CÓMIC PARA TODOS

‘Arlequín’, de Jean Van Hamme y Dany

ArlequinEditorial: Dolmen.

Guión: Jean Van Hamme.

Dibujo: Dany.

Páginas: 152.

Precio: 29,90 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2016.

Después de acertar de lleno con Una historia sin héroes (aquí, reseña del volumen publicado con esa historia y su continuación, Veinte años después), Jean Van Hamme y Dany volvieron a unir sus talentos para esa serie curiosa, Arlequín, de la que sólo se publicaron tres álbumes entre 1979 y 1985, Los elefantes se despiojan al alba, As, rey, dama y valet y La ballena que desafinaba, con estos autores (ya en el siglo XXI aparecieron cuatro álbumes más pero con diferentes escritores e ilustradores), y que contaba con una peculiaridad que la hace única: un héroe cuyo rostro e identidad no conoce nadie, “ni siquiera sus autores” como se indica en la contraportada del volumen integral que reúne estas tres aventuras, mezcla del espionaje que tanto gustaba en los 70 y una aventura desenfada y casi cómica por momentos, que sabe beber del mundo de James Bond y de otras influencias notables (ojo al villano del segundo de los álbumes) y que se lee con mucho agrado porque combina bastante bien el mundo contemporáneo que retrataba, sus peligros y una acción bien llevada. Quizá esa misma característica del protagonista juegue en su contra e impida que la serie tenga algo más del carisma que necesita, pero en cualquier caso la acción, la trama y los personajes funcionan, incluso leyendo la obra tantos años después de su publicación original.

Ese misterio en torno a la figura de Arlequín funciona especialmente bien en Los elefantes se despiojan al alba (no hay que dejar de lado el talento para titular los álbumes y ahondar, aún más, en los misterios que encierra una serie de estas características), pero la mejor de las aventuras por ritmo, por personajes, por suspense y, sobre todo, por el villano al que hace frente Arlequín, incluso a pesar de algún toque de excesiva fantasía que se sale del realismo que al final busca la serie, es la segunda, As, rey, dama y valet. La ballena que desafinaba lleva la serie por otros derroteros, por los del exotismo y, en realidad, acercándose mucho al escenario que ya había tratado Van Hamme en Una historia sin héroes. El autor siempre supo mezclar en Arlequín temas de actualidad y situaciones de una base más o menos realista con un escenario de ficción muy atractivo, manteniendo el ritmo y manejando el suspense sobre la identidad del protagonista con un buen elenco de secundarios, que también le ayudan a introducir divertidos momentos de relajación. Van Hamme hace de Arlequín un buen trasunto a la europea de Misión imposible, la serie original, y la pena es que sólo llegara a escribir tres álbumes, porque en cada uno de ellos queda la impresión de que estamos ante un universo que podría haber dado mucho más de sí.

Viendo el dibujo que Dany puso tanto a Una historia sin héroes como a Arlequín, es sorprendente que el grueso de su carrera hasta entonces lo hiciera en un estilo más juvenil y cómico, y eso en todo caso le permite explorar muy bien los momentos más divertidos del guión de Van Hamme. Pero en lo que destaca en esta serie, y eso es evidente ya desde la primera secuencia, es en la espectacularidad más realista, que sabe exprimir con muchísima categoría tanto con los personajes como con los escenarios en los que se suceden las tres historias. No hay nada que no sepa dibujar, desde los entornos más urbanos a los más naturales, desde escenas de combate personal a los que imprime un gran dinamismo a conversaciones que son más dinámicas que lo que indicaba el guión antes de ser dibujado. Dany firma un gran trabajo. Quizá su gran obstáculo es no contar con un aspecto definido para su protagonista precisamente por el misterio que ha de rodear a su identidad, pero el resto, como en el guión de Van Hamme, es bastante notable. No es que sea una serie perfecta, pero se sigue francamente bien y se agradece la sobresaliente variedad que introdujeron los autores en tan poco tiempo para que Arlequín se mantenga como un buen título de espionaje setentero y ochentero que supo no caer en la repetición.

El volumen incluye los tres primeros álbumes de Arlequin, Les éléphants se plument à l’aube, L’as, le roi, la dame et le valet y La baleine qui chantait faux, publicados originalmente por Dargaud en febrero de 1979 y por Lombard en enero de 1982 y junio de 1985. El volumen no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 7 julio, 2016 por en Cómic, Danny, Dolmen, Jean Van Hamme y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 245 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: