CÓMIC PARA TODOS

‘Cíborg. El hombre dentro de la máquina’, de David F. Walker e Ivan Reis

Cíborg_1Editorial: ECC.

Guión: David F. Walker.

Dibujo: Ivan Reis, Eduardo Pansica, Felipe Watanabe y Daniel HDR.

Páginas: 144.

Precio: 13,95 euros.

Presentación: Rústica.

Publicación: Abril 2016.

Una de las apuestas de los Nuevos 52 que tendrá que acabar juzgando la historia será el papel de Cíborg. Colocarle como miembro fundador de esta revisión de la Liga de la Justicia, ahora lo sabemos, era el trampolín para hacer del personaje uno de los integrantes del grupo en su primera versión cinematográfica, la que ya se ha anticipado en Batman v Superman (aquí, su crítica). Por eso, y dado que el cómic es ya una parte de una maquinaria de márketing mucho mayor, era inevitable que Cíborg contara con su propia serie. David F. Walker se encarga de coger las riendas, y lo hace con el inevitable tema de la humanidad de un personaje que en su aspecto ya más metal que carne. La clásica dicotomía entre el hombre y la máquina que la ciencia ficción lleva décadas explorando y que no parece agotarse. Por eso, lo que Walker hace en la serie es tan correcto como en ocasiones predecible, aunque hay que reconocerle mucha valentía al principio y haber encontrado un escenario original al final. Lo que hay entre medias, y mucho más contando con Ivan Reis como dibujante principal, y aunque por la carga de trabajo se limite a hacer los bocetos de los números finales, es un buen espectáculo superheroico, muy en la línea de lo que DC ha venido ofreciendo en una segunda línea por detrás de los personajes más importantes desde el relanzamiento de su universo en 2011.

No hay demasiado recorrido, al menos por el momento, en lo que debería ser la trama principal de Cíborg, y es la vinculación entre la misma tecnología que salvó la vida de Victor Stone, la que empleó su padre para convertirle en su experimento de laboratorio definitivo, y el fin del mundo. Y esa es quizá la gran decepción del arranque de la serie escrita por Walker, que no termina de sacar todo el jugo que apunta con la aparición en el prólogo y en el primer episodio de los extraños seres cibernéticos que pugnan por la tecnología que da vida, literalmente, a Cíborg. Aún así, el escritor se las arregla para que haya bastantes subtramas que tengan mucho más atractivo. La relación con Sarah, por ejemplo, a la que Walker si sabe dar muchos giros interesantes, y que entre escena de acción y escena de acción, algo que domina con claridad la segunda mitad del relato, se acaba convirtiendo en la mejor razón de ser de Cíborg como serie. Salvo alguna pequeña elipsis que no se sigue demasiado bien, Walker consigue que la parte más palomitera de la serie encaje bien, gracias también a la participación de los siempre bienvenidos Metal Men, que aportan un toque de color a una historia que no quiere despegarse de ese enfrentamiento capital entre hombre y máquina que preside todo el mismo concepto de la serie.

Pocas dudas puede haber con respecto a la figura de Ivan Reis, uno de los claros dominadores en el apartado visual del estilo por el que claramente ha apostado DC en los últimos años. Es de los mejores ilustradores que tiene la editorial en nómina, y cada número que dibuja de cualquier serie es una nueva demostración de esa condición. Claro que eso mismo se convierte en el peor enemigo de la serie cuando la sobreproducción a la que DC le somete le lleva a abandonar la serie parcialmente ya en su tercer número, donde cuenta con la ayuda de Eduardo Pansica, y sobre todo a partir del cuarto, cuando realiza únicamente los bocetos y deja los acabados en manos de Felipe Watanabe primero y Daniel HDR Y Cliff Richards después. Desde un prólogo brillante y nada contenido, Reis consigue captar la atención del lector. Y no sólo por Cíborg, cuya nueva versión, mucho más orgánica, es brillante, ni tampoco por su siempre espectacular visión de la Liga de la Justicia, sino sobre todo por los oponentes que crea para Ciborg, que se mueven sin problemas a caballo entre la ciencia ficción y la iconografía de terror. Cíborg logra en su primer volumen convertirse en una serie atractiva y con las suficientes dosis de entretenimiento e inteligencia como para seguir confiando en ella. Y en el personaje ante este protagonismo que DC le ha otorgado.

El volumen incluye los seis primeros números de Cyborg, publicados originalmente por DC Comics entre julio y diciembre de 2015. El único contenido extra son las portadas originales de Ivan Reis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 29 junio, 2016 por en Cómic, Daniel HDR, David F. Walker, DC, ECC, Eduardo Pansica, Felipe Watanabe y etiquetada con , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores

Archivos

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: