CÓMIC PARA TODOS

‘La Visión 1. Visiones del futuro’, de Tom King y Gabriel Hernández Walta

image_gallery2Editorial: Panini.

Guión: Tom King.

Dibujo: Gabriel Hernández Walta.

Páginas: 144.

Precio: 13,50 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Junio 2016.

Con el inmenso potencial que tiene Visión como personaje, casi parece un delito que lleve tantos años sin tener el protagonismo que merece en el universo Marvel. Pero pocas quejas podemos tener en todo caso si todo ese tiempo de relativo ostracismo ha sido necesario para que Tom King y Gabriel Hernández Walta se saquen de la chistera una obra maestra del calibre de esta nueva serie del personaje. La Visión es uno de los cómics más interesantes, complejos y atrevidos de los últimos tiempos, al menos en lo que al género de superhéroes se refiere, porque, además de desarrollar un escenario valiente, asimila sin miedo alguno el eterno debate de la ciencia ficción sobre cuánto de hombre y cuánto hay de máquina en un ser artificial. No es la primera ni la última vez que se tocará un tema tan recurrente en la literatura de género de toda clase y condición, pero King le añade un factor altamente subversivo, y es el componente familiar. Visión se ha creado una familia y quiere vivir una normalidad que es del todo imposible, y que su propio empeño en recrear acabará desembocando en una amenaza bestial, la que se anuncia al final de este primer volumen que Hernández Walta dibuja con una maestría impresionante, mostrando el alma de este mundo de vida artificial de una manera asombrosa.

Leyendo el primer número de La Visión sólo se atisba un pero: su voz en off, una narración que a ratos resulta algo machacona y dispersa. Pero cualquier duda sobre el buen funcionamiento de esa herramienta se solventa cuando se llega al final del libro y se descubre quién protagoniza esa narración. Otro rasgo de genialidad que, en realidad, se estaba apuntando durante la historia. Hasta llegar ahí, la construcción que hace King es soberbia. Dibuja un escenario ideal desde el punto de vista de Visión, y ahí ya se produce el primer choque con un punto de vista más mundano, al que también da muchas voces el guionista con los vecinos, los profesores y los compañeros de instituto de los hijos del vengador sintético. Cuela reflexiones sobre la vida real, sobre la labor del ama de casa, sobre la educación de los niños, como si no lo estuviera haciendo, como si esto fuera sólo una historia de superhéroes. Y plantea escenarios atrevidos en los que la vida y la muerte se cuelan con una naturalidad sensacional. Sentir después de leer este tebeo que se comprende a personajes que toman decisiones tan extremas, y desde un punto de vista artificialmente racional, es algo que no tiene precio. King lo consigue porque se toma muy en serio la tarea que le han encomendado y firma un sensacional arranque de lo que se antoja como una versión más que definitiva de la Visión.

Y eso que, en realidad, ha ideado un escenario que tampoco es nuevo, como se puede ver en el tramo final de este primer volumen. Pero entre las valientes ideas de King y el formidable dibujo de Gabriel Hernández Walta no parece haber límites para esta serie. Si el guionista plantea un escenario atrevido, es labor del dibujante hacerlo creíble. Sentir que se traspasa la fría carcasa que rodea los cuerpos de los sintozoides para llegar a tocar las emociones que hay bajo esa piel sintética, comprender tanto la racionalidad como el mal funcionamiento de sus razonamientos. Sería un error pensar que el dibujo de Hernández Walta es tan frío como la apariencia de Visión y su familia, porque mediante esa técnica en realidad está profundizando hasta niveles que parecen casi imposibles de comprender. Con la forma que tiene de dibujar a los protagonistas, el lector experimenta lo ordinario y lo extraordinario de una forma natural y realista, y la forma que tiene de narrar alcanza un momento de sublime belleza nostálgica cuando Visión rememora todas y cada una de las veces que ha salvado la Tierra. Puede que sea una exageración decir que La Visión no podría ser más perfecta, porque seguro que en algún punto se podría mejorar, pero lo que sí es perfectamente preciso es coronar este título como uno de los grandes cómics del año. Una auténtica maravilla.

El volumen incluye los seis primeros números de The Vision, publicados originalmente por Marvel Comics entre enero y junio de 2016. El contenido extra lo forman una introducción de Bruno Orive y las portadas originales de Mike Del Mundo, Marco D’Alfonso, Vanesa del Rey, Marcos Martín, Ryan Sook, Tula Lotay, Dale Keown, Christian Ward y Michael Cho, además de una entrevista a los autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 julio, 2016 por en Cómic, Gabriel Hernández, Marvel, Panini, Tom King y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: