CÓMIC PARA TODOS

‘Independence Day. Aguas oscuras’, de Victor Gischler

004_IndependenceDayEditorial: Medusa.

Guión: Victor Gischler.

Dibujo: Steve Scott, Rodney Ramos, Alex Shibao, Tazio Bettin, Ivan Rodríguez.

Páginas: 138.

Precio: 15,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Julio 2016.

Cuando llegan nuevos productos de una franquicia, parece sobreentenderse que sólo hay una manera de contarlos. El estreno de Independence Day. Contraataque ha suscitado toda suerte de comentarios que justificaban la estupidez de algunos de sus planteamientos precisamente en su título de origen, como si esta fuera una historia que sólo pudiera contarse con dejadez, fallos de guión y resoluciones estúpidas a muchas de las cuestiones que presenta. Pero, claro, estamos ante una franquicia que Hollywood quiere explotar desde todos los frentes posibles y eso conduce, parece que de forma ya inevitable, a que en el cómic haya una precuela. Es algo que está sucediendo en muchos casos, y especialmente cuando hay muchos años de margen entre la primera película y su secuela, como sucede en este caso que ocupa. Y así, Independence Day. Aguas oscuras, es la demostración de que lo idiotizante no tiene por qué ir siempre de la mano de la marca en cuestión. No es que Victor Gischeler haga un cómic deslumbrante, pero sí uno muy entretenido que prescinde por completo del humor bobalicón en el que ha caído Roland Emmerich ya parece que sin remedio y haciendo que su historia encaje perfectamente en el universo que se nos muestra.  No es poca cosa, viendo las pocas expectativas que generaba viendo el resultado de Contraataque.

Es verdad, y eso es una evidencia, que Aguas oscuras es un cómic pensado para fans. Es decir, no es el mejor puerta de entrada al universo creado por Independence Day en 1996. Ese papel lo sigue teniendo la película original, que es recomendable haber visto para disfrutar plenamente del guión de Gischler. La razón es que estamos ante un relato que tiene lugar prácticamente al mismo tiempo que aquella y que, a la vez, quiere conectar con Contraataque tanto temáticamente como a través de uno de los personajes protagonistas. Lo demás, en el fondo, no deja de ser una colección de tópicos bien encadenados: la atractiva científica con la que se pueda genera tanto tensión sexual con el militar protagonista como una pelea de gatas soterrada con otra oficial militar al mando, una misión a vida o muerte que se resuelve en el último segundo y un escenario exótico, en este caso el fondo del mar, que sirve para ampliar lo que no se vio en las historias cinematográficas. Gischler, en todo caso, proporciona lo que se le pide, un relato palomitero que haga justicia a esa esencia de la franquicia. Lo que sorprende, y agrada, por qué no decirlo, es que prescinde del excesivo humor del que Emmerich dota a sus filmes y apuesta por un relato de ciencia ficción y acción que, por supuesto salvando las distancias, quiere parece más Aliens, el regreso que Men in Black.

Quizá el problema más evidente que se le pueda achacar al cómic es que ya no tiene misterio y no lo busca. No oculta a los alienígenas como sí hacía la primera película de la serie. No hay emoción en el descubrimiento del primer monstruo abatido y de los secretos que esconde. Le falta ese componente de impacto. Aún así, la colección de ilustradores que se ocupan de la miniserie, uno por cada número americano, cumple de una manera bastante razonable y con una homogeneidad buscada y bien llevada. En cualquier caso, sí se puede destacar el trabajo de dos de los cinco ilustradores, Steve Scott, encargado del primer número y de fijar los patrones que van a seguir sus colegas más desde el punto de vista de los personajes humanos que de unos aliens que apenas llega a dibujar, y Tazio Bettin, que se ocupa del último número, del gran clímax de la serie, y que aunque deja algunas dudas en cuanto a la expresividad de sus personajes sí logra un dinamismo más que interesante en la acción. Independence Day. Aguas oscuras es así un buen viaje para los conocedores de la franquicia, y una buena manera de expandir lo que está en las dos películas, que conecta mucho más en tono con la primera y que a su vez ayuda a entender algunas cuestiones de la segunda. Quizá demasiada dependencia para tener personalidad propia, pero eso también garantiza que atraerá a los fans.

El volumen incluye los cinco números de Independence Day: Dark Fathoms, publicados originalmente por Titan entre marzo y junio de 2016. El único contenido extra es un portafolio con ilustraciones, logotipos, fotografías y las cubiertas originales de Dio Neves, Lee Garbett, John McCrea, Dennis Calero, Alex Ronald, Staz Johnson, Edgar Salazar, Colin Lorimer y Verity Glass.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 243 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: