la emoción del momento se pierde en algunas ocasiones. Y hay que insistir en que esto no es por falta de entretenimiento, porque hay mucho en Day Men, pero sí es verdad que da la impresión de que los autores tienen preparada toda la artillería y no han sido capaces de desplegarla en la contención a la que se han obligado con este cierre. Volvamos a lo básico, tenemos vampiros que viven en una estructura de familias, y eso se muestra de una forma completa y acertada. Tenemos personajes interesantes que van abriéndose camino en esa complicada convivencia, y eso también es notable. Pero un clímax que, en realidad, no parece tan grande, y hasta nueve páginas de epílogo, dejan la sensación de que todavía hay mucho más que contar y añaden algo de artificialidad a la resolución del relato. Uno muy simpático, incluso honesto, pero lejos de marcar las diferencias que sí apuntaba en su origen.

Donde sí hay un deleite casi incondicional, como ya se vio en el primer volumen, es en el dibujo. Brian Stelfreeze, que ya había convencido y mucho con la primera representación de este mundo que ya habíamos visto, se beneficia además en este segundo mitad de la abundante presencia de escenas de acción, lo que permite desplegar muchas más armas para que el ritmo crezca y para que al lector no le importe tanto perderse en la maraña de familias, traiciones, objetivos e incluso personajes. Esos combates gozan no sólo de la espectacularidad de las poses de pelea, sino también de una muy atractiva puesta en escena y de una acertada elección de puntos de vista para resaltar en cada momento lo que transmite la escena. Day Men deja así muchos elementos interesantes para satisfacer a lectores aficionados a la presencia de los vampiros en la narrativa popular, tanto en la historia como en su aspecto gráfico, pero no llega a dar ese paso más para convertirse en un referente. El entretenimiento que propone y promete, con sus más y sus menos, con sus aciertos y con sus defectos, es exactamente el que da, eso sí, con lo que, en realidad, no cabe decepción alguna. Day Men funciona como lo que es, un buen vehículo de evasión.

El volumen incluye los números 5 a 8 de Day Men, publicados originalmente por Boom! Studios entre noviembre de 2014 y octubre de 2015. El único contenido extra son las portadas originales de Brian Stelfreeze y Nick Robles.

Podéis ver imágenes de este título aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 2 agosto, 2016 por en Boom!, Brian Stelfreeze, Cómic, Matt Gagnon, Michael Alan Nelson, Norma y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 247 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: