Cómic para todos

‘Suicidas’ 1, de Lee Bermejo

Suicidas_1Editorial: ECC.

Guión: Lee Bermejo.

Dibujo: Lee Bermejo.

Páginas: 160.

Precio: 14,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Abril 2016.

Conociendo la trayectoria de Lee Bermejo, es bastante fácil asumir que Suicidas es una obra que entra por los ojos. No porque no sea interesante el mundo que plantea el autor, una distopía futurista con un atractivo análisis social cargado de violencia y personajes en el filo de la navaja, sino porque es obvio que los puntos fuertes de la serie están en su apartado gráfico. Bermejo, mucho más acostumbrado a ser únicamente dibujante, hasta ahora sólo había publicado unos pocos trabajos como escritor, en su mayoría historias sueltas, y por eso se puede considerar Suicidas como su primer gran título como autor completo. El resultado es satisfactorio, pero la balanza no miente. Lo que visualmente es brutal, espectacular y también emocional, porque hay mucho de eso en la situación de algunos de los personajes que exhibe en sus páginas, en lo argumental tiene algunos pecados. No demasiado graves, nada que haga que la lectura se derrumbe, pero sí palpables, sobre todo cuando ya hemos visto a Bermejo dibujando para autores de la talla de Brian Azzarello. También es acusada la sensación de que estamos ante lo que buenamente podría ser un episodio piloto de un universo mucho más amplio, sin que se atisben demasiadas conclusiones en este volumen, lo que hace de esta obra una con mucha más exposición que historia cerrada.

Y quizá sea ahí donde se escapa ligeramente Suicidas. Un final abierto, unos personajes con vidas que no encuentran una resolución clara, un clímax que no termina de llegar. Eso es lo que falla. Pero los méritos son también abundantes. Bermejo acierta en el escenario que escoge para su historia, en el que encajan francamente bien sus dos personajes protagonistas, un tipo de éxito, que lo tiene todo gracias a una de las diversiones que han triunfado en este mundo futuro, las peleas. Otro que tiene que luchar por su vida, abrirse camino desde lo más bajo, ansiado una felicidad que siempre parece casi imposible. Y una narración paralela, de la que en algunos momentos Bermejo abusa, para que las vidas de ambos se vean entrelazadas. Lo mejor de Suicidas, en todo caso, está en la exposición de su mundo, sin perderse en demasiadas explicaciones, y en este segundo personaje. Es mucho más atractivo. Su vida está mucho mejor trazada. La vinculación con esta nueva sociedad de la que habla Bermejo es mucho más íntima y directa. Y es la mejor manera de introducir a secundarios formidables, con mención especial para la mujer de la que se enamora, una conexión extraordinaria con los códigos del western más clásico, del que bajo esta carcasa de violencia y casi ciencia ficción es claramente deudora esta serie.

Pero volvamos al punto de partida. Bermejo es un dibujante extraordinario. Mucho más cuando se apoya, como aquí, en un trabajo de color tan fascinante como el que realiza Matt Hollingsworth. Es realista, detallista y violento. La inmersión en el futuro que muestra es total gracias a su aspecto. Y es gracias a su dibujo por lo que crece la conexión emocional de la serie en sus zonas más destacadas. Como Bermejo, además, domina las escenas de acción, y precisamente la acción tiene que ser fundamental cuando hay combates y violencia como ejes centrales del mundo que construye, hay pocos puntos flacos que se le puedan encontrar al dibujo de la serie. Puede que, eliminando la justa admiración por su dibujo, Suicidas no termine de encontrar todo el potencial que tenía el proyecto, pero lo que ofrece es suficientemente satisfactorio como para seguir confiando en la propuesta y esperar que lo que esté por venir de la vida de esta Nuevos Ángeles que separa a los estratos más pobres y los luchadores, la nueva élite de consumo, confirme la calidad de la serie e incluso mejore los resultados de esta primera tentativa. Mimbres hay. Y el dibujo de Bermejo es de una calidad sobresaliente. Pero precisamente por eso hay que ser exigente con el trabajo de un autor como él, también como guionista aunque ahí cuente con menos experiencia.

El volumen incluye los seis primeros números de Suiciders, publicados originalmente por DC Comics a través de su sello Vertigo entre febrero y septiembre de 2015. El contenido extra lo forman las portadas originales de Lee Bermejo, la alternativa de Jock para el número 1, imágenes promocionales y varias páginas a lápiz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 julio, 2016 por en Cómic, ECC, Lee Bermejo, Vertigo y etiquetada con , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: