Cómic para todos

‘Área D’ 6, de Kyouchi Nanatsuki y Yang Kyung-Il

01302000601_gEditorial: Norma.

Guión: Kyouchi Nanatsuki.

Dibujo: Yang Kyung-Il.

Páginas: 184.

Precio: 8 euros.

Presentación: Rústica con sobrecubierta.

Publicación: Marzo 2016.

Qué lástima que en este sexto volumen de Área D se dé por finalizado el encuentro entre el grupo protagonista de la serie, el que encabeza Jin Karazagi, y Asura, la jefa del este. Lástima, porque es lo que ha dejado por el momento las mejores secuencias de la historia, incluyendo el formidable flashback con el que se abre esta entrega y con el que Kyouichi Nanatsuki completa las motivaciones del mencionado Jin para estar en esta prisión y hacer frente al reto que le ha impuesto el Comité de los Superhombres. Y lástima también porque el final no está del todo a la altura de lo esperado, y finaliza de una forma quizá demasiado abrupta, para dar paso a un nuevo festín visual y de violencia para que la historia pueda seguir avanzando. Quizá era el devenir más natural, y es posible que Nanatsuki ya no tuviera en realidad mucho más que aportar por este lado del relato, pero sí que queda esa cierta sensación de desazón por el hecho de que el clímax de este pasaje no haya tenido en realidad la presencia de Asura que pedía a voces el momento. En todo caso, y viendo lo bien que interpreta Yang Kyung-Il tanto los momentos más dramáticos como los más espectaculares, se puede dar por bien amortizado este segmento de Área D, que sigue siendo una serie con muchos puntos de interés y un nivel de entretenimiento muy alto.

Nanatsuki no consigue eliminar el tono de videojuego, dicho esto en el sentido de que se suceden las pruebas y las peleas, a cada cual más importante y grandilocuente, y eso devora parcialmente los logros que Área D va consiguiendo en lo emocional. A veces es complicado casar los recuerdos de Jin, que confluyen en una brutal splash page doble que emociona con una intensidad enorme, con la brutalidad desmedida del combate del protagonista con Gozu, el jefe del sur, convertidos ambos en dos bestias inhumanas que se enfrentan al riesgo de perder toda su humanidad. Es verdad que hay un trabajo intenso para que estos dos extremos no se desliguen, y la presencia de muchos personajes ayuda a mantener intacta la cuerda que los une, pero ese es el punto débil de Área D, que lejos de escoger quiere tocar ambos lados con la misma intensidad. No es un drama ni un tebeo de acción, sino que acaba convirtiéndose en una montaña rusa a veces con subidas y bajadas demasiado pronunciadas. Pero como los mejores momentos de la serie son francamente buenos, todos los pecados de la irregularidad que deja Nanatsuki se van perdonando según se van sucediendo esas escenas que dejan con la boca abierta, y que en realidad han tenido lugar en todos y cada uno de los seis volúmenes que lleva hasta ahora la serie.

Lo curioso es que, aceptando el estilo que quiere tener Área D, y dando por sentado que Kyung-Il es capaz de plasmar con mucha brillantez las escenas más espectaculares, y que en este número vuelven a ser mayoría precisamente por ese extenso combate entre Jin y Gozu que no termina en este sexto volumen, donde realmente la serie da un paso adelante es en otros aspectos. De nuevo hay que volver a ese flashback, a los pensamientos de la niñez de Jin que descubre Asura, para comprobar cómo Kyung-Il es capaz de impactar más con la realidad, con la sensibilidad y con el drama, que con los combates a muerte. Pero, con todo, el dibujo de Área D destaca en los dos aspectos, ambos derivados del buen trabajo de diseño que ha realizado el ilustrador para dar forma a personajes muy carismáticos, incluso a pesar de que tengan algunos rasgos arquetípicos de los que es difícil escapar. Kyung-Il sabe cuándo hay que apostar por el drama, por la acción o incluso por el erotismo picante, del que tampoco escapa la serie. Acierta casi siempre y disimula el que probablemente sea su único punto flaco, el caos en el que derivan algunas de las peleas, causa probablemente del tipo de serie que quiere ser Área D. Y aceptando sus normas, su entretenimiento sigue estando en un punto muy alto y deja con ganas de seguir leyendo las aventuras de Jin y sus compañeros.

Area D: Inou Ryoiki comenzó a publicarse en la revista Shounen Sunday en marzo de 2012, y el sexto volumen recopilatorio con los episodios 48 a 57 lo publicó Shogakukan en diciembre de 2013. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 julio, 2016 por en Kyouichi Nanatsuki, Manga, Norma, Yang Kyung-Il y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 231 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: