CÓMIC PARA TODOS

‘Ekhö, mundo espejo 4. Barcelona’, de Christophe Arleston y Alessandro Barbucci

01216200401_gEditorial: Norma.

Guión: Christophe Arleston.

Dibujo: Alessandro Barbucci.

Páginas: 56.

Precio: 15 euros.

Presentación: Cartoné.

Publicación: Mayo 2016.

Tras pasar por Nueva York, París y Hollywood, Ekhö, mundo espejo llega… a Barcelona. Christophe Arleston y Alessandro Barbucci continúan con las divertidísimas aventuras de la bella Fourmille Gratule y el pícaro Yuri Podrov llevándoles a la Ciudad Condal para investigar el robo de unas muy singulares obras de arte realizadas por un tipo que recuerda lo suyo a Salvador Dalí. Se trata del cuarto álbum de Ekhö y la serie no sólo no pierde fuerza sino que parece adentrarse en una nueva fase, ya que el álbum promete una continuación directa en el quinto título de la serie, El secreto de los Preshauns, algo que hasta ahora no había sucedido y que anticipa más y más diversión. “Ekhö es como la Tierra y la vez no” es la frase con la que se abre el álbum, y es la mejor descripción de la serie, porque Arleston logra con mucha habilidad y buen humor que los detalles reconocibles, que en el caso de Barcelona se multiplican precisamente por cercanía, no eclipsen lo que es un formidable tebeo de fantasía que Barbucci dibuja con una elegancia y con un acierto innegables. Gracias al trabajo de ambos, Ekhö sigue siendo una jovial diversión con una imaginación y una picardía desbordantes, y lo que es más importante, sabiendo jugar con los misterios que proponen, tanto el que sirve de base a esta historia concreta como el que está en el corazón de este singular universo alternativa.

Barcelona es un avance con respecto a Hollywood Boulevard (aquí, su reseña) porque vuelve a cobrar protagonismo la historia sobre el escenario. No se pierde el nivel de parodia, y la misma presencia de este sosias de Dalí o incluso los divertidísimos detalles sobre política y fútbol que incluye Barbucci forman parte del contexto sin devorarlo. El exotismo de cambiar continuamente de escenario añade magia, pero es un arma de doble filo. Y aquí el escritor sí que acierta con claridad porque su elección le sirve para dar un contexto muy agradable a la historia para que se convierta en una delirante reflexión sobre los límites del arte, aunque quede camuflada bajo el jovial envoltorio que permiten personajes tan divertidos y ya carismáticos como los de Formuille y Yuri. No hay que perder de vista que estamos ante un tebeo que busca un entretenimiento claro y sincero, que la fantasía es su principal razón de ser y que la locura es parte esencial de muchas de las escenas de la historia. Ojo, en ese sentido, al papel que juega un gato y que, de alguna manera, se anticipa en la formidable cubierta que dibuja Barbucci, punto culminante de ese desenfadado delirio que, hablando de fantasía para todos los públicos y a pesar de sus detalles pícaros, hace de Ekhö una de las series francobelgas más atractivas del momento.

Es inevitable llevar buena parte del mérito al dibujo de Barbucci, que tiene un carisma arrollador, que es sexy cuando debe de serlo, cómico cuando toca, misterioso cuando la historia lo pide y siempre espectacular y detallista, hasta el punto de que lo único que se echa en falta es que haya alguna que otra splash page de esas que tan poco gustan al cómic en francés y de las que a veces abusa el norteamericano. Pero es que viendo lo bien que dibuja Barbucci se echa en falta que haya alguna que otra gran viñeta que le permita explotar su talento de la forma más espectacular posible. Salvando ese pequeño detalle, que afectará más probablemente a lectores habituados al cómic americano, Ekhö, mundo espejo. Barcelona es otra muestra más de que un guión inteligente y bien estructurado, aunque pueda ser algo previsible, y un dibujo sobresaliente son los mejores caminos para hacer que el lector se lo pase en grande. Arleston siempre tiene algo divertido que contar y Barbucci saca pura magia de sus lápices en cada álbum de la serie. ¿Cómo no experimentar una diversión espléndida a este otro lado de la página? Y más con el añadido de contar con el escenario barcelonés que sirve además para establecer una conexión inmediata, sin necesidad de caer, como sí le pasaba a Batman en Barcelona. El caballero del dragón (aquí, su reseña), en la postal más vacía.

Soleil publicó originalmente el cuarto álbum de Ekhö monde miroir, Barcelona, en septiembre de 2015. El libro no tiene contenido extra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 5 julio, 2016 por en Alessandro Barbucci, Cómic, Christophe Arleston, Norma, Soleil y etiquetada con , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 236 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: