Cómic para todos

‘Frecuencia Global’, de Warren Ellis

frecuencia_globalEditorial: ECC.

Guión: Warren Ellis.

Dibujo: Garry Leach, Glenn Fabry, Steve Dillon, Roy Martínez, Jon J. Muth, David Lloyd, Simon Bisley, Chris Sprouse, Lee Bermjo, Tomm Coker, Jason Pearson y Gene Ha.

Páginas: 288.

Precio: 28,50 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Abril 2016.

Asumido el concepto de Frecuencia Global, una serie que habla de una organización de inteligencia que opera en todo el mundo y que cuenta con 1.001 agentes, lo más descorazonador es que la serie sólo tenga doce números. La criatura de Warren Ellis podría haber llegado a varios centenares de números de formato autoconclusivo, el que escogió el autor para que el cómic tuviera un aire innegablemente televisivo, sin haber mostrado agotamiento alguno, ya que cada uno de esos agentes cuenta con unas habilidades específicas que da un carácter único a cada una de esas historias. Pero sólo fueron doce. El porqué sólo lo sabrá Ellis, ya que el resultado es un tomo trepidante, intenso, imaginativo y con unas capacidades increíbles. Pero Frecuencia Global se quedó en lo que es. Puede que eso aporte algo de magia, porque el lector puede imaginar esas mil situaciones diferentes en las que un agente de Frecuencia Global podría salvar el mundo. Y el hecho de que Ellis contara con un dibujante diferente para cada número es un detalle que no hace más que crecer la serie, la serie que se hizo y la que cada lector podrá imaginar en su cabeza. Lo que está claro es que Ellis, como se dice en sus páginas, hizo que cada lector estuviera en la Frecuencia Global, experimentando unas historias frenéticas con espléndidos personajes y pocas explicaciones.

Hay algo espléndido en el formato que elige Ellis y que lo hace perfecto para esta serie. Cada historia es única, lo que hace que todas sean invitaciones a leer el resto, independientemente del orden que se siga. Pero hay dos nexos de unión: Miranda Zero y Aleph. Dos mujeres, no es casual. La primera es la directora de la organización, una mujer dura y decidida con una misión clara y un pasado del que se sabe poco. La segunda, la conexión entre todos los agentes de Frecuencia Global desde su base central. La importancia de ambas queda fuera de toda duda cuando se comprueba que dos de sus mejores números, puede que incluso los más destacados, son aquellos en los que Miranda y Aleph están en peligro, el octavo y el undécimo. Son, probablemente, las muestras más destacadas del potencial que tiene Frecuencia Global, no sólo para ir mostrando a los diferentes agentes desplegando sus habilidades en una crisis concreta, sino para que se note que hay una historia construida en torno a estos fragmentos. Eso es lo que puede quedar un poco en el aire con la breve vida de la serie, pero es innegable que es también lo que le da un aura de clásico moderno de la que es difícil escapar. Ellis, un escritor habituado a la acción trepidante, puede que lograra aquí la mayor carga de adrenalina de su carrera, lo que no es poco decir.

Doce números y doce dibujantes. Ellis supo rodearse francamente bien, y en cada número hay algo diferente que apreciar. Por ello se agradece que se ponga en valor el nombre del dibujante como cierre de cada episodio, como otro guiño más al formato televisivo que se le ha resistido, después de un piloto no emitido y un nuevo proyecto que no fructificó, a una serie que pide a gritos un esfuerzo de Hollywood para llegar a la pequeña pantalla. Dado el altísimo nivel de los ilustradores presentes en la serie, tendrá que ser el lector quien establezca sus preferencias. En cualquier caso, resulta difícil no sucumbir a la genialidad que expresan Lee Bermejo en una historia brutal y sin concesiones, el dinamismo que imprime David Lloyd a un relato que protagoniza una agente especialista en parkour que recorre Londres para evitar una tragedia o la magnífica espectacularidad visual que despliega Jason Pearson en la mencionada historia en la que Aleph es la protagonista indiscutible. Frecuencia Global, con este catálogo de artistas, se convierte en una pequeña maravilla cambiante y camaleónica desde un punto de vista visual que, de alguna mágica manera, proporciona una unidad narrativa sensacional a la obra de Ellis. Y sí, es una auténtica lástima que esto sea todo lo que hayamos visto de Frecuencia Global, porque imaginar más forma parte de la gozosa experiencia que ya es.

El volumen incluye los doce números de Global Frequency, publicados originalmente por DC Comics a través de su sello Vertigo entre diciembre de 2002 y agosto de 2004. El único contenido extra son las cubiertas originales de Brian Wood.

Podéis ver imágenes de este título aquí, aquí y aquí. Y en nuestra galería de Facebook podéis acceder a todas las páginas que mostramos de todos los títulos que comentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: