CÓMIC PARA TODOS

‘De muerte’

de-muerteEditorial: GP Ediciones.

Guión: Ricardo Vilbor, Víctor Pastor Giner, Ana García, Inma Ortega, Chema Cebolla, Angux, Víctor Puchalski, Abraham García, Santi Selvi y Luis Ponce.

Dibujo: Agustín Ferrer Casas, Paco Zarco, Vicente Montalbá, Ferrán Cabezas, Chema Cebolla, Nuria Tamarit, Víctor Romano, Miguel Delicado, José Pérez Zarzoso, Xulia Vicente, Ramón Mascarós, Jaime Carañana y Laura Pérez.

Páginas: 144.

Precio: 15 euros.

Presentación: Rústica con solapas.

Publicación: Junio 2016.

Pocos medios como el cómic son tan dados a hacer de la antología coral una experiencia tan gozosa. Por eso, cada vez que aparece un libro que recopila historias cortas de autores de muy diferentes estilos, suele merece la pena echar un vistazo al interior de sus páginas. De muerte no sólo no es una excepción sino que posiblemente sea una de las mejores muestras de la enorme calidad que puede esconder un libro de estas características. Con un formidable hilo conductor, la muerte obviamente, y con una introducción y un epílogo del que se encargan Ricardo Vilbor y Agustín Ferrer Casas, encontramos doce historias que se mueven alrededor de este tema. Y eso, lejos de ser un límite, es toda una oportunidad, porque cada equipo artístico encuentra formas muy diferentes de acercarse al tema, enriqueciendo el libro de una manera tan natural como atractiva y encontrando algunos picos de genialidad bastante interesantes. Como toda antología que se precie, su punto fuerte está en ser un catálogo de autores, algo que siempre se agradece en un mercado tan precario como el español, pero De muerte da un pasito más y se convierte también en una muy buena lectura, muy amena y fácil de encajar, que se mueve entre la comedia y el drama con mucha soltura y construyendo un muy atractivo mosaico que elude lo macabro para hablar sin miedo de un tema trascendente.

Después de este maravilloso prólogo con el que Vilbor y Ferrer Casas nos presentan a una Muerte que nada tiene que ver con la de Neil Gaiman, el tono de De muerte arranca ominoso en Ombre de la mano de Víctor Pastor Giner y Paco Zarco, siguiendo a un hombre mayor que trata de esquivar a la muerte, en una historia de impactante estilo visual. En Destination: Mars, Ana García y Vicente Montalbá realizan una demoledora crítica a los reality shows y proyectan la banalización mediática de la muerte.  En Recuérdame Inma Ortega y Ferrán Cabezas trazan un retrato aparentemente pequeño y modesto pero con muchas lecturas, partiendo de una de las concepciones más aceptadas sobre la muerte y derivando hacia lo que realmente significa lo que hacemos en vida. Peligro de muerte, de Chema Cebolla se convierte con facilidad en la entrega más surrealista de esta antología, no sólo por su historia sino también por el particular estilo de dibujo de su autor. En Murió Madrid, Angux y Nuria Tamarit ofrecen uno de los relatos más atractivos del libro, una deliciosa visión de la muerte en la guerra, concretamente en la Guerra Civil Española y sin entrar en frentismos. Death Race 1996 es, probablemente, la historia más psicodélica de estas páginas, un delirante fragmento que parece homenajear por igual y entre otros títulos a Mad Max y a Los autos locos.

Cómo ser humano otra vez, de Ana García y Miguel Delicado, es claramente el relato más imaginativo y divertido que hay en De muerte, simpático, muy bien escrito y mejor dibujado, con un fantástico toque de comedia caricaturesca. El desasogiego llega con brillantez al libro con Lector de cadáveres, de Abraham García y José Pérez Zarzoso, una inquietante historia trazada con mucha imaginación. La vacuna es otra pequeña gran joya de este volumen, un relato muy bien planteado por Santi Selvi para hablar del daño que hacen las buenas ideas en malas manos y que Xulia Vicente dibuja con muchísimo acierto. Vilbor, ahora con Ramón Mascarós, ofrece en Chaupar una delirante aproximación a lo que parece un universo de fantasía y que acaba siendo algo mucho más cotidiano de lo que parece. Con M.O.H.R.S., García abre un nuevo universo de fantasía, ahora con Jaime Carañana como dibujante, que muestra una formidable aproximación a los mundos que hay después de la muerte. Y cierra el libro, antes del epílogo en el que Vilbor y Ferrer Casas retoman los personajes del principio, el relato más cotidiano, cercano y de más fácil identificación del libro, Todos los jueves, de Luis Ponce y Laura Pérez. No habrá antología perfecta, pero teniendo en cuenta todo lo mencionado, De muerte sí se termina con una nota formidable.

El único contenido extra lo forma un prólogo sobre la gestación de la obra acompañado de algunos bocetos de los autores de la misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: